Temas Especiales

12 de Jul de 2020

Nacional

Las frases machistas y misóginas que ya no pasan como "normales"

En vísperas del 8 de marzo analizamos algunas frases difundidas en redes sociales calificadas de machistas y que normalizan la violencia contra la mujer

activistas contra el machismo
.EFE

Tras la polémica suscitada por el programa La Cáscara durante las fiestas del carnaval 2020, en el que un presentador del show se burló de una mujer con expresiones calificadas de machista y misóginas, hecho repudiado en redes sociales y que incluso llevó a generar reacciones del gobierno; resurgió el debate sobre la normalización de ideas o frases que según especialistas en el temas de género tratan de esconder una violencia sistemática contra las mujeres.

En la víspera del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, repasamos y analizamos algunas de las frases machistas y misóginas más difundidas en la sociedad.

“Ahora todo es machismo, ya no se puede hacer un chiste”

Ante frases como esta no es una cuestión de falta de sentido del humor, explica la socióloga y activista feminista Juana Camargo, sino de que la sociedad ha cambiado.

“Cuando se cataloga machista algo es porque tiene una connotación en esencia misógina, desmejoran el autoestima y degradan a la persona. Hoy es impensado decir ‘en pelea de marido y mujer nadie se mete’ (…) antes las mujeres estábamos sometidas a una cultura de la violencia, de pensar que los hombres son dueños de las mujeres. La sociedad ha evolucionado y ya no tolera igual eso”, reflexiona Camargo.

“Ni machismo ni feminismo, no me gustan los extremos”

Una de las ideas más comunes tiene que ver con el comparar feminismo con machismo como si fueran polos opuesto de lo mismo, un error no solo conceptual sino también ligado a los sectores que cuestionan las reivindicaciones de las mujeres por sus derechos.

“Es absurdo esa comparación, no tiene nada que ver una cosa con la otra. El feminismo plantea la igualdad entre hombres y mujeres, es decir, que no haya ninguna diferencia de oportunidades y derechos entre ambos. El machismo, en cambio, es una lógica jerárquica de los hombres sobre las mujeres, de subordinación. El feminismo es una corriente que impulsa los derechos universales tanto de hombres como de mujeres”, apunta Camargo.

“Ella también tiene que respetarse, se viste así y luego se quejan cuando les pasa algo”

Con el hashtag #PolicíaMisógina cibernautas respondieron a la Policía Nacional cuando intentaron regular la vestimenta de las mujeres en los carnavales pasados, buscando fiscalizar “vestimentas sugerentes” que según las autoridades podría generar “problemas”. Tras el rechazo la PN reculó con la propuesta yresurgió el debate sobre la responsabilización de las mujeres por cómo se visten o donde estaban.

“Tus ropas no tienen nada que ver con que provoques o no un abuso de un hombre. Entonces la ancianas violadas en su casa o una bebé de un año ¿También es su culpa por como vestían o donde estaban?, es una forma de culpar a las víctimas. No señalas que el problema está en los hombres que violan, no cómo viste una mujer”. señala Camargo y agrega “el problema es la cultura patriarcal que asume a las mujeres como objetos utilizables o de control”.

“Las mujeres también pegan y asesinan, la violencia no tiene género”

Para la psicóloga y activista también feminista, Priscila Vásquez, esta forma de pesar lo que pretende es esconder la realidad de violencia descarnada contra las mujeres.

“Las estadísticas demuestran que el porcentaje de mujeres asesinadas, en la mayoría de los casos los victimarios son hombres, nos matan por nuestra condición de mujer. Y esa violencia no termina allí, luego el tratamiento de algunos medios, por ejemplo, hablan de ‘la mató por celos’ (…) es una forma de justificación y normalizar la violencia y esconder las denuncias”, señala Vásquez.

De acuerdo a cifras de la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (Cepal) en la región fueron asesinadas 3,500 mujeres en la modalidad de femicidio, lo que representa la muerte de una mujer cada dos horas. América es el continente más mortal para ser mujer después de África.

En Panamá para el mes de enero de este año ya se había registrado nueve femicidios según el Ministerio Público.

“Todas las mujeres nacieron para ser mamá”

Otra de las frases tiene que ver con el rol que supuestamente debe asumir las mujeres con la maternidad, como el único y prioritario en la vida de estas ante la sociedad, menospreciando o minusvalorando otro tipo de roles en lo laboral, social o político, espacios al final dominados por hombres.

“Es una idea que relegar el papel de las mujeres a una función meramente reproductiva, plantea la maternidad como su único objetivo en la sociedad negando todo lo demás”, subraya Vásquez que considera que la maternidad debe ser una decisión de la mujer y no una imposición de la sociedad.

Datos de Naciones Unidas estiman que las mujeres en el mundo ganan 23% menos ingresos que los hombres pese a realizar los mismos trabajos. Este mismo organismo indica que para el 2019 solo 20.7% de los cargos ministeriales en gobiernos del mundo eran ocupados por mujeres, el 79.3% es controlado por varones.

En Panamá de los 71 escaños en la Asamblea Nacional solo 14 los ostentan mujeres, según cifras del Foro Nacional de Mujeres de Partidos Políticos.

El “no” de una mujer significa: “ruégame un poco más”

Pese a lo explicito y claro de una palabra casi universal como es “no”, que expresa un rechazo, ciertos hombres consideran que esta negación no les debe detener ante una mujer. Para Aleyda Teherán, trabajadora social y profesora de la Universidad de Panamá, históricamente se ha creído que a las mujeres les gusta que las fuercen a aceptar o hacer cosas: va desde un “piropo” hasta un abuso sexual.

“Dentro del machismo los hombres en términos generales se siente con derecho a todo, es lo que ha llevado a construir esas frases entre comillas culturales o tradicionales, que han ido desfigurando el derecho de las mujeres. No es que quieren que les ruguen más, es que NO y punto”, explicó.

“Yo no soy machista porqué no golpeo a ninguna mujer”

También es común en rede sociales ligar únicamente el machismo a su versión más extrema, el femicidio, pero como señala Teherán los golpes no son la única vía para hacer daño a una mujer.

“Obvio que las agresiones físicas no son la única forma de machismo, hay expresiones idiomáticas y tratamientos en el trabajo, la política o el hogar que expresar la supremacía masculina (…) también los mensajes psicológicos o intimidantes, responden a lo mismo”, apunta Teherán.

Incluso los piropos, subraya Teherán, está permeando esa cultura de agresión: “muchos lo consideran normal poder dirigirse a las mujeres con frases soeces o aquellas del ‘machismo galante’, en ambos casos sienten que es un derecho (…) luego se extrañan cuando una mujer reacciona frente a esto”, señala la docente.