Temas Especiales

20 de Apr de 2021

Nacional

Demanda civil contra Metrobús

PANAMÁ. Diez mil firmas se ha propuesto recoger el movimiento ‘Veranillo, defiende tu ruta’ para acreditar una denuncia penal y civil c...

PANAMÁ. Diez mil firmas se ha propuesto recoger el movimiento ‘Veranillo, defiende tu ruta’ para acreditar una denuncia penal y civil contra el consorcio Mi Bus, que opera el sistema de transporte citadino Metrobús.

Alba Aldeano y Calixto Silgado, voceros de la agrupación que se ha extendido a la mayoría de las rutas de la capital, aseguraron ayer que llevarán hasta los tribunales la realidad que viven 750 mil personas todos los días: filas interminables, caos, estrés, tardanzas y ausencias laborales.

‘Es una estafa y es inhumano’, sostenía Aldeano ayer.

Paralelamente, los gremios empresariales se pronunciaban en conjunto por la crisis del transporte. El CoNEP, la APEDE, la Cámara de Comercio, el Sindicato de Industriales y la Fedecámaras, aseguraron que el problema está impactando negativamente en la economía citadina. ‘Confiamos en que se hagan los ajustes necesarios para reducir los inconvenientes que presenta el transporte colectivo, conscientes que las obras de infraestructura pública afectarán su óptimo desenvolvimiento aun durante este año en curso’, abogaron los gremios.

El director de la Autoridad del Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT), Roberto Moreno, dijo ayer que esta semana será decisiva para que Mi Bus corrija las fallas en la operación del Metrobús. Si no, aseguró, le caerán sanciones que alcanzarían hasta el millón de dólares.

Pero su advertencia no parece cambiar las cosas. Este lunes las colas seguían en las principales esquinas del centro, norte y este de la capital, y no eran más que los estribillos de la molestia de los usuarios, ahora considerados ‘clientes’ del Metrobús, la apuesta del gobierno al caos que en la última década significaron los diablos rojos.

‘Estamos cansados’, insistía un trabajador de unos 50 años, tras diez días del fin de la era de diablos rojos.

Paralelamente, universitarios trancaron ayer al mediodía un carril de la Transístmica, en protesta por un mejor transporte. La Policía los cercó para sacarlos de la calle. ‘Se está criminalizando la protesta’, reclamó el economista Juan Jované.