21 de Feb de 2020

América

Canal de televisión crítico con Ortega demandará a Nicaragua ante la CorteIDH

El 21 de diciembre del año pasado, la Policía de Nicaragua allanó y se tomó por la fuerza el edificio donde funcionaba 100 % Noticias

En la imagen, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.
En la imagen, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.EFE

El canal de televisión 100 % Noticias, crítico con el Gobierno del presidente Daniel Ortega, demandará al Estado de Nicaragua ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) por violación a la propiedad privada, y por daños y perjuicios, informó este viernes su director y propietario, Miguel Mora.

"El próximo mes de enero estaremos entablando una demanda contra el Estado de Nicaragua por violación a nuestros derechos humanos y constitucionales, por violentar la propiedad privada, por no darnos un debido proceso, por robo a mano armada, por daños y perjuicios, y morales", señaló Mora en rueda de prensa.

El 21 de diciembre del año pasado, la Policía de Nicaragua allanó y se tomó por la fuerza el edificio donde funcionaba 100 % Noticias, y detuvo a su director y propietario, así como a la jefa de prensa, Lucía Pineda.

Tanto Mora como Pineda fueron liberados en junio pasado bajo una polémica Ley de Amnistía, sin embargo el canal de televisión 100 % Noticias sigue ocupado por la Policía.

CINCO MILLONES DE DÓLARES

Mora explicó que mediante su abogado, Julio Montenegro, recurrió de amparo ante el Tribunal de Apelaciones y ante la Corte Suprema de Justicia, sin obtener respuesta para que le devuelvan el canal.

"Ya tenemos las bases para entablar una demanda a nivel internacional y es ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos contra el Estado de Nicaragua", apuntó.

El periodista estimó en 5 millones de dólares las pérdidas ocasionadas por la ocupación de su canal, incluyendo lucro cesante, activos, daños y perjuicios de sus trabajadores que tienen un año sin recibir todas sus prestaciones, más el posicionamiento que tenía en la televisión abierta y en los distintos sistemas de cable que transmitían.

"Mientras tanto vamos a seguir trabajando y esperando que se nos restablezca el derecho a la información y los derechos de frecuencia, de empresa y de propiedad privada", indicó.

CARLOS F. CHAMORRO TAMBIÉN

Por su lado, el periodista Carlos Fernando Chamorro, una de las voces más críticas contra el Gobierno de Ortega y que regresó hace tres semanas a Nicaragua tras permanecer casi 11 meses en el exilio, dijo en la misma rueda de prensa que también está contemplando demandar al Estado ante la CorteIDH.

En diciembre pasado, la Policía también allanó y se tomó por la fuerza el edificio donde funcionan las revistas digitales Confidencial y Niú y los programas televisivos Esta Semana y Esta Noche, que dirige Chamorro, hijo de la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro (1990-1997).

"Estamos contemplando recurrir ante instancias internacionales, como la Corte Interamericana de Derechos Humanos, mientras se mantenga esta denegación de justicia en Nicaragua", anotó el periodista, quien afirmó que han agotado "ya todos los recursos internos y nos vamos a preparar para demandar al Estado de Nicaragua a nivel internacional".

TRES VIOLACIONES

Aclaró que aún no tiene una estimación sobre los daños, "pero hay una pérdida de bienes físicos y hay otra cuantiosa que es el lucro cesante", debido a que "tenemos un año de no poder facturar o vender anuncios de televisión porque nos sacaron de la televisión y del cable".

Ambos periodistas, que ofrecieron la rueda de prensa conjunta en la sede de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (Amcham), a la que pertenecen sus medios, consideraron que sus casos son reflejos claros de que en Nicaragua se viola la libertad de prensa, la libertad de expresión y la libertad de empresa.

Desde abril de 2018, Nicaragua vive una crisis sociopolítica que ha dejado al menos 328 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque organismos locales elevan la cifra a 651 y el Gobierno reconoce 200 y denuncia un supuesto intento de golpe de Estado.