Temas Especiales

27 de May de 2020

Mundo

Al Maliki apuesta por la vía política y militar

No obstante, sigue negándose a formar un gobierno de unidad nacional

El primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, abrió ayer la puerta a una solución política acompañada de la lucha militar contra la insurgencia suní para poner fin al conflicto que vive actualmente Irak.

‘Hay que apostar por el trabajo civil y las operaciones militares contra los terroristas; y por el seguimiento del proceso político con la celebración de una reunión del Parlamento para elegir a su presidente y formar gobierno’, sostuvo Al Maliki.

No obstante, el primer ministro sigue negándose a formar un gobierno de unidad nacional, como han pedido distintas voces locales e internacionales. Entre ellas está la del ministro británico de Asuntos Exteriores, William Hague, quien ayer se reunió con Al Maliki en Bagdad, dos días después de que lo hiciera el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry.

El representante británico destacó la importancia de un ‘Irak unido’ para detener a los grupos terroristas y para recibir el respaldo de la comunidad internacional.

Al Maliki dio su beneplácito a la decisión de la Presidencia iraquí de convocar la primera reunión del Parlamento el próximo martes, en la que se prevé la elección de su presidente y en la que podría también nombrarse al sustituto del jefe de Estado, Yalal Talabani.

Por otro lado, Hague también destacó la necesidad de más ‘esfuerzos y mecanismos internacionales’ para frenar a los yihadistas, cortar sus fuentes de financiación y evitar que ciudadanos de otros países viajen para combatir de su lado.

Tanto Hague como Al Maliki estuvieron de acuerdo en relacionar la situación en Irak con el conflicto armado sirio y en pedir a los países de la región mayor responsabilidad para luchar contra el terrorismo.

RECUPERAN UNIVERSIDAD DE TIKRIT

Mientras tanto, las fuerzas gubernamentales intensificaron los combates en la ciudad de Tikrit, en la provincia de Saladino, al norte de Bagdad, contra la insurgencia suní, liderada por el extremista Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL).

El Ejército iraquí, con ayuda de helicópteros militares, recuperó el control de la universidad de Tikrit después de fuertes enfrentamientos con los rebeldes, que mantienen el control de otras zonas como la segunda ciudad del país, Mosul, en el norte.

Una mujer murió y cuatro civiles resultaron heridos, entre ellos dos profesoras del centro universitario, como consecuencia de los bombardeos del Ejército, según informó a Efe una fuente militar.

Por otra parte, en la capital Bagdad, que el EIIL pretende conquistar, murieron ayer al menos siete personas y otras 37 resultaron heridas en un atentado suicida en un barrio chií en el norte de la ciudad. Allí, un terrorista hizo estallar un cinturón de explosivos que llevaba adherido al cuerpo en el barrio de Bab al Daruaza, en el distrito de Al Kazimiya.