Temas Especiales

04 de Dec de 2020

Nacional

FDA considera poco probable eficacia de la hidroxicloroquina para tratar la Covid 19

La agencia estadounidense respondió una solicitud del médico panameño John E. Mackinnon sobre una solicitud para autorizar el uso del fármaco para prevenir y tratar el virus

Uno de los grandes debates que han surgido durante la pandemia son los fármacos para tratar y curar la enfermedad causada por el coronavirus. Uno de los medicamentos que se está estudiando es hidroxicloroquina, aprobado desde hace décadas para tratar la malaria, pero que también es utilizado para tratar enfermedades autoinmunes como artritis, reumatoide y lupus. Pero hasta el momento no existe evidencia que demuestre su utilidad para prevenir, tratar o reducir la severidad del Sars CoV-2.

Hasta la fecha, no hay vacunas o medicamentos específicos contra la COVID-19.Archivo | La Estrella de Panamá

En Panamá, el uso del medicamento para prevenir la enfermedad ha encendido el debate. El ministro de Salud, Luis Sucre, dijo que no había por qué temerle a la hidroxicloroquina e ivermectina como tratamientos para pacientes con covid-19. El fármaco está incluido dentro del kit de medicamentos contra el coronavirus.

“Panamá se va mantener utilizando estos medicamentos para pacientes que los tengan a bien…”, agregó el titular de la cartera de Salud, el 2 de octubre de 2020.

Las autoridades de salud atribuyen el descenso de las defunciones a la administración del fármaco y/o Azitromicina.

La hidroxicloroquina fue suspendida el pasado 27 de mayo de 2020 debido a una observación científica que recibió la revista Lancet. El 13 de julio por instrucción del ministro, la Dirección General de Salud Pública autorizó retomar el uso de los medicamentos. Entre el 25 y el 31 de julio de 2020 se registraron 171 muertos, mientras que en la última semana de agosto hubo 73.

Daniel Pichel, cardiólogo y docente de la Universidad de Panamá, dijo que no se ha hecho un estudio controlado que demuestre que la baja en las muertes es consecuencia del medicamento.

El especialista explicó que la postura de las autoridades está basada en las fechas y curvas. “Es una coincidencia en el tiempo…. Pero, si no se hace un estudio que solo analice el medicamento y, excluya del análisis todas las otras, no pasa de ser una opinión”, aseguró el cardiólogo.

Pichel aseguró que las sociedades médicas más serias del mundo han unificado los criterios y concluido que no hay justificación para usarlo.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS), por su parte, advirtió de que el uso indiscriminado de la medicina y sin supervisión médica puede causar efectos adversos. En otras ocasiones, la organización ha pedido prevenir la automedicación porque puede tener efectos adversos.

“Si un medicamento no muestra que tiene un efecto positivo, pero al mismo tiempo tiene potenciales efectos secundarios peligrosos, la conclusión es que no se debe usar”,
DANIEL PICHEL
CARDIÓLOGO Y DOCENTE

En agosto pasado, la FDA, que es la agencia responsable de la regulación de alimentos, medicamentos, cosméticos, aparatos médicos, productos biológicos y derivados sanguíneos, respondió de manera contundente a una solicitud del médico panameño John E. Mackinnon, del Hospital Henry Ford Center, de autorizar el uso profiláctico del medicamento para combatir las infecciones de la covid-19.

“Hemos revisado toda la información disponible incluidos los estudios a los que ha hecho referencia y nos negamos a emitir autorización para que la hidroxicioroquina sea utilizada para la prevención de enfermedades y el tratamiento de las infecciones tempranas por covid 19”, cita la misiva.

La agencia encargada de proteger la salud pública advirtió que la solicitud no tiene fundamento científico. En base a la información científica disponible, la FDA concluyó que es poco probable que el medicamento sea eficaz para el tratamiento de la covid-19.

La hidroxicloroquina se ha usado por décadas y se conoce que su uso puede generar efectos secundarios a nivel cardíaco y oftalmológico, entre otros, puede alterar la actividad eléctrica de las células y aumenta el riesgo de las arritmias, aunque su uso en dosis bajas y por corto tiempo deberían ser menos tóxicas.

“Los pacientes con covid-19 tienen inflamación del corazón (miocarditis) por efecto del virus y eso los hace más propensos de arritmias. No es lo mismo dárselo (hidroxicloroquina) a un paciente con malaria que con miocarditis viral”, indicó Pichel.

La hidroxicloroquina ha sido considerada un posible tratamiento contra el coronavirus basado en un estudio que publicó un grupo de investigadores en Francia. Pero después se determinó que el estudio tenía una serie errores en la metodología. Desde entonces los estudios no han mostrado beneficios.

“En medicina, hay que entender que la prioridad es que uno no le haga daño a los pacientes. Si un medicamento no muestra que tiene un efecto positivo, pero al mismo tiempo tiene potenciales efectos secundarios peligrosos, la conclusión es que no se debe usar, a menos que sea dentro de un protocolo estricto de investigación, donde el paciente sepa los riesgos que existen en el uso del medicamento”, concluyó Pichel.