Temas Especiales

07 de Jun de 2020

Nacional

¿Es efectiva una ley seca indefinida en medio de una cuarentena?

Entre las medidas adoptadas por el Gobierno por la crisis sanitaria está la prohibición de la venta y consumo del licor. La medida ha generado un mercado negro y no es vista como efectiva para contrarrestar la pandemia

¿Es efectiva una ley seca indefinida en medio de una cuarentena?

“Debe levantarse antes de la culminación de la cuarentena, pero puede ser de manera limitada”

Diego Morales.
Abogado

 Fue asesor legal de la Autoridad Nacional del Ambiente, ahora MiAmbiente, y de la Autoridad Nacional para la Innovación Gubernamental. Posee una maestría en derecho de telecomunicaciones y tecnología de la información.

¿Considera que se justifica la ley seca durante la cuarentena por la crisis sanitaria?

La ley seca no ha tenido efecto durante la cuarentena, en vista de que no ha logrado limitar el consumo de lico; por el contrario, ha creado un mercado paralelo ilegal para la compra y venta de licor clandestino, que no necesariamente debe cumplir con las normas de seguridad y salubridad exigidas por la ley.

El ministro de Seguridad, Juan Manuel Pino, para defender la medida ha dicho, entre otras cosas, que esta prohibición ha ayudado a disminuir la violencia doméstica. ¿Usted considera que ambos puntos están relacionados?

Si bien es cierto que la prohibición de la venta de licor puede ser un factor contribuyente en la disminución registrada, igualmente podría atribuírsele a un día sin trabajo ni mayores menesteres, ya que ambos son valores que se deben tomar en consideración al razonar la disminución de casos. Y, nuevamente, la prohibición de venta de licor no necesariamente implica la disminución de consumo, ya que, como hemos expuesto, existe un mercado negro para el licor, en este momento.

Panamá es el único, por lo menos de la región, que adoptó una ley seca durante la cuarentena. A su juicio, ¿a qué obedece que el Gobierno haya decretado la medida?

A nuestro criterio, es una medida que podría ser eficaz, pero a corto plazo, siendo aplicada en Panamá y muchos países del mundo para contrarrestar posibles actuaciones violentas durante tiempos de gran exaltación, como lo serían las elecciones de un país. Sin embargo, a largo plazo, son mal previstas. Debería realizarse una verificación y limitación de expendio de licor, a través de un mecanismo electrónico, por ejemplo una app, que permita hacer un enlace con el sistema de verificación de la cédula de identidad personal del Tribunal Electoral, con una base de datos generada por la propia app y con la base de datos del historial policivo de la Dirección de Investigación Judicial de la Policía Nacional, realizando dos preguntas secuenciales: ¿si ya ha comprado licor ese día y qué cantidad? y ¿si tiene historial de violencia doméstica? El Ejecutivo puede determinar, para las medidas de esta cuarentena, una limitación de venta de licor, verificable en esta app, al igual que limitando su venta si tiene un historial de violencia doméstica o hasta puede limitarse si tiene un historial de violencia, dando un parámetro binario: “Se le puede vender” o “No se le puede vender”. La medida no solo prohíbe la venta, sino el consumo

¿Considera la medida excesiva?

Como ya expusimos, pensamos que era una medida válida para un período de tiempo limitado, dígase un fin de semana o quizás una semana, pero yendo a más de un mes desde su declaración, existen muchos que están afectados económicamente por la prohibición de venta, incluyendo al mismo Estado, al no poder realizar el recaudo de tributos por su venta.

¿A su juicio la medida debe ser levantada al final de la cuarentena o antes?

Como exponemos anteriormente, debe levantarse antes de la culminación de la cuarentena, pero puede ser de manera limitada, una venta de un expendio limitado diario o semanal, que sea verificable por su cuenta de cédula, tal como se había planteado la posibilidad del Panamá Solidario, y con limitación, además, para las personas con historial policivo de violencia. Igualmente deben imponerse sanciones fuertes a aquellas personas que hagan la venta y compren el producto sin que se realice la verificación pertinente o quien incumpla con la verificación.

“Parece una medida un poco escuálida y superficial para atender un problema social tan profundo como la violencia doméstica”

José Luis Paniza. 
Universitario
 
Es estudiante de derecho y ciencias políticas de la Universidad Santa María la Antigua (Usma) y vicepresidente de la Asociación Panameña de Debate (Aspade). Es activista social.

¿Considera que se justifica la ley seca durante la cuarentena por la crisis sanitaria?

A pesar de los efectos económicos, y de la incomodidad que genera para algunos, yo me ubicaba dentro del grupo –probablemente minoritario– que consideraba que, si el objetivo era hacerle frente a la grave situación de violencia doméstica que viven muchas familias panameñas (más de 3,000 denuncias entre enero y febrero de este año), la llamada “ley seca” podría estar justificada mientras dure la cuarentena. El posible bienestar de los niños, niñas, y mujeres, para mí valdría la pena. Claro, si la medida funcionara. Pero luego de ver las imágenes que han estado circulando en redes de lo que parece ser un “mercado negro” de venta de licor, todo parece indicar que la medida no está funcionando.

El ministro de Seguridad, Juan Manuel Pino, para defender la medida ha dicho, entre otras cosas, que esta prohibición ha ayudado a disminuir la violencia doméstica. ¿Usted considera que ambos puntos están relacionados?

Bueno, lo primero es que no estoy seguro de que, en efecto, los casos de violencia doméstica hayan disminuido desde que fue decretada la ley seca. No hay ninguna evidencia de eso en las estadísticas que publica mensualmente el Ministerio Público, habría que preguntarle al ministro de Seguridad de dónde sacó esa información, porque el último reporte del Ministerio Público es del mes de febrero. No se ha publicado el de marzo. No quiero pensar que el ministro Pino hizo esa afirmación al azar, pero tengo mis dudas. Por otro lado, creo que, aunque es innegable que el alcohol es un estimulante para la violencia, y que todo caso que se pueda prevenir es valioso, una ley seca parece una medida un poco escuálida y superficial para atender un problema social tan profundo, como la violencia doméstica.

Panamá es el único, por lo menos de la región, que adoptó una ley seca durante la cuarentena. A su juicio, ¿a qué obedece que el Gobierno haya decretado la medida?

Estaría especulando si te digo por qué el Gobierno tomó esa decisión, pero a juzgar por el comportamiento que han tenido algunos de los altos cargos de los estamentos de seguridad, en el pasado reciente, honestamente me cuesta mucho creer que sea por un tema de sensibilización con la situación de violencia hacia las mujeres como parece sugerir el ministro. Nuestros estamentos de seguridad, como institución, tienen que trabajar mucho en ese aspecto. La medida no solo prohíbe la venta, sino el consumo.

¿Considera la medida excesiva?

No lo describiría tanto como un exceso, pues considerando la situación actual, es natural que se tomen medidas que en otras condiciones si podrían ser consideradas como excesos, ejemplo, la cuarentena. El problema con prohibir el consumo es que el Estado no tiene la capacidad de hacer que esa norma sea respetada por todo el mundo. ¿Acaso creen que van a evitar que una persona que tiene una botella de vino en casa se tome una copa para acompañar la comida? Es completamente absurdo.

¿A su juicio la medida debe ser levantada al final de la cuarentena o antes?

El rápido surgimiento del mercado negro de licor nos hace pensar que quizás es momento de revisarla. Pero eso no significa que no se pueda hacer nada contra el delito de violencia doméstica. Si de verdad existe voluntad para atender este profundo problema, que está afectando al núcleo de nuestra sociedad, que es la familia, es necesario implementar políticas públicas serias en esa dirección. Fortalecer al Instituto Nacional de la mujer, y dotar a la institución de un presupuesto acorde con su importancia, que le permita trabajar en óptimas condiciones, y ejecutar más y mejores proyectos podría ser el camino.