Temas Especiales

16 de May de 2022

América

Nicaragua absorberá parte del costo del combustible y congela precio del gas

El Gobierno nicaragüense tomó esta decisión luego de dos semanas de mantener congelados los precios de todos los combustibles

Nicaragua absorberá parte del costo del combustible y congela precio del gas
El Gobierno nicaragüense tomó esta decisión luego de dos semanas de mantener congelados los precios de todos los combustibles.EFE

El Gobierno de Nicaragua anunció este sábado una congelación de los precios del gas licuado de petróleo y absorberá el 70 % del incremento en los combustibles más utilizados para mitigar el impacto del alza en los precios internacionales del petróleo.

El Gobierno “estará absorbiendo el 70 % de estos incrementos en el caso de las gasolinas y el diésel, y estará manteniendo los precios del gas licuado de petróleo, que es el que utilizan las familias nicaragüenses para la preparación de alimentos, sin ningún cambio”, informaron el Instituto Nicaragüense de Energía y el Ministerio de Energía y Minas, en un comunicado conjunto.

La medida no será permanente, ya que las autoridades decidirán sobre los precios cada semana, según las necesidades, de acuerdo con las autoridades.

El Gobierno nicaragüense tomó esta decisión luego de dos semanas de mantener congelados los precios de todos los combustibles.

La decisión es excepcional, ya que cada semana los precios de los combustibles en Nicaragua son incrementados independientemente del costo del petróleo en los mercados internacionales.

En Nicaragua los tanques de gas licuado de petróleo más vendidos son los de 25 libras, y su valor quedará congelado en 436 córdobas (12,21 dólares), conforme el precio de referencia local, basado en Managua.

Cada litro de gasolina súper, la más utilizada en automóviles ligeros, a partir de mañana costará 47,64 córdobas (1,33 dólares); el litro de gasolina regular, más usado en carros menos modernos, valdrá 46,48 (1,30 dólares); y el litro de diésel, aplicado en vehículos pesados, se comprará en 41,37 córdobas (1,15 dólares).

El Gobierno tomó la decisión a pesar de que en Nicaragua los precios de los combustibles no son regulados por el Estado.