Temas Especiales

22 de Apr de 2021

Nacional

Escasez de agua impide inversión

CHIRIQUÍ. El distrito de Barú no sólo atraviesa una dura situación socioeconómica, sino que, además, enfrenta un serio problema con el a...

CHIRIQUÍ. El distrito de Barú no sólo atraviesa una dura situación socioeconómica, sino que, además, enfrenta un serio problema con el abastecimiento de agua potable.

El propio alcalde del área, Franklin Valdés, reconoce que la problemática es de vieja data, sin que los diversos gobiernos le hayan dado una respuesta a este sector de la población de la provincia de Chiriquí.

La zona baruense cuenta con dos plantas potabilizadoras, la cuales se abastecen de las aguas de los ríos Chiriquí Viejo y San Bartolo; sin embargo, ambas presentan las mismas deficiencias. Comenta el alcalde que cada vez que crecen estos ríos, se afectan los trabajos que se hacen en las tomas.

Sostiene que actualmente durante la estación seca la toma no recibe el vital líquido; no obstante, durante la época lluviosa, la misma se ve obstruida por la gran cantidad de lodo y otros sedimentos. ‘Como está actualmente no nos funciona’, dijo Valdés.

La deficiencia afecta a más de 63 mil habitantes del distrito.

Según Valdés esta falla se convierte, además, en una limitante para que llegue la inversión privada.

Sostiene que en el caso de la planta de San Bartolo, la misma es muy vieja y se requiere que se encuentren soluciones urgentes. En ese sentido, señala que se deben buscar otros mecanismos para captar el agua, al tiempo que reconoce que la calidad del líquido que se extrae de este río no es la mejor.

‘Agua tenemos, pero hay problemas porque en el invierno el río se crece y nos daña la represa natural que hacemos, y en el verano las aguas se retiran y tenemos que utilizar distintos equipos mecánicos’, explicó el alcalde.

A esto se suma el serio problema de aguas negras que también enfrenta este distrito.

El acueducto de Paso Canoas se construyó en la administración del entonces presidente Guillermo Endara, por un monto de 12 millones de dólares.

Ésta abastece a toda el área de las bananeras y áreas rurales; mientras que la otra planta suministra al resto de la población.

Las zonas más afectadas por esta situación son las 12 fincas bananeras, Bongo Civil, Bongo, Burica, Progreso, El Palmar, La Esperanza, Puerto Armuelles y Río Mar.