Temas Especiales

06 de Mar de 2021

Mundo

Batallan para llegar a las víctimas

BEIJING. Un fuerte terremoto de magnitud de 7. 1 grados en la escala de Richter derribó ayer cientos de viviendas y algunas escuelas en ...

BEIJING. Un fuerte terremoto de magnitud de 7. 1 grados en la escala de Richter derribó ayer cientos de viviendas y algunas escuelas en la remota y montañosa planicie tibetana en la provincia Qinghai, causando la muerte de al menos 589 personas y dejando miles de heridos.

La televisión estatal anunció ayer que más de 900 personas fueron rescatadas vivas de los escombros.

El gobierno envió tropas al condado de Yushu, en la provincia de Qinghai, y algunos cargamentos de asistencia provenientes de organizaciones privadas estaban siendo transportados desde la capital provincial, Xining.

LOS PROBLEMAS DEL RESCATE

“Veo gente herida por todos lados. El mayor problema ahora es que nos faltan tiendas de campaña, nos falta equipo médico, medicamentos y trabajadores de salud”, dijo Zhuohuaxia, portavoz local, a la agencia de noticias Xinhua.

“Tenemos que valernos sobre todo de nuestras manos para despejar los escombros, pues no disponemos de grandes maquinarias”, declaró Shi Huajie, un responsable de la policía encargado de las operaciones de socorro. “Tampoco tenemos equipos médicos”, agregó.

Las autoridades provinciales enviaron 5,000 carpas y decenas de miles de prendas de vestir, indicó el ministerio de Asuntos Civiles en un comunicado.

LOS AFECTADOS

Más de 10,000 personas resultaron heridas y miles quedaron sin hogar en medio de temperaturas heladas después de que una serie de sismos y réplicas llevaron a que muchas de las edificaciones bajas de ladrillo de barro colapasaran en el condado, informaron residentes y la prensa estatal.

La zona se encuentra en un sector donde se registran numerosos sismos, habitada por campesinos y nómadas de etnia mongol y tibetana. Ésta tiene importantes reservas de carbón, plomo y cobre.

El presidente Hu Jintao y el primer ministro Wen Jiabao han exigido que no se escatimen esfuerzos de rescate y enviaron al viceprimer ministro Hui Liangyu a Qinghai para supervisar el trabajo de asistencia, indicó la TV estatal.

Xinhua reportó que el sismo ocurrido a primera hora de la mañana de ayer había provocado el derrumbe de algunas escuelas y parte de edificios gubernamentales. Varios alumnos estaban atrapados bajo los escombros, señaló la agencia, aunque algunos vecinos dijeron que la mayoría había podido escapar.

Otro sismo de magnitud 5 se registró en la misma región a pocas horas del primer sismo, y réplicas de magnitud 6 o superiores sacudieron a la ciudad ayer por la mañana, lo que hizo que los asustados residentes salieran a las calles. El terremoto es el tercero de graves consecuencias registrados en los primeros meses de este año, después del de Chile y Haití.

REACCIONES

El secretario general de la ONU Ban Ki-moon saludó por su parte los esfuerzos de las autoridades chinas “para evaluar la situación” y las Naciones Unidas se mostró dispuesta a suministrar asistencia si China lo pide. La jefe de la diplomacia estadounidense, Hillary Clinton, expresó sus condolencias y ofreció la ayuda de Estados Unidos a las víctimas del sismo. El jefe espiritual de los tibetanos en exilio, el Dalái Lama, presentó sus condolencias a las víctimas. “Oramos por los que perdieron la vida en esta tragedia, por sus familias y por los afectados”, declaró.

Por su parte los países latinoamericanos también expresaron sus condolencias por las víctimas y ofrecieron su solidaridad de ayuda al país asiático tras el sismo. En tanto la Comisión Europea y el Parlamento Europeo transmitieron sus condolencias por las muertes y expresaron su solidaridad a China.