28 de Sep de 2021

Economía

Alerta en América: la peste porcina africana ha sido detectada en la región

La FAO urge activar planes de contingencia para controlar posibles brotes de peste porcina africana ante la reciente detección en República Dominicana

Panamá prohíbe la importación de cerdo de países afectados por peste porcina
La peste porcina africana podría afectar  la producción porcina y el comercio nacional e internacional de sus productos.Archivo / La Estrella de Panamá

Tras  la reciente detección del primer caso de Peste Porcina Africana (PPA), el pasado 28 de julio,  en cerdos domésticos de República Dominicana, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) urgió  a los países de las Américas sobre la necesidad de tomar medidas de prevención.

La  FAO llamó a los países a activar y revisar rápidamente sus planes de contingencia o de respuesta de emergencia a peste porcina africana para prevenir o rápidamente controlar cualquier brote, debido a que "existe un gran riesgo de que la enfermedad se disemine progresivamente al resto de la región".

Destacó que en estos momentos la enfermedad se encuentra en todos los continentes del mundo: en África, Europa, Asia y del Pacífico ya afecta a más de 50 países, "perjudicando su seguridad alimentaria, los medios de subsistencia que dependen de la cadena de valor de la porcicultura, y la biodiversidad, ya que la enfermedad impacta sobre la fauna silvestre".

"Con su alta tasa de mortalidad animal, la diseminación progresiva y la persistencia endémica de la peste porcina africana, la producción porcina y también el comercio nacional e internacional de sus productos se pueden ver altamente afectados", advirtió la FAO.

No obstante, la FAO aclaró que la peste porcina africana "no" representa ningún riesgo a la salud humana, ni por contacto directo con animales infectados, ni por medio del consumo de algún producto de origen porcino.

El caso detectado en República Dominicana fue notificado a la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) el 29 de julio. Éste es el primer caso confirmado en el hemisferio occidental desde la década de 1980.

En este contexto, la FAO  recomendó fuertemente a los países de la región reforzar los controles fronterizos para prevenir el movimiento de cerdos y productos porcinos; aumentar el control de objetos personales de los viajeros que regresan de República Dominicana. "No se debe permitir que estos viajeros visiten granjas ni bosques; reforzar las medidas de bioseguridad en las explotaciones porcinas", apuntó.

Mientras que en caso de sospecha de un caso, aconsejó cercar todos los cerdos de una explotación a sus corrales o confinarlos en otros locales donde sea posible aislarlos; la alimentación con sobras de comida debe ser desaconsejado; aumentar la vigilancia, específicamente la notificación y pruebas a porcinos enfermos o muertos, incluso ferales y libres; y por último, recomienda reforzar  la sensibilización y comunicación de riesgos sobre la peste porcina africana a productores, veterinarios, cazadores, empleados de mataderos y otras partes interesadas de la cadena de producción.

Panamá establece medidas

Desde el pasado 29 de julio, Panamá anunció una alerta zoosanitaria ante la detección de la peste porcina africana en la República Dominicana; y las medidas inmediatas que se ejecutarán, para evitar la introducción de esta devastadora enfermedad que podría afectar la producción porcina del país.

Entre las medidas adoptadas  está la prohibición de importación de material genético porcino así como de cualquier producto o subproducto derivado de cerdo de países afectados por la PPA, para lo que se han girado instrucciones a la Autoridad Panameña de Seguridad Alimentaria (AUPSA), para que suspenda las importaciones procedentes de países, informó el Ministerio de Desarrollo Agropecuario (Mida).

Igualmente, se conformó un Comité de Emergencia integrada por representantes del Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (Oirsa), Aduanas, Salud Animal, Cuarentena Agropecuaria, Ministerio de Salud (Minsa) y Autoridad Panameña de Seguridad de Alimentos (Aupsa), entre otras para realizar acciones concretas y rápidas de bioseguridad en fincas, mataderos, puertos y aeropuertos.