Temas Especiales

14 de Apr de 2021

América

Guatemala: sigue juicio a exdictador

GUATEMALA. Conforme pasa el tiempo en el juicio contra el exdictador guatemalteco Efraín Ríos Montt, sale a luz muchas de las crueldades...

GUATEMALA. Conforme pasa el tiempo en el juicio contra el exdictador guatemalteco Efraín Ríos Montt, sale a luz muchas de las crueldades a las que fueron sometidos los pueblos indígenas de la etnia ixil. Habitantes del departamento de Quiché fueron víctimas de abusos por parte del ejército, en cuya cabeza se situaba Ríos Montt y su jefe de Inteligencia, José Rodríguez. Ambos son acusados de acabar con la vida de 1,771 indígenas entre el 23 de marzo de 1982 al 8 de agosto de 1983.

TIEMPOS DE GUERRA

Entre los testigos estaba Pedro Meléndez Raymundo, hijo de Nicolás Meléndez, quien testificó los momentos vividos luego de la muerte de su padre a manos del Ejército de Guatemala.

Raymundo aseguró que el ejército mataba a mucha gente, al grado de que uno de esos días se enteraron de la muerte de 12 personas, a quienes ni tiempo les dio de enterrarlos, ya que no les fue permitido.

Catarina Sánchez Solís narró que el 20 de abril de 1982 un grupo de soldados secuestró y asesinó a balazos a su esposo, Francisco Calel.

Héctor Pérez, abogado querellante, dijo que vendrán más testigos que relatarán cómo el Ejército ‘también esclavizó sexualmente a las mujeres de las comunidades ixiles’.

Otros testimonios prosiguen en la misma línea. Un ejército que podía cometer todo tipo de abusos sin temor a la ley, separación de las familias, niños asesinados, quema de aldeas o de pueblos, fosas comunes y los relatos sobre violaciones sexuales contra mujeres.

Todos los relatos han confirmado los horrores documentados en los informes de Esclarecimiento Histórico, patrocinado por la ONU. Incluso aquellos casos de canibalismo en los que los asaltantes se comieron los sesos de los niños asesinados.

El proceso, para el que la fiscalía ha presentado 205 testimonios entre peritos y testigos, continuará hasta que preste declaración el último de ellos. El hecho de que los indígenas no hablen español ha incidido en la lentitud del proceso.

Guatemala vivió una cruenta guerra que duró 36 años desde 1960 y 1996; según un informe de Naciones Unidas por lo menos 200 mil personas fueron asesinadas en ese período.