Temas Especiales

24 de Nov de 2020

Nacional

Inicia la Olimpiada Iberoamericana de Física

PANAMÁ. Panamá es el anfitrión de la XV Olimpiada Iberoamericana de Física 2010, que inaugura mañana, domingo, a las seis de la tarde en...

PANAMÁ. Panamá es el anfitrión de la XV Olimpiada Iberoamericana de Física 2010, que inaugura mañana, domingo, a las seis de la tarde en el Centro de Convenciones de la Ciudad del Saber.

De los 22 países que integran a Iberoamérica, 19 han confirmado su participación. Cuatro estudiantes por país. Cada uno de estos jóvenes ha sido medalla de oro en las olimpiadas de Física en sus naciones.

En total, hay confirmados 71 estudiantes y 35 profesores, que serán los jurados internacionales del evento que la doctora Omayra Pérez define como una actividad de educación no formal.

‘No tenemos una universidad responsable; sin embargo, las olimpiadas han tenido desde su inicio el apoyo de la Universidad de Panamá (UP). Nos prestó la infraestructura. La tiene la Sociedad Panameña de Física’, señala Pérez.

La profesora recuerda que sin el apoyo de la UP no hubiesen llegado hasta este punto: ser el país anfitrión y haber logrado la medalla de oro, la presea máxima del torneo el año pasado.

Después de estos logros, otras universidades como la Tecnológica y la Autónoma de Chiriquí se han acercado a la Sociedad Panameña de Física para apoyar el evento que reúne a estudiantes bachilleres de entre 15 y 18 años de edad.

EL CAMINO DE LOS GENIOS

La doctora relata que los cuatro estudiantes panameños fueron escogidos en torneos previos, primero provinciales, luego en uno nacional, donde se les entregó medalla de oro a las cuatro posiciones más altas.

En ese mismo mes, en junio, los cuatro jóvenes de 17 años empezaron un entrenamiento individual con profesores de la UP y de la Tecnológica, tres veces a la semana, después de cumplir con sus clases en los colegios.

‘Nos interesa que sea una actividad integral, que el estudiante no sea sacado de clases para ser entrenado fuera, porque esto iría en contra de la física, que es una actividad social que se proyecta de forma equivocada en la sociedad’, señala Pérez.

Agrega que esta actividad le cuesta tiempo a los muchachos; por ende, se ha tratado de organizar el evento lo mejor posible, y algunos colegios le dan ventajas a los chicos para que dediquen un mayor tiempo a su preparación en los días previos a la competición.

FÍSICA A CONTRACORRIENTE

Pérez recuerda que no ha sido tarea fácil participar en la Olimpiada Iberoamericana de Física. ‘Fue duro, aún es duro. No recibimos el apoyo de la empresa privada. Hasta el 2006, los profesores que acompañaban a los chicos tenían que pagarse sus pasajes y los padres o los colegios pagaban los pasajes de los participantes’, sostuvo la docente.

Después de 2007, cambiaron las cosas. ‘Comenzamos a participar en las convocatorias de la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Senacyt), y presentamos proyectos que nos han aprobado y se nos hizo acompañar a los muchachos’, asegura.

QUE GANE EL MEJOR

El país sede realiza las pruebas que sustentará ante el jurado internacional el lunes. Durante el día, se debate si se aceptan las pruebas tal como fueron presentadas o se cambian. Los países anfitriones elaboran estas pruebas con meses de anticipación. En nuestro caso, apoyaron en este requisito científicos que residen en el extranjero.

El martes, los 71 participantes se enfrentan en la primera prueba del concurso, la experimental, que empieza a las 9 de la mañana y termina a las dos de la tarde. La prueba del miércoles es la escrita. Desde este día hasta el jueves, se corrigen los exámenes, y el viernes se conocen los resultados.

PREMIOS

En cuanto a los premios, Pérez dice que ‘somos huérfanos, no tenemos dinero, no damos carros ni nada de eso como otros eventos; entregamos medallas de oro, plata y bronce. Los estudiantes se entusiasman porque les gusta. En el 2007, participaron 300 muchachos en la Olimpiada Nacional. Este año participaron 1200, lo que nos demuestra el gran interés’.

Los panameños son: Gabriel Camacho, del Instituto Sun Yat Sen (Chino-Panameño); Ricardo De Levante, del Instituto Panamericano; Jean Francois Duhé, libre postulación; y Christian Oro, del Colegio San Agustín.

Pérez lamenta que, a cuatro días de comenzar la olimpiada, aún no se haya concretado el aporte del Ministerio de Educación (Meduca); a pesar de ello, espera que asistan las autoridades del Ministerio, así como los rectores de las tres universidades que apoyan el torneo, que el próximo año se trasladará a Ecuador.

La profesora señala que la última vez que vio a los concursantes fue el sábado, cuando les dijo las reglas: cero celular, aislados totalmente.

VERSIÓN DE MEDUCA

Gibska de Vernier, directora General de Educación de Meduca y enlace con la Sociedad Panameña de Física, señala que ellos están pagando el hospedaje de todos los chicos en las Villas de la Ciudad del Saber.

Además, Meduca ha creado comisiones para apoyar las olimpiadas, se encargan de la divulgación del evento y le dan permiso a los docentes que están trabajando en la preparación de los participantes panameños.

En cuanto a la participación de estudiantes de colegios privados, Vernier no considera esto como una gran brecha entre la educación privada y la pública. ‘Más bien, ellos le dan más interés y se preparan con mucho tiempo, lo miran como un deporte intelectual donde los chicos se preparan desde temprano y les dan clases hasta los días sábados’, opina la directora.

‘Nosotros debemos darle más incentivos a los estudiantes de las escuelas públicas para que participen, porque eso le da renombre al colegio, de esa forma se aumenta el amor por las ciencias, pero eso tenemos que hacerlo desde la primaria’, dice Vernier.

Otro aspecto que destaca en esta competencia es que los cuatro panameños son varones. Sobre este punto, la profesora dice que este resultado se da, porque siempre hay más varones que se inscriben. ‘En otros torneos, como el de Química y Matemáticas, la participación es más equitativa de hombres y mujeres’, dice la docente, quien invita a seguir la competencia de los jóvenes.