Temas Especiales

23 de May de 2022

Mundo

Irán justifica la nueva encarcelación de la antropóloga franco-iraní

Adelkhah fue arrestada en junio de 2019 junto al también académico francés Roland Marchal, condenada a cinco años de prisión por "colusión para atentar contra la seguridad nacional"

Fariba Adelkhah
La antropóloga franco-iraní Fariba Adelkhah.EFE

Irán justificó este domingo la nueva encarcelación de la antropóloga franco-iraní Fariba Adelkhah por violar su arresto domiciliario “docenas de veces” y criticó a Francia por sus injerencias en el proceso judicial.

Adelkhah "lamentablemente ha violado a sabiendas los límites establecidos durante su arresto domiciliario decenas de veces y ha insistido en hacerlo a pesar de las repetidas advertencias de las autoridades judiciales”, afirmó el secretario del Consejo Judicial de Derechos Humanos Iraní, Kazem Gharibabadí, según la agencia de noticias ISNA.

“Por eso, ahora, como cualquier otro preso que haya violado las mismas normas y abusado reiteradamente de la situación, ha sido devuelta a prisión", explicó Gharibabadí.

Adelkhah fue arrestada en junio de 2019 junto al también académico francés Roland Marchal, condenada a cinco años de prisión por "colusión para atentar contra la seguridad nacional" y desde octubre de 2021 se hallaba bajo arresto domiciliario en Teherán y controlada con un brazalete electrónico.

Marchal fue liberado en 2020 en un intercambio de presos.

El Ministerio de Exteriores de Francia criticó fuertemente el arresto el pasado miércoles.

“Estamos asombrados de que las autoridades iraníes hayan decidido, sin ninguna explicación o información previa, encarcelar de nuevo a nuestra compatriota Fariba Adelkhah

Gharibabadí defendió la medida de su país condenó las declaraciones de París.

“La señora Adelkhah es ciudadana de la República Islámica de Irán y condenamos completamente la injerencia de otros países en el proceso judicial correspondiente”.

Además, calificó de “lamentable, apresuradas e infundadas” las declaraciones de las autoridades francesas.

Otro ciudadano francés, el turista Benjamin Briere, fue acusado el año pasado de espionaje y propaganda contra la República Islámica.

Irán mantiene encarcelados a decenas de extranjeros o iraníes con doble nacionalidad a los que acusa principalmente de espionaje y usa como palanca de presión contra sus países de origen.