Temas Especiales

23 de May de 2022

Nacional

Más participación femenina en altos cargos públicos

Ayer se inauguró en Panamá el Programa para Mujeres Líderes Emergentes del Sector Público, donde funcionarias de diversos ministerios serán capacitadas para asumir puestos de liderazgo

Treinta funcionarias en cargos de gerencia media, que trabajan en los ministerios de Relaciones Exteriores, Economía y Finanzas, Gobierno, Desarrollo Agropecuario y Seguridad, serán capacitadas en temas de liderazgo, con el propósito de fortalecer la capacidad del sector público y promover la equidad de género.

La iniciativa, liderada en Panamá por la vicepresidenta y canciller Isabel de Saint Malo, es parte del programa internacional Líderes Emergentes del Sector Público del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en alianza con la Escuela de Negocios del INCAE. El mismo tiene una duración de seis meses y consta de tres módulos, incluido uno virtual.

‘Panamá está impulsando políticas públicas para lograr la igualdad de oportunidades para las mujeres, especialmente en puestos directivos, tanto en el sector público como privado, por lo que me enorgullece que formemos parte de esta iniciativa', señaló la vicepresidenta durante el lanzamiento del programa, el 24 de octubre.

Recordó que en Panamá, el 55% de los cargos de administración pública son ocupados por mujeres, el 29% de los ministerios son liderados por féminas y la participación femenina en la Asamblea Nacional es de apenas 18%. No obstante, las panameñas están entre los profesionales con mayor nivel educativo en el país, conformando el 63% de los egresados de universidades.

Líderes Emergentes del Sector Público nació en el BID, en 2013, cuando la institución estableció la meta de que, al menos, 40% de los puestos de nivel profesional superior del Banco fueran ocupados por mujeres. Panamá es el segundo país que ha solicitado el programa en Latinoamérica y el Caribe, luego de su implementación en República Dominicana, en julio de este año.

MUJERES CON POTENCIAL

Victoria Cárdenas Simons, jefa de la División de Liderazgo y Desarrollo del Empleado del BID y creadora del Programa, menciona que el objetivo del mismo ‘es visualizar, impulsar y fortalecer el potencial que tienen las mujeres en el sector público, y así promover una mayor participación femenina en la toma de decisiones que impactan el país'. Para ello, dice, les facilitan herramientas, ‘como mentoría y coaching , tanto individual y grupal, como presencial y virtual'.

Las féminas, fueron elegidas por el comité de selección del BIDe INCAE, entre 50 candidatas nominadas por los cinco ministerios participantes. ‘Hemos visto que hay ciertos ministerios donde la mayoría son hombres, y generalmente son donde se toman las decisiones más económicas. Entonces, los ministerios que se seleccionaron es donde hay menor representación de mujeres', subraya María Teresa Villanueva, especialista principal de género y diversidad del BID.

Los requisitos de selección eran tener al menos dos años de antigüedad en el sector público y un alto potencial para avanzar en posiciones de liderazgo. ‘Los criterios que tenemos son rigurosos, como ocurre con el programa de Washington, porque es importante que haya ese nivel', menciona Cárdenas, recalcando que la expectativa del BID es que haya un compromiso, por parte de los ministerios, de que se les sigan dando las oportunidades.

‘La clave del programa es que no solamente las mujeres tenemos que mejorar nuestras habilidades, sino que se ha comprometido a líderes masculinos como sponsors'

VICTORIA CÁRDENAS SIMONS,

CREADORA DEL PROGRAMA

MÁS QUE JUSTICIA SOCIAL

Contar con mujeres líderes no solo es algo positivo para ellas, sino que además conlleva beneficios económicos y sociales para el país.

‘El argumento más importante para que se incluya a la mujer es que económicamente estamos perdiendo', distingue Cárdenas. Ilustra que ‘hay un estudio de McKinsey, que salió en 2016, en el que se explica que al cerrar la brecha laboral entre hombres y mujeres para el 2025, el PIB percápita del mundo subiría en 26%; el de la región (América y El Caribe), aumentaría en 34% ‘.

Villanueva agrega que existe una mejor dinámica cuando hay grupos más diversos en el sector privado y público. ‘Hay estudios que demuestran que cuando las empresas tienen una fuerza laboral diversificada y mujeres en posiciones de liderazgo, la productividad sube, las condiciones laborales son más estables, los empleados se mantienen más en los trabajos', comenta.

Apunta que existen evidencias de que una mayor participación de mujeres en posiciones de decisión, conduce a mejores políticas públicas y a mejores servicios públicos, al reflejar las necesidades de diferentes grupos de la población.

‘Cuando las mujeres están participando en igualdad con los hombres en congresos, en decisiones legislativas, en ministerios, las decisiones de asignación de recursos presupuestarios son diferentes, porque las mujeres tenemos más inclinación hacia el sector social, la educación y la salud', expresa.

CERRAR LA BRECHA

Visibilizar a mujeres líderes en el sector público también inspira a más mujeres a participar activamente en la política y reduce prejuicios y estereotipos negativos.

Actualmente en América Latina y El Caribe solo el 25% de las posiciones de liderazgo están ocupadas por las mujeres, según Villanueva, quien opina que aunque en la región se han hecho muchos avances en el tema de igualdad de género, especialmente en los sectores de educación y salud, todavía falta un gran camino por recorrer.

‘Ahora tenemos más mujeres graduándose de universidades que hombres. El problema que tenemos es que este capital humano que se está graduando y que está siendo preparado, no está siendo absorbido por la fuerza laboral en la misma medida', insiste.

En Panamá, solo el 51% de las mujeres en condiciones de laborar está trabajando, frente al 78% de los hombres, según la especialista del BID.