La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

América

Supremo exige explicaciones a jefe policial que defendió inocencia de Temer

La declaración del jefe policial fue desautorizada este mismo sábado por los comisarios responsables por la investigación

La intensa polémica provocada por las declaraciones llevó al magistrado Luis Roberto Barroso, el miembro del Supremo Tribunal Federal que es instructor del proceso contra Temer en la Corte Suprema, a intimar al jefe de la Policía Federal para exigirle explicaciones.

Un magistrado de la Corte Suprema de Brasil le exigió hoy oficialmente explicaciones al jefe de la Policía Federal, Fernando Segovia, por las declaraciones en las que dijo que la investigación por corrupción contra el presidente brasileño, Michel Temer, será archivada por falta de pruebas.

Segovia afirmó categóricamente en una entrevista publicada el viernes que el caso contra el jefe de Estado "tiende a ser archivado" por falta de pruebas pese a no conocer los detalles de la investigación que realizan sus subordinados ni a haber consultado a ninguno de los comisarios responsables por el caso.

La declaración del jefe policial fue desautorizada este mismo sábado por los comisarios responsables por la investigación y criticada por diferentes entidades de policías y abogados, que la consideraron como una presión sobre los investigadores para intentar eximir de culpa al jefe de Estado.

La intensa polémica provocada por las declaraciones llevó al magistrado Luis Roberto Barroso, el miembro del Supremo Tribunal Federal que es instructor del proceso contra Temer en la Corte Suprema, a intimar al jefe de la Policía Federal para exigirle explicaciones.

En su decisión judicial el magistrado afirmó que el director de la Policía Federal pudo haber cometido "infracción administrativa o incluso hasta penal" por haberse pronunciado sobre una investigación que está a cargo de un comisario subordinado y por haber anticipado un resultado al parecer sin conocimiento del mismo.

"Teniendo en cuenta que tal conducta, en caso de que se confirme, es claramente impropia y puede, en tesis, caracterizar infracción administrativa e incluso hasta penal, determino que el director de la Policía Federal se presenta para confirmar las declaraciones que fueron publicadas, ofrezca las aclaraciones que le parezcan necesarias y se abstenga de nuevas manifestaciones al respecto", afirmó Barroso en su decisión.

La determinación judicial se conoció poco después de que los comisarios de la Policía Federal responsables por la investigación contra Temer negaran que pretendan archivar el caso.

Los investigadores, en un mensaje en Whatsapp, calificaron como "una manifestación personal y de su responsabilidad" la declaración de Segovia en la que prácticamente anticipó la absolución del jefe de Estado.

"Nadie del equipo de investigación fue consultado o refrenda esa manifestación, incluso por el hecho de que, en tres años de investigaciones del Lava Jato (el proceso sobre el gigantesco escándalo de corrupción en la petrolera Petrobras) ante el Supremo Tribunal Federal, nunca fue anticipado a la prensa un resultado de investigación o una presunción de inocencia", según el mensaje.

En su entrevista, el jefe policial, nombrado por Temer en noviembre pasado, afirmó que no hay indicios que incriminen al gobernante en el proceso por corrupción en el que se le investiga por haber firmado un decreto que supuestamente benefició indebidamente a un grupo privado operador de puertos.

Según Segovia, la investigación lleva a concluir que no hubo crimen debido a que los testigos han reafirmado que no se pagaron sobornos para que el operador portuario fuera beneficiado por el decreto del jefe de Estado.

La investigación sobre el cuestionado decreto presidencial que prorrogó una concesión en el puerto de Santos es la única abierta contra Temer en el Supremo Tribunal Federal (STF), ya que el año pasado la Cámara de Diputados decidió archivar dos denuncias por corrupción contra el mandatario formuladas por la Fiscalía.

La investigación está a cargo de un grupo comandado por el comisario Cleyber Malta Lopes, que en enero pasado le envió al mandatario un interrogatorio por escrito con 50 preguntas sobre la actuación del presidente en el caso denunciado.