Temas Especiales

25 de Jun de 2022

América

Chaves señala la migración y la corrupción como grandes retos de América

El mandatario costarricense aseguró que el desafío del continente es "que la balanza se equilibre, que la prosperidad y la paz se extiendan por la región

El presidente de Costa Rica, Rodrigo Alberto Chaves
El presidente de Costa Rica, Rodrigo Alberto ChavesEFE

El presidente de Costa Rica, Rodrigo Chaves, señaló este viernes en la Cumbre de las Américas que la lucha contra la corrupción y el abordaje conjunto de la migración son dos de los retos prioritarios para la región.

"Un flagelo que nos une y que solo podremos atender cuando entendamos que requiere de acción colectiva es el de las migraciones forzadas por la violencia, la persecución y la falta de oportunidades en sociedades que le han fallado a sus ciudadanos", expresó Chaves en su discurso durante la cumbre.

El mandatario costarricense aseguró que el desafío del continente es "que la balanza se equilibre, que la prosperidad y la paz se extiendan por la región para que nadie tenga que salir de su patria expulsado por el hambre y el miedo".

Chaves dijo que Costa Rica, país de 5,1 millones de habitantes, es la nación latinoamericana con mayor porcentaje de migrantes regulares en proporción a su población con un 12 %, pero advirtió que esa cifra podría subir hasta el 20 % si se toman en cuenta los migrantes irregulares.

"Esto es mucho y requiere de recursos que simplemente no tenemos", manifestó el presidente tras señalar que la protección de los migrantes "nos concierne a todos".

La mayoría de los migrantes que viven en Costa Rica provienen de la vecina Nicaragua y los flujos se incrementaron desde 2018 cuando estalló en ese país una violenta crisis sociopolítica a raíz de las protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega.

"Costa Rica ha sido un país líder en la integración de personas refugiadas y en la protección de migrantes y queremos seguir siendo ese lugar de luz. Sin embargo, nos enfrentamos a la realidad de que los recursos para poder seguir siendo un lugar seguro para esas poblaciones están siendo cada vez más limitados. Nuestro espacio fiscal es estrecho y seguir haciendo las cosas que nuestro corazón nos impone requerirá de la cooperación de la comunidad internacional", expresó Chaves.

Según el presidente costarricense, otro flagelo que debe enfrentar el continente para avanzar hacia la prosperidad es el de la corrupción, a la que calificó como "un mal infame de oscuras manos que terminan convirtiendo a los Estados en máquinas ineficientes al servicio del clientelismo".

El mandatario agregó que la corrupción "condena a nuestras economías al permanente rezago y hace que las personas dejen de creer en el sistema y en la clase política".

Chaves, quien asumió el poder el pasado 8 de mayo, afirmó que su país ha "abrazado la consigna de combatir este flagelo y de fomentar una cultura donde la corrupción en todas su manifestaciones sea simplemente inaceptable".

El presidente costarricense hizo un llamado a los países del continente a trabajar en conjunto para buscar las soluciones a los problemas más apremiantes de la región, entre los cuales también citó la pobreza, la desigualdad, los ataques a la democracia y la inseguridad.

"O buscamos juntos la prosperidad que nuestros pueblos merecen o nos sumergimos juntos en una nueva década perdida", apuntó.