Temas Especiales

05 de Dec de 2020

Nacional

Los retos de la provincia de Colón

Según las últimas cifras registradas en el INEC, al 2016 el aporte de la provincia fue de 13,605 millones.

Colón es la segunda provincia que más aporta al PIB del país. Esto se debe, entre otros, a la presencia de la Zona Libre de Colón, del Canal de Panamá y la actividad portuaria de Manzanillo International Terminal, Colon Container Terminal (Evergreen), Colon Ports Terminal, Panamá Port Company (Hutchinson Wampoa).

Pero a pesar del aporte y la importancia que tiene la provincia para el país, según el Observatorio de Seguridad Ciudadana de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (OSC), la provincia de Colón ocupa la séptima posición en el índice de seguridad ciudadana respecto a las demás provincias. Es decir, es una provincia donde la riqueza coexiste con la inseguridad y la desigualdad. Entre el 2013 y el 2016, más del 20% del PIB del país provienen de la provincia de Colón.

En el año 2016, el 26% del PIB del país lo aportó la provincia de Colón. Según las últimas cifras registradas en el INEC, al 2016 el aporte de la provincia fue de 13,605 millones. En la última década, Panamá realizó importantes esfuerzos para reducir los niveles de pobreza, desigualdad y exclusión por medio de programas de transferencias condicionadas.

Las políticas de protección social tuvieron impactos positivos en la reducción de la pobreza, pero no en el Índice de Desarrollo Humano (IDH). La pobreza general bajó 3.9 puntos porcentuales, mientras que la pobreza extrema varió de 4.9 en el año 2013 y 4.4 en el 2016, con una variación de 0.5 puntos porcentuales.

Es decir, la variación en la pobreza general fue más rápida que la variación en la pobreza extrema. La alta inversión en protección social, la reducción lenta de la pobreza general y extrema, la nula variación del índice de desarrollo humano muestra la dimensión de las brechas y privaciones que afectan a la población de la provincia de Colón.

Al mismo tiempo, plantea un sinnúmero de ajustes en los programas, servicios e intervenciones, para con ello organizar de una manera más eficiente el gasto social e incrementar el impacto de las intervenciones. En el corto plazo es necesario mejorar los niveles de gestión, aprovechamiento y coordinación de las intervenciones públicas; generar las oportunidades de desarrollo de capacidades humanas, desarrollar mecanismos para el monitoreo y seguimiento de las intervenciones económicas, educativas y sociales.

Es necesario trabajar en el fortalecimiento de las estructuras y sistemas institucionales en la provincia y una de esas formas puede ser a través de la descentralización de las funciones operativas y administrativas. Actualmente hay brechas sociales que a pesar de la inversión que existe, no hay avances significativos, pero eso no significa que todo está perdido, más bien, nos permite observar que hay que redefinir la forma de intervención.

El esquema de subsidio no brinda solución al problema, más bien hay que trabajar en la obligatoriedad a la asistencia escolar y universitaria con un seguimiento y monitoreo continuo, con fomento de plazas de empleo permanentes, con una dinámica de salud completa y con acceso a todos los puntos geográficos de la provincia. Es importante contar con un sistema y/u observatorio de indicadores básicos de salud, trabajo y educación. Actualmente no se cuenta con toda la información actualizada, es bueno manejar datos de inversión y gastos por provincia según sector (salud, trabajo, educación, social u otros). La actualización de datos debe ser semestral para poder tomar acciones y conocer si las intervenciones que se dan, se están desarrollando y están brindando los resultados esperados.

La Provincia se encuentra en un momento único, la mayoría de los esfuerzos financieros e intervenciones sociales se encuentran enfocados en ella, es apropiado aprovechar la coyuntura para lograr una mayor participación por parte de la población, de las universidades, de las instituciones, como de las autoridades para lograr avances en las políticas públicas diseñadas y que su intervención sea más incluyente y sostenible.