Temas Especiales

24 de May de 2022

Economía

Persisten las desigualdades en el acceso al empleo para las mujeres en Panamá

En el 2021, los registros de ocupados favoreció a los hombres con 8,7% en comparación con las mujeres que solo llegaron a 4,4%

Persisten las desigualdades en el acceso al empleo para las mujeres en Panamá
La ocupación favoreció a los hombres con 8,7% en comparación con las mujeres que solo llegaron a 4,4%.Archivo | La Estrella de Panamá

Para Carlos Garcimartín, economista país de Panamá en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), tanto en Panamá como en el resto de los países existe una recuperación débil del empleo así como de la actividad económica, ya que no solo la ocupación se está mejorando más lentamente, sino que, al mismo tiempo, hay una caída en la tasa de actividad.

Sobre esta situación, mencionó que en Panamá del 25% de la caída de desocupados que hubo en 2021 con respecto a 2020 no fue por personas que no conseguían empleo, sino porque dejaron de buscar uno.

“En el caso de las mujeres fue mucho mayor, casi de un 75%”, reveló Garcimartín durante su participación en la Conferencia Anual de Ejecutivos (CADE) 2022, que organiza la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresas.

El economista contextualizó el tema con las comparaciones de la tasa de actividad que hasta octubre de 2021 presentaban un 74,4% para los hombres y 47,3% en las mujeres.

En el renglón de desempleo, ambos grupos rondaron en el 11%. En tanto que los registros de ocupados favoreció a los hombres con 8,7% en comparación con las mujeres que solo llegaron a 4,4%.

Panorama complejo

El panorama se da en contexto que, para 2021 el producto interno bruto se ubicó en 15,3%, un crecimiento liderado por el sector externo, concretamente el sector logístico, la exportación de cobre y los ingresos del Canal.

Sin embargo, el sector interno, que es el mayor generador de empleo, se mantuvo rezagado.

Para ese periodo, las actividades que todavía no se han recuperado son la educación privada (-10,2%), manufacturas (-10,9%), actividad inmobiliaria y empresariales (-17,2%), casinos, lotería y otros (-20,1%), servicios domésticos (-20,9%), construcción (-36,2%) y hoteles y restaurantes (-54,0%).

“Todas estas actividades fueron las más afectadas por la pandemia y donde las mujeres se encontraban trabajando”, detalló Garcimartín.

Mientras que las actividades recuperadas en Panamá son el sector primario (6,4%), las actividades de servicios sociales y de salud privada (8,5%). Las relativamente recuperadas son el transporte y comunicaciones (-1,3%), comercio (-1,9%) y la intermediación financiera (-4,3%).

Desigualdades

María Teresa Silva Porto, especialista de la división de mercados laborales del BID en Panamá, en este marco comentó que el empleo de las mujeres se vio más afectado durante la pandemia y que ahora junto a los jóvenes (15 a 29 años) se están recuperando de una manera más lenta.

En un plano regional, Silva explicó que si comparamos cuántos empleos se perdieron entre febrero de 2020 a septiembre de 2021, el empleo femenino se contrajo en la región a 3,5%, mientras que el empleo masculino en 0,1%.

Según la especialista de la división de mercados laborales del BID en Panamá, parte de esta diferencia la explican principales tendencias.

La primera tiene que ver con que las mujeres se emplean en sectores como servicio y comercio, que fueron los más afectados por la crisis de la pandemia; y que existen distintas posibilidades de teletrabajo, pero las mujeres tienen menor acceso a la tecnología de información, que les permita adecuarse a este sistema.

Otra de las tendencias en la región y las desigualdades de género, sería que las responsabilidades del hogar recaen en la mujeres. El cierre de escuelas y de los centros de cuidado infantil incrementó la carga de las mujeres en el hogar, limitando sus posibilidades de trabajar en actividades remuneradas.

“Favorecer la participación de las mujeres forma parte de los tres ejes de políticas que debe crear la región para restaurar el mercado laboral”, destacó Silva durante su participación en CADE 2022.

“Favorecer la participación de las mujeres forma parte de los tres ejes de políticas que debe crear la región para restaurar el mercado laboral”, destacó Silva durante su participación en CADE 2022.MARÍA TERESA SILVA PORTO
ESPECIALISTA DEL BID

Para el BID reducir las brechas de género requiere de una serie de enfoques multisectoriales, como regulación laboral, desarrollo de habilidades con enfoque de género, conectividad, cambio cultural y el sistema de cuidados.

La especialista de la división de mercados laborales del BID en Panamá destacó que un ejemplo de buenas prácticas es la iniciativa de paridad de género de Panamá, que concentra a varios sectores para promover un mayor empoderamiento y participación laboral de la mujer.

En un plano general, manifestó que la crisis producto de la pandemia tuvo un impacto sin precedentes en el mercado laboral de la región y empeoró varios problemas ya existentes.

“Esta crisis da una oportunidad a los países de América Latina y el Caribe de cambiar sus mercados laborales, modernizar las instituciones, mejorar la intermediación y preparar al capital humano”, subrayó la especialista de la división de mercados laborales del BID en Panamá.