La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Mundo

El ‘Gran Reemplazo' , el temor al influjo de los migrantes

Ante el temor de la llegada de olas de extranjeros, los nacionales ven cada vez más cerca la posibilidad de que sus tradiciones y cultura sean consumidas o reemplazadas

La noción del ‘Gran Reemplazo' fue popularizada por el escritor Renaud Camus y la misma estipula que en todo el mundo, pero particularmente en Europa, se está gestando un cambio demográfico en el cual la población nativa está siendo reemplazada por las olas de migrantes que llegan de otras naciones, sin embargo, ¿la evidencia acompaña a este temor?

En una entrevista con Vox , Camus asegura que el ‘Reemplazo' es la ‘escencia de la modernidad' y que las cosas ‘están siendo reeemplazadas (por la industria)', mas su principal preocupación se dirige al temor de que en unas pocas décadas la población nativa de Europa termine por convertirse en la minoría, mientras que los que hoy son migrantes pasen a ser la mayoría, lo que implica cuestiones como la transformación de la cultura y otros fenómenos.

‘Se trata de la Civilización Occidental en su conjunto' y ‘de la cual el Cristianismo es una materia de composición central', explica Camus.

Si de verdad es un fenómeno que se esté gestando en toda Europa, es posible observar el fenómeno en cualquiera de sus miembros, por ejemplo Reino Unido, que entre los factores que impulsaron el ‘Brexit' de 2016 estuvo la oposición a fronteras abiertas para los migrantes.

Un estudio realizado por el Observatorio de Migración del Reino Unido revela que entre el 2012 y el 2016 la migración se mantuvo al alza, cayendo abruptamente luego del referéndum.

Dicho estudio también apunta que la proporción de personas nacidas en el extranjero en la población total del Reino Unido aumentó del 8.9% al 14.4% en 2017. Durante el mismo periodo, la proporción de ciudadanos extranjeros aumentó del 5% al 9.5%.

Estos elementos podrían sustentar los temores de Camus, así como de los movimientos políticos nacionalistas (de derecha o izquierda), eso si asumimos que todos los extranjeros que llegan al Reino Unido poseen una cultura, religión o incluso un color de piel ajeno a este país.

Sin embargo, este no es el caso pues varios de los migrantes que arribaron en ese mismo período al territorio británico eran ciudadanos de la Unión Europea (UE), encontrandose en primer lugar los de origen polaco (922,000), cuya mayor parte de la población son cristianos (y blancos). Los otros migrantes europeos provenían de Irlanda, Rumania, Alemania e Italia.

Si el temor es al Islam, solo hay dos países de mayoría musulmana cuyos ciudadanos migran con regularidad hacia el Reino Unido: Pakistán (522,000) y Bangladesh (263,000).

Pero si nos vamos por los números, el mayor temor podría ser la India, que ocupa el segundo lugar en importación de extranjeros fuera de la UE hacia el Reino Unido, en total unos 829,000.

Si nos remitimos al centro (Londres), la proporción es distinta pues los ciudadanos de origen indio superan a los polacos. Y aparecen a su vez tres nuevas nacionalidades: Nigeria, Sri Lanka y Francia.

Londres se configura como un territorio más multicultural, puesto que arriban extranjeros tanto de la UE como de naciones fuera de esta región.

La gran mayoría llegan buscando trabajo o para realizar estudios, y no poseen un mejor estilo de vida que los nacionales. Un informe del Parlamento Europeo establece que los migrantes son los que están más expuestos a una vida precaria o a vivir en una casa superpoblada, entre otros problemas.

Este informe también apunta a que la situación de los migrantes de la UE es mejor a las de los nacionales de otras regiones del globo. Por ejemplo, los migrantes de la UE poseen un ingreso medio mayor.

Pero dado el envejecimiento de la población europea, una de las recomendaciones del informe del Parlamento consistía en atraer migrantes jóvenes. Como ejemplo tenemos el caso de Portugal, país que hoy busca suavizar su política migratoria para atraer extranjeros cualificados y así frenar el envejecimiento demográfico de su población.

Esta reforma busca palear la fuga de jóvenes que se produjo entre 2011 y 2016, un escenario similar al de otras naciones europeas, afectadas entonces por la crisis ecónomica.

Otros pintan una historia distinta, como el estudio realizado por el profesor de la Universidad de Oxford, David Coleman. Este informe, realizado en 2010 y titulado ‘Projections of the Ethnic Minority Populations of the United Kingdom 2006-2056', nos indica que dentro de unas pocas décadas los ciudadanos que se describen como británicos no serán la mayoría dentro del Reino Unido, mientras que las minorías crecerán del 13% (2006) al 44% (2056), reporta The Independent .

Uno de los elementos que se presentan como evidencia en dicho estudio es la caída de la fertilidad en Reino Unido, es decir, las parejas de origen británico están produciendo menos bebés, mientras que los ciudadanos de origen extranjero se reproducen a un paso más acelerado.

Este no es un argumento particularmente exclusivo del Reino Unido, también compete a toda la UE puesto que la tasa de fertilidad en la zona euro ha caído considerablemente.

Un informe del Centro de Estudios Pew indica que la población musulmana en Europa crecerá del 6% (2010) al 10% (2050), asumiendo que los factores que hacen posible este panorama se mantengan estables.

‘Se trata de la Civilización Occidental en su conjunto y de la cual el Cristianismo es una materia de composición central',

RENAUD CAMUS

ESCRITOR FRANCÉS

El informe agrega que Europa, la única región cuya población total se reducirá para el 2050, verá que su población cristiana disminuirá en 100 millones de personas. A pesar de ello, el Cristianismo seguirá siendo mayoría.

Este es el caso para Europa, porque a nivel global la población cristiana y del Islam crecerán notablemente, particularmente gracias a la alta tasa de fertilidad y a la caída de las tasas de mortalidad que perciben ambas poblaciones.

Mas este crecimiento acontecerá principalmente en países en vías de desarrollo. Cuatro de cada diez cristianos en el mundo vivirán en países subsaharianos, zonas que presentan las mayores tasas de fertilidad en el globo.

No obstante, la tendencia global, según datos del Banco Mundial, nos revela que la tasa de fertilidad en todo el mundo está en picada y no ha parado de caer desde 1960.

Dicha base de datos expone que la tasa de fertilidad ha bajado de 5.0 (en 1960) a 2.5 (en 2016) a nivel global. No se trata de una tendencia exclusiva de algunas naciones, si bien en los países más desarrollados esta tasa es mucho menor que en los países en vías de desarrollo.

Como comparación, en Reino Unido la tasa es de 1.8 mientras que en Panamá es del 2.5. Naciones más pobres como Somalia superan los seis puntos, pero incluso este país ha percibido una caída de su tasa de fertilidad.

Esto parece expresar que el temido ‘Reemplazo' vendría a ser más la causa del desarrollo económico y de la capacidad de las naciones para brindar una vida digna a sus ciudadanos, más que un plan macabro de las Naciones Unidas.

Como resultado las naciones más desarrolladas (como el Reino Unido) poseen una tasa de fertilidad menor, mientras que ocurre lo opuesto en las menos desarrolladas.

Pero no es el único factor, ello sería un reduccionismo arriesgado. Por el contrario, los estudios antes mencionados parecen apuntar a que se trata de un fenómeno multifactorial, que sin embargo ha sido simplificado por ideologías de tendencia nacionalista.