Panamá,25º

05 de Dec de 2019

Nacional

Juez sobresee al padre David Cosca

El sacerdote David Cosca, de 71 años de edad, fue sobreseído definitivamente de los cargos de encubrimiento en el caso del homicidio de Eduardo Calderón, un hecho ocurrido el 7 de julio de 2018 en un hotel de la capital, por el que fue condenado Hidadis Saavedra a 20 años de prisión.

El sacerdote David Cosca, de 71 años de edad, fue sobreseído definitivamente de los cargos de encubrimiento en el caso del homicidio de Eduardo Calderón, un hecho ocurrido el 7 de julio de 2018 en un hotel de la capital, por el que fue condenado Hidadis Saavedra a 20 años de prisión.

David Cosca, sacerdote.E. Marciscano | La Estrella de Panamá

En una audiencia intermedia realizada ayer en la sede del Sistema Penal Acusatorio (SPA), en Plaza Ágora, un juez de garantías dictó el sobreseimiento del caso solicitado por el Ministerio Público, quien no encontró los suficientes elementos para continuar a la siguiente fase del proceso.

Dayra Botello, de la sección de investigación, explicó que en cuatro meses no se encontraron elementos para concretar una audiencia oral contra el sacerdote.

“El Ministerio Público de manera responsable y objetiva, como todo operador de justicia, procedió a presentar un sobreseimiento a favor del imputado”, dijo.

Botello agregó que la decisión se fundamenta “en que si bien es cierto en un primer momento hubo los elementos para formular una imputación, posteriormente se realizaron otras investigaciones testimoniales y documentales, las cuales nos permitieron vislumbrar la fortaleza que se pudiera tener para acusar, en ese sentido sustentamos las razones por las cuales se decidió no acusar sino sobreseer y no pasar a juicio”.

“El Ministerio Público procedió a presentar un sobreseimiento a favor del señor imputado David Cosca”,

DAYRA BOTELLO
FISCAL DEL MINISTERIO PÚBLICO

Al ingresar a las oficinas del SPA, Cosca dejó entrever que los medios lo habían calumniado, pero que no guardaba rencor, que no presentaría demandas porque “Dios es amor”.

A la salida de la diligencia judicial, el religioso aseguró tener la conciencia tranquila y la intención de regresar a la Iglesia para servir con humildad a los panameños. “¡Venció Dios!”, agregó.

“La noticia es maravillosa de que fui sobreseído, que no tengo nada que ver, pero hay otra cosa más bonita, que el hermano de la víctima, el hermano del occiso, me mandó a decir que me quiere mucho, yo siempre los he querido a todos, nunca he tenido nada en contra de nadie, señores, Dios venció”, concluyó Cosca.

En la audiencia estuvo un miembro de la Iglesia que dijo que ahora le correspondía ponderar los resultados de la investigación contra el sacerdote.

A la audiencia también asistieron un grupo de mujeres que daban apoyo moral y religioso al sacerdote en medio de la audiencia.

A la salida del recinto judicial donde se celebró la audiencia, una de estas mujeres agredió a una periodista que le daba cobertura al evento. “Váyanse al infierno”, les dijo a los comunicadores. Al mismo tiempo, otras levantaban su voz para pedir paz y anunciar victoria.

El homicidio de Calderón fue uno de los hechos de sangre más divulgados después de que se mencionara a un miembro de la iglesia en las investigaciones. La información que trascendió a los medios es que Calderón fue encontrado sangrando en uno de los pasillos del hotel, por lo que fue trasladado al Hospital Santo Tomás, donde falleció. Y, se mencionó que el sacerdote estuvo en la habitación donde supuestamente se dio el homicidio de Calderón.

En septiembre de 2018 se le separó al sacerdote de la iglesia de la Divina Misericordia. Y, casi un año después, se le imputó cargos.

Horas antes, el arzobispo de Panamá, monseñor José Domingo Ulloa, manifestó que Cosca no estaba suspendido como sacerdote, sino solamente para celebrar oficios religiosos de forma pública y que, de salir todo bien en las investigaciones, él seguirá ejerciendo sus funciones regulares.