Panamá,25º

06 de Dec de 2019

América

Congresistas de EE.UU. piden a Trump mejorar relación con Cuba

La delegación del Congreso de EE.UU. comenzó el lunes su visita de tres días a La Habana

Patrick Leahy , senador por Vermont y jefe de la delegación legislativa que estuvo en Cuba.

Una delegación del Congreso estadounidense encabezada por el senador demócrata Patrick Leahy, instó ayer miércoles al gobierno del presidente Donald Trump a mejorar las relaciones con Cuba en medio de tensiones por presuntos incidentes de salud contra el personal diplomático de EE.UU. en la isla.

En una conferencia de prensa, después de un viaje de tres días a Cuba donde se reunieron con el presidente Raúl Castro y otros funcionarios del gobierno, la delegación abordó la necesidad de regresar a una era de compromiso y cooperación.

‘Es importante que la administración Trump abandone su política de la Guerra Fría que no tuvo sentido hace décadas y ahora tiene menos sentido', dijo el senador Ron Wyden.

La delegación del Congreso de EE.UU. comenzó el lunes su visita de tres días a La Habana, reuniéndose con funcionarios de la cancillería para hablar sobre los presuntos ‘ataques' sufridos por diplomáticos estadounidenses en esta nación caribeña.

Considerado como un viaje para explorar los cambios en la política de Washington hacia la isla, el grupo también intercambió con otros funcionarios estadounidenses y cubanos, diplomáticos de otros gobiernos y trabajadores del sector privado.

‘Durante demasiado tiempo nuestra política hacia Cuba ha sido guiada por la paranoia (...) y ha resultado en una política que calificaría de estúpida. Tenemos que aprender de nuestra historia, 50 años de hostilidad y distanciamiento fueron malos para Estados Unidos y Cuba', agregó el representante Jim McGovern.

El año pasado, Trump retrocedió sustancialmente las relaciones bilaterales al limitar el comercio y los viajes con la nación caribeña.

A las empresas estadounidenses les está prohibido realizar cualquier tipo de actividad comercial con más de 180 firmas cubanas asociadas a las fuerzas armadas, y los ciudadanos norteamericanos deben viajar a Cuba en grupos autorizados y no de manera individual.