21 de Feb de 2020

Mundo

Potencias respaldan la lucha de Yemen

LONDRES. La comunidad internacional se comprometió ayer a respaldar a Yemen en su lucha contra la amenaza creciente de los grupos islami...

LONDRES. La comunidad internacional se comprometió ayer a respaldar a Yemen en su lucha contra la amenaza creciente de los grupos islamistas radicales en este empobrecido país, considerado un nuevo frente en la lucha contra el terrorismo.

El jefe de la diplomacia británica David Miliband estimó que el encuentro era “un importante paso hacia adelante”, aunque la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, advirtió que tanto Yemen como la comunidad internacional debían “hacer más”.

“Para ayudar al pueblo de Yemen, nosotros podemos y debemos hacer más. Y lo mismo debe hacer el gobierno yemenita”, declaró Clinton.

“No podemos permitirnos la inacción”, agregó Clinton tras la reunión, que abordó los graves problemas económicos, políticos, sociales y de seguridad que enfrenta Yemen.

EL NUEVO FRENTE DE LA GUERRA

Este país fue considerado por el primer ministro británico Gordon Brown como “incubadora y refugio potencial para el terrorismo”, uno de los más importantes detrás de Afganistán y Pakistán.

Brown convocó esta reunión de potencias occidentales, regionales y vecinos de Yemen después del atentado fallido contra un vuelo comercial norteamericano que iba de Amsterdam a Detroit el pasado 25 de diciembre, reivindicado por Al Qaida en la Península Arábiga (AQPA), un grupo establecido en Yemen. Su autor, un joven nigeriano, fue al parecer entrenado en ese país.

Los problemas económicos de Yemen, agravados por la caída de los precios del petróleo, crearon un terreno propicio para el extremismo en ese país afectado por una rebelión chiita en el norte y un intento de secesión en el sur.

LAS PROMESAS

En Londres, el primer ministro de Yemen Alí Mujawar recibió el apoyo a sus iniciativas “para reforzar sus capacidades antiterroristas, y mejorar la seguridad aérea y en sus fronteras”, según la declaración final.

Miliband precisó sin embargo que esa responsabilidad atañía sobre todo a Yemen, que necesitará un “liderazgo y una dirección claros y consistentes” del presidente yemenita, Alí Abdulá Saleh, y de su gobierno, que ha intensificado en las últimas semanas su ofensiva contra los radicales.

El ministro de Relaciones Exteriores, Abu Bakr Abdalá al Kurbi, estimó que su país “alcanzó los resultados” que quería: respaldo, compromiso de ayuda económica y logística en su lucha antiextremista.

A cambio, Yemen se comprometió a seguir realizando sus reformas y a comenzar las discusiones con miras a un programa del Fondo Monetario Internacional.