La Estrella de Panamá
Panamá,25º

23 de Oct de 2019

Mundo

El Gobierno de May juega sus últimas cartas ante el ‘brexit'

El Ejecutivo británico utiliza todas sus estrategias y recursos para sumar apoyos para la votación del día 15, cuando la Cámara de los Comunes decidirá si acepta o no el acuerdo concertado con la UE en noviembre. El bloque comunitario rechaza la posibilidad de una ‘renegociación'

En una nueva movida el Gobierno del Reino Unido lanzó una advertencia de que el rechazo al acuerdo del ‘brexit' entre Londres y Bruselas, el cual será votado en la Cámara de los Comunes el 15, podría poner en peligro los fondos destinados al proceso de paz norirlandés.

Ante la cercanía de la fecha, la premier británica, Theresa May, y su gabinete, han hecho uso de todos sus recursos para sumar apoyos para la próxima votación en la Cámara de los Comunes -incluido un acercamiento a miembros de la oposición-, así como lanzar advertencias en las que indican que las consecuencias de no aceptar su pacto traería severas consecuencias para el país.

España dice estar preparado para el ‘brexit'

El Gobierno español está preparado para afrontar las repercusiones de la salida del Reino Unido de la UE en todos los escenarios, incluido el caso de que no haya acuerdo, para garantizar los derechos de los ciudadanos británicos y españoles, aseguró su portavoz, Isabel Celaá.

En la rueda de prensa posterior a la reunión del Gobierno socialista, Celaá recalcó que el mejor escenario sería una salida concertada pero, si finalmente el Parlamento británico no la aprueba el día 15, el Ejecutivo español también ha previsto un plan de contingencia con medidas para hacer frente a las consecuencias.

‘El Gobierno español está preparado para todos los escenarios', dijo Celaá, quien quiso enviar un ‘mensaje de absoluta tranquilidad a los actores económicos e institucionales'.

La última de dichas advertencias proviene de la ministra británica para Irlanda del Norte, Karen Bradley, quien ante la posibilidad de que el Parlamento se pronuncie en contra del pacto acordado con la Unión Europea (UE), pone en riesgo los fondos que el bloque comunitario ha inyectado en la región y en las zonas fronterizas de la República de Irlanda desde 1995 para promover la paz, reporta la agencia Efe .

‘Si abandonamos la UE sin acuerdo, tendremos dificultades para encontrar la manera de que la UE y el Gobierno irlandés puedan gastar ese dinero conjuntamente con el Reino Unido en Irlanda del Norte', señaló la ministra, durante una visita a un centro juvenil de Belfast.

Acorralada, May ha debido recurrir a distintas estrategias y retóricas para sacar adelante su pacto con la UE, esto debido a que el ala dura de su propia formación, el Partido Conservador, y su aliado en el Parlamento, el Partido Democrático Unionista (DUP), han rechazado reiteradamente brindarle sus apoyos durante la votación en la Cámara de los Comunes.

‘Como cualquier Gobierno, para gastar dinero público es necesario contar con un marco legal, y el Acuerdo de Salida lo aporta. Es por esto que debemos votar a favor del pacto el martes en la Cámara de los Comunes', agregó Bradley.

En igual sintonía se expresó el ministro de Exteriores, Jeremy Hunt, quién lanzó otra advertencia ante el posible rechazo del pacto del ‘brexit'.

‘Si el acuerdo es rechazado, a lo que al final llegaremos no será a un tipo diferente de ‘brexit' sino a una parálisis del ‘brexit', y una parálisis del ‘brexit' puede, al final, llevar a que no haya ‘brexit”, afirmó el ministro en declaraciones a la cadena británica BBC .

El titular de Exteriores también resaltó que el rechazo al pacto puede perjudicar la reputación del Reino Unido en el extranjero.

Sin embargo, muchos de los diputados que se oponen al pacto lo hacen respecto al controvertido asunto de la frontera irlandesa.

La inquietud consiste en que la salvaguarda de la frontera irlandesa (entre Dublín y Belfast), que establece una cláusula del pacto entre Londres y Bruselas, deje atado al Reino Unido a las estructuras de la UE contra su voluntad de manera indefinida.

Este tema crítico ha provocado que muchos diputados euroescépticos se decanten por rechazar el pacto acordado por May con la UE. A pesar del riesgo de que la salida del Reino Unido del bloque comunitario, fijada para el 29 de marzo de este año, se manifieste sin que haya un pacto de por medio que establezca como será la nueva relación entre ambas partes.

Esta desesperación ha provocado que la administración de May llegase incluso a acercarse a la oposición, el Partido Laborista.

En este sentido, de acuerdo al periódico británico Daily Mirror , el Ejecutivo de May ha buscado el apoyo de unos 20 diputados laboristas, con el compromiso de que a camio la administración de la premier les ofrezca garantías adicionales en diversos ámbitos.

Las principales exigencias son de índole laboral y medioambiental. Con todo, el líder de los laboristas, Jeremy Corbyn, ha indicado que su formación votará en bloque en contra del pacto de May, mas falta ver cómo se comportarán estos 20 diputados y si finalmente se revelarán.

La primera ministra también conversó por teléfono con el responsable de la patronal CBI, John Allan, y con los líderes de los sindicatos Unite y GMB, Len McCluskey y Tim Roache, en busca de que estos le brinden apoyo.

May también está obligada a presentar un ‘Plan B' en caso de que su proyecto finalmente fracase, esto a raíz de una votación que tuvo lugar esta semana en la que por 308 votos a favor y 297 en contra, se aprobó una enmienda que obliga al Ejecutivo a buscar una alternativa al acuerdo logrado con la UE en noviembre.

La enmienda fue introducida por un diputado del propio partido de May, Dominic Grieve.

Con esta medida, May contará con apenas 3 días para presentar dicho ‘Plan B' y la hoja de ruta a seguir, pues anteriormente contaba con 21 días para hacer una declaración sobre sus futuras intenciones y posteriormente someterla a la aprobación de la Cámara.

La primera ministra británica también advirtió en una entrevista con la BBC que un ‘brexit' sin pacto supondría entrar en un ‘territorio inexplorado', sin embargo el tiempo se le acaba y los números no le salen.

BRUSELAS PRESIONA

Mas la presión no solo proviene a lo interno del país. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, insistió en que la UE no renegociará el ‘brexit', pese al riesgo de que no se logre los apoyos necesarios para el 15 de enero.

‘Por supuesto que estamos en contacto con el Gabinete de la primera ministra británica (Theresa May), pero por favor no confundid esto con una renegociación', dijo Juncker en una rueda de prensa en Bucarest.

Juncker volvió a insistir que ‘no habrá renegociaciones' y que lo único que Bruselas puede ofrecer al Gobierno británico son ‘aclaraciones' sobre lo acordado, aunque sin brindar especificaciones sobre qué aspectos requieren explicaciones.

A pesar de ello, el político luxemburgués expresó su esperanza de que el voto a favor del pacto en el parlamento británico ‘no fracase'.

Si bien mantiene esta esperanza, Juncker adelantó que para el próximo 9 de mayo en la ciudad rumana de Sibiu, habrá una cumbre dedicada a tratar la estabilidad de los miembros de la UE tras el abandono del Reino Unido.

A pesar de ello, el diario británico The Guardian , publicó recientemente que Bruselas ofrecerá a May un ‘intercambio de cartas' con el que busca evitar la entrada en vigor del ‘backstop', nombre que recibe la salvaguarda sobre el problema de la frontera irlandesa.

Y es que según dicha información la intención de la UE sería concluir el acuerdo de la futura relación con Reino Unido para el 2021, lo que aplacaría la oposición al acuerdo de May con el bloque comunitario.

Al final, habrá que esperar hasta el 15 y ver cuál será la decisión final.