Temas Especiales

02 de Dec de 2020

Mundo

Rechazan nueva Constitución

EL CAIRO. Un panel de mayoría liberal completó una enmienda de la Constitución egipcia aprobada el año pasado bajo el ahora derrocado pr...

EL CAIRO. Un panel de mayoría liberal completó una enmienda de la Constitución egipcia aprobada el año pasado bajo el ahora derrocado presidente islamista Mohamed Morsi, sentando las bases para un plebiscito nacional que se considera un paso clave pero conflictivo para la transición nacional.

El gobierno interino egipcio, instalado por los militares después de derrocar a Morsi en julio, sostiene que el nuevo documento abre el camino para la instalación de un nuevo sistema político que espera logre tranquilizar meses de agitación. Si el documento es aprobado en el plebiscito, los pasos siguientes serán elecciones parlamentarias y presidenciales a mediados del 2014.

Pero el referendo, probablemente en enero, presumiblemente suscitará protestas entre los partidarios islamistas de Morsi, que rechazaron el gobierno instalado tras el golpe. El borrador final de la Constitución enmendada también ha provocado oposición entre algunos activistas seculares prodemocráticos porque otorga mayor poder a los militares.

LOS PUNTOS DE LA DISCORDIA

Varios artículos de la nueva Constitución de Egipto son polémicos y han causado el rechazo de los ciudadanos egipcios.

Uno de los puntos prohíbe la formación de partidos religiosos.

También prohíbe la formación de partidos religiosos o incluso partidos basados en fundamentos religiosos, una ley que estaba en vigor en la era del derrocado dictador Hosni Mubarak.

Así mismo los grupos pro derechos humanos consideran que el borrador da inmunidad al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas.

Las autoridades esperan que la nueva Constitución sea aprobada en el plebiscito por un mayor porcentaje y mayor concurrencia que el documento de la era de Morsi, en señal de legitimidad del sistema actual. La Constitución de la época de Morsi, elaborada por un panel dominado por islamistas, fue aprobada en diciembre con un 64% del voto pero con una escasa concurrencia apenas superior al 30%.