Temas Especiales

28 de Nov de 2020

América

Nicaragua enfrenta ola migratoria tras suspensión del TPS

De acuerdo a EE.UU., más de cinco mil nicaragüenses tendrían que salir del país, pero Nicaragua rebaja la cifra a dos mil quinientos. Algunos atribuyen la medida a las relaciones adversas entre ambos países

Nicaragua enfrenta ola migratoria tras suspensión del TPS
Centroamericanos residentes en EE.UU. aseguran que lucharán porque se mantenga el TPS.

La suspensión del Estatus de Protección Temporal (TPS) para nicaragüenses en Estados Unidos (EE.UU.) causó asombro en Nicaragua ya que una de las dos razones para su suspensión fue que el país centroamericano, que presume de una economía ‘robusta', ya superó los efectos del Huracán Mitch que causó estragos hace 19 años.

A raíz de la decisión de Washington, cinco mil 349 ciudadanos nicaragüenses se encuentran en riesgo de ser deportados. Todos deben abandonar EE.UU. en doce meses, según informa la agencia EFE .

‘Los afectados no vienen a un país con mejores condiciones, vienen al desempleo',

MAURICIO DÍAZ

EXDIRECTIVO DEL PARLACEN

Diversos especialistas han señalado que el Gobierno de Nicaragua debió anticiparse y negociar con Washington, porque debe velar por los intereses de los nicaragüenses. Esa es la posición del politólogo Mauricio Mendieta que dijo que ‘el Gobierno de Nicaragua, que se llena la boca diciendo que está al lado del pueblo, debió solicitar una extensión del estatus, por un asunto humanitario'.

Por su parte, el gobierno nicaragüense señaló que ‘con responsabilidad y seriedad ha buscado la información sobre estos hermanos nicaragüenses, cuyos datos, según las autoridades norteamericanas, no pueden ser revelados por razones de privacidad', reporta EFE .

Aunque la cifra que maneja Washington es superior a los cinco mil nacionales, la Presidencia de Nicaragua ubicó la cifra en dos mil 500, bajo el señalamiento de que no maneja un dato específico.

No obstante, el gobierno nicaragüense ya invitó a los afectados a buscar ayuda en sus representaciones diplomáticas en EE.UU..

Aunque la oferta ya está abierta, la vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, dijo que de momento ningún nicaragüense ha buscado al gobierno para buscar ayuda, reporta el periódico nicaragüense El Nuevo Diario .

Por su parte, el jefe de la bancada del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional, Edwin Castro, calificó de ‘castigo' la suspensión del TPS por EE.UU..

De acuerdo al ex diplomático y exdirectivo del Parlamento Centroamericano (Parlacen), Mauricio Díaz, los que regresen a Nicaragua ‘no vienen a un país con mejores condiciones, vienen al desempleo' y agregó que ‘es el sector informal el que evita que este país esté peor'.

RELACIONES FRÍAS

Para el negociador del TPS y excanciller nicaragüense, Francisco Aguirre Sacasa, es posible que la suspensión del beneficio migratorio para Nicaragua, que sí fue extendido para Honduras, sea ‘un reflejo de las frías relaciones' con la potencia norteamericana.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, es aliado de los gobiernos de Cuba y Venezuela, los cuales adversan a EE.UU..

Adicionalmente en el Congreso estadounidense avanza una propuesta de ley para frenar desembolsos internacionales a Nicaragua mientras no celebre elecciones ‘libres, justas y transparentes', conocida como Nica Act, y que apoyan republicanos y demócratas.

EL SALVADOR EVITA CONFRONTAR A TRUMP

El canciller de El Salvador, Hugo Martínez, evitó iniciar una confrontación con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por la finalización de un programa de refugio para niños que huyen de la violencia en el Triángulo Norte de Centroamérica.

El Salvador se encuentra en intensas gestiones para lograr una prórroga del Estatus de Protección Temporal (TPS), que ampara a unos 190 mil salvadoreños y vence en marzo de 2018, o una alternativa que les permita obtener la residencia en suelo norteamericano.

El Gobierno de Estados Unidos anunció que dejará de aceptar solicitudes de refugio de los menores centroamericanos que huyen de la violencia en sus países y cuyos padres viven en EE.UU.. El anterior presidente estadounidense, Barack Obama (2009-2017), estableció este programa en diciembre de 2014.