Temas Especiales

23 de Oct de 2020

Nacional

Mitradel calcula que MiBus debe $11 millones en horas extras

Tras una auditoría a la empresa de transporte, el Ministerio de Trabajo calculó la deuda en $11 millones

Mitradel calcula que MiBus debe $11 millones en horas extras
Desde 2013, el gobierno ha cuestionado el servicio de transporte que reemplazó a los diablos rojos.

Un informe de auditoría del Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral (Mitradel) reveló que 4 mil empleados de metrobús dejaron de percibir $11 millones en concepto de horas extras.

El documento fue entregado ayer por el secretario general del ministerio, Samuel Rivera, a los representantes del Sindicato de la Empresa Transporte Masivo de Panamá S.A. (Sitmapa).

Rivera fue muy meticuloso al mencionar la cantidad de dinero que se debe a los trabajadores, y alegó que esta irá subiendo a medida que se mantenga la negociación comercial entre el gobierno y la empresa MiBus por la adquisición de la concesión.

Para el pago de este dinero no hay fecha específica, aunque, de acuerdo con lo estipulado entre el gobierno y los trabajadores, la indemnización y compromisos contractuales sí deberán ser cancelados 30 días después del cierre de la negociación comercial.

En relación a la cantidad de dinero revelada por el informe de Mitradel, Lenín Vargas, subsecretario de Actas de Sitmapa, indicó que sus propios auditores revisarán los números de la institución para emitir una determinación.

El dirigente explicó que los salarios no pagados por MiBus están fuera de la negociación entre el gobierno y la empresa, lo que comparó con ‘un robo'.

‘Queremos que se pague antes del cierre de la negociación, porque no tiene relación con esta', dijo.

HUELGA

El directivo del sindicato del Metrobús anunció que esta agrupación, cumpliendo con los requisitos, presentó ayer los documentos para declararse en huelga legal por el incumplimiento del derecho de los empleados y violaciones laborales recurrentes.

De tal manera que, si el próximo miércoles 8 de julio, el gobierno no cierra el acuerdo comercial con MiBus que permita el pago de sus dineros, se acogerán a una huelga de transporte, que incluirá a todos los trabajadores agremiados que en total suman 4,256.

Vargas enfatizó que han cumplido con todos los pasos para una huelga avalada por las normas panameñas.

UN CONTRATO MALO

El 5 de agosto de 2010 se firmó el contrato de concesión No. 21-10 para el diseño, suministro y operación del metrobús, que, a juicio de representantes del actual gobierno, no llenó las expectativas del usuario.

La flota de 1,236 buses, operada por 2,300 conductores, no pudo satisfacer las necesidades de unos 300 mil pasajeros diarios.

El contrato, de 27 hojas, daba una concesión por 15 años, de los cuales solo han transcurrido 4 años y 10 meses.

El 19 de septiembre de 2014, el ministro de Gobierno, Milton Henríquez, aseguró que el gobierno se inclinaba por un nuevo contrato con una nueva concesionaria.

La compañía tampoco quiso renegociar el contrato con el Estado panameño y prefirió salir del sistema, y que el contrato fuera eliminado.

Al final, el camino fue negociar la compra de los activos de la concesionaria.

En ese punto se encuentra en estos momentos la comisión gubernamental, encabezada por el ministro consejero Francisco Sierra.

GÉNESIS

En las postrimerías del gobierno de Ricardo Martinelli, responsable del cuestionado contrato, el servicio de metrobús empeoró con la salida abrupta de los denominados ‘‘diablos rojos”.

Al entrar la administración de Juan Carlos Varela, en julio de 2014, se encontró con una demanda contra el Estado interpuesta por MiBus ante la Corte Internacional de Arbitraje de Francia, por violaciones al contrato.

La reacción del Gobierno fue airada: suspender conversaciones con MiBus.

Las reuniones se reanudaron el pasado 17 de julio, al darse a conocer que la empresa suspendía la demanda. Pero el gobierno volvió a suspender el diálogo días después, el 23 de julio, alegando que MiBus incumplió su compromiso de retirar su petición de arbitraje.

Subsanado formalmente ese punto, e instaladas las conversaciones, el 9 de octubre Henríquez anunció el acuerdo: MiBus se retirará del sistema y el Estado asumirá el servicio.

FALTA DECISIÓN

La salida de la empresa colombiana permitirá al Estado convertir a Metrobús en una empresa pública, aunque podría darlo en administración a uno o varios operadores privados. Esto aún está en evaluación, comunicó una fuente oficial.

Para el abogado de los usuarios, Víctor Martínez, se requiere que el ministro Sierra acelere las conversaciones, debido a que las personas están perjudicadas, lo que hace aumentar la presencia de los busitos pirata.

‘Falta una decisión urgente, porque cada día el servicio del metrobús es peor', dijo.

A principios del año pasado, Martínez presentó una demanda para que se disuelva el contrato 21-10 por no beneficiar a los pasajeros.

De acuerdo con los cálculos de algunos transportistas, el Estado deberá desembolsar entre $800 y $1,000 millones por la indemnización a la compañía.

Un grupo de operadores reclama $23 millones en concepto de liquidación e indemnización y otros $17 millones en salarios no pagados, aunque ayer los cálculos del Mitradel redujeron $6 millones a ese reclamo.

==========

Lenín vargas

‘ Nosotros queremos que nos paguen ese dinero de las horas extras antes, ya que ese dinero fue robado por la empresa',

DIRECTIVO DEL SINDICATO METROBÚS

==========

INDEMNIZACIÓN A OPERADORES

Los conductores tienen sus números al salir la empresa del país.

$23 millones es el monto que han cifrado los operadores para el pago de liquidación e indemnización al cierre comercial con la empresa.

4,256 es la cantidad completa de trabajadores del sindicato, que incluye a los asistentes de los patios, aseo y mantenimiento.