Temas Especiales

28 de Jun de 2022

Nacional

El abandono de bebés preocupa a los médicos

El Hospital Nicolás Solano es el hogar de Irving, un niño con hidranencefalia que fue abandonado por sus padres al año de nacido

El abandono de bebés preocupa a los médicos
Una trabajadora cuida al pequeño Irving.

Desde hace cinco años, el hogar de Irving Guzmán es la sala de pediatría del hospital ‘Nicolás Solano'.

El bebé fue llevado al centro hospitalario a los doce meses, para recibir un tratamiento para la hidranencefalia (condición poco común en la cual los hemisferios cerebrales están ausentes y son sustituidos por sacos llenos de líquido cerebroespinal).

Los médicos chorreranos, incapacitados para brindarle atención al pequeño, lo trasladaron al Hospital del Niño, donde permaneció internado siete meses.

En la capital, le realizaron estudios, pero el grupo de neurocirujanos determinó que la enfermedad estaba avanzada y que no había tratamiento que ofrecerle. Lo remitieron nuevamente al hospital de La Chorrera.

CIFRAS

Secundino Sugasti, director médico del Nicolás Solano, explica que el infante tiene retardo psicomotor por la tardanza en que los padres lo llevaron al centro hospitalario. De detectarse la enfermedad a tiempo, se le hubiese practicado una cirugía para colocarle válvulas en el cerebro y luego darle la rehabilitación física. De esta forma, habría logrado adquirir las habilidades psicomotoras de los niños normales.

El pequeño Irving fue abandonado por sus padres, una situación que ocurre, como promedio, tres veces al año en este centro médico.

‘Es un problema que enfrentan todos los hospitales. Muchos de estos menores han sufrido maltrato intrafamiliar y hasta violaciones', relató el galeno.

UN DÍA DIJO ‘MAMÁ'

Melory Rait, enfermera encargada de la sala de Pediatría, recuerda que fue en la madrugada que el niño Irving llegó a la sala, procedente del Hospital del Niño. Desde entonces, esa sala es su casa y las enfermeras, sus nanas.

‘Aquí se le da todo el cuidado necesario, aunque las terapias son escasas, por lo que su evolución es poca. Un día dijo mamá. A la hora de comer le gustan los licuados. Lo hemos incluido como parte de esta familia hospitalaria', dijo la enfermera.

EL JUZGADO

Los menores que no tienen una condición crítica, como Irving, son remitidos al Juzgado de Menores, donde se decide en qué lugar permanecerá el infante.

Sugasti afirma que este trámite tarda y durante este tiempo los niños permanecen en el centro médico.

El costo en medicamentos y en alimentación de estos bebés en el Nicolás Solano representa una inversión de 100 dólares al mes, destacó Sugasti, que menciona que el año pasado un niño tardó 12 meses hasta que fue trasladado por el Juzgado.

El director médico informa que Irving vivía en el distrito de Chame.

==========

Secundino Sugasti

‘ Los padres vienen acá y abandonan a los niños. Pasa en todos los hospitales',

DIRECTOR MÉDICO