Temas Especiales

17 de Jan de 2021

América

Gobierno confía en cerrar acuerdo pronto

BOGOTÁ. Una comisión de Colombia viajó ayer a Washington para finiquitar algunos puntos del acuerdo que se negocia con Estados Unidos p...

BOGOTÁ. Una comisión de Colombia viajó ayer a Washington para finiquitar algunos puntos del acuerdo que se negocia con Estados Unidos para el uso de bases militares en territorio colombiano, y espera que durante el próximo fin de semana “esté absolutamente cerrado”.

El comandante de las Fuerzas Militares, general Freddy Padilla, aseguró ayer que viajaron a la capital estadounidense expertos de los ministerios colombianos del Exterior, Defensa e Interior y Justicia para sostener reuniones sobre el acuerdo.

“Si Dios quiere, este fin de semana va a estar todo cerrado”, dijo el ofi cial durante una visita junto al ministro de Defensa de Colombia, Gabriel Silva, y varios miembros de una comisión del Senado, a la base aérea de Palanquero (una de las siete que podrá usar Estados Unidos tras la firma del pacto militar).

Padilla precisó que “desde el primer día” se ha informado todo lo que tiene que ver con el acuerdo, y subrayó que espera que “este fin de semana este acuerdo esté absolutamente cerrado”. Asimismo, indicó que después se entrará en la parte administrativa y se redactarán los documentos que firmarán los respectivos Gobiernos.

“Más del 99% ya está de conformidad” para ambos países, puntualizó.

Washington y Bogotá negocian un acuerdo para que EEUU utilice hasta siete bases colombianas para operaciones conjuntas de lucha antinarcóticos, que antes se realizaban en la base ecuatoriana de Manta, cuya concesión no fue renovada por Quito.

INVERSIÓN MILLONARIA

El general Padilla también anuncio que Estados Unidos invertirá 46 millones de dólares en la base militar colombiana de Palanquero, considerada estratégica por su ubicación, en cuanto se apruebe el acuerdo que negocian ambos países.

Ese dinero “ya está autorizado” por el Congreso de Estados Unidos según Padilla, y se utilizará fundamentalmente para ampliar la plataforma de aterrizaje de Palanquero, situada al lado de la localidad de Puerto Salgar, en el departamento de Cundinamarca.

Según analistas, Palanquero es la base que más le interesa a EEUU de las comprendidas en el acuerdo que negocia con Colombia.

Es un lugar “estratégico” por sus buenas conexiones hacia el Pacífico, donde EEUU ha perdido influencia a raíz de su reciente salida de la base ecuatoriana de Manta.

LOS DETALLES POLÉMICOS

El acuerdo, que permitirá a los militares estadounidenses usar hasta s iete bases en Colombia, ha sido calificado por el presidente venezolano, Hugo Chávez, de “amenaza” para toda la región y ha generado inquietud entre otros mandatarios de Suramérica.

El Gobierno colombiano insiste en que el convenio consiste en beneficiarse de la cooperación de EEUU para mejorar la lucha regional contra el narcotráfico y el terrorismo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

El acuerdo “es para reforzar lo que ya se viene haciendo”, reiteró ayer el ministro Silva al enfatizar que se trata de un “esfuerzo para defender la soberanía patria de los enemigos trasnacionales”.

Más allá de versiones de los medios, muy poco ha trascendido de los detalles más polémicos del acuerdo y ayer la reunión sobre el tema en Palanquero del ministro de Defensa y Padilla con el grupo de senadores que visitó la base fue a puerta cerrada.

La preocupación de los legisladores, como explicó a los periodistas el senador liberal Juan Manuel Galán, es la “inmunidad” que puedan tener los militares y contratistas estadounidenses que operen en territorio colombiano, un punto que, al parecer, todavía no está claro.