Temas Especiales

05 de Dec de 2020

Nacional

'Pido disculpas al país, pero no renuncio': Miranda

El director de la Policía, Jorge Miranda, reconoció el uso de fuerza contra el periodista Juan Cajar, y manifestó que retirará los cargos en su contra

Juan Cajar, periodista de 'La Estrella de Panamá' (Izq.), y Jorge Miranda, director de la Policía Nacional.A. Saltiel | La Estrella de Panamá

El director de la Policía Nacional, Jorge Miranda, pidió disculpas al país y al diario La Estrella de Panamá por la detención de uno de sus colaboradores, Juan Cajar, mientras cubría la tarde del pasado jueves una manifestación en los predios de la Asamblea Nacional.

Miranda realizó una visita al diario en horas de la tarde de este viernes, donde fue atendido por los directivos Gerardo Berroa y Eduardo Quirós, director del diario y presidente del Grupo Editorial El Siglo y La Estrella de Panamá, respectivamente. Los mencionados estaban acompañados del defensor del Pueblo, Eduardo Leblanc, quien ya se encontraba en las instalaciones del periódico escuchando el relato que narraba Cajar sobre la cronología de su detención.

“Yo, en nombre de la institución, ofrezco disculpas por lo mal que pudimos haber actuado en un momento difícil. Porque también hay una realidad, cuando emprenden una acción, los policías toman decisiones al calor del momento y a lo mejor ya es difícil parar y después hay una consecuencia”, se lamentó el uniformado.

Quirós recibió las disculpas, no sin antes recordar a Miranda que la situación desafortunada pudo haberse aclarado esa misma noche si se hubiera actuado con mayor ponderación, tomando en cuenta que no ha cambiado en nada la información. No obstante, el periodista estuvo por más de cuatro horas en el cuartel después de haber sido conducido.

Como segundo punto, Quirós dejó consignada la necesidad de intensificar la capacitación de los uniformados en materia de derechos humanos, y la forma en que se atienden las protestas pacíficas en el país.

Berroa fue más allá. Reclamó a Miranda que en el transcurso de los hechos ambos sostuvieron tres conversaciones, información que Berroa compartía con el Ejecutivo de donde enviaron a dos emisarios con la orden de liberar a Cajar mientras estaba en el cuartel, pero Miranda no accedió. “Entonces –inquirió Berroa– yo no sé si usted en ese aras de razonamiento y de hidalguía, le ha presentado su renuncia al mandatario Laurentino Cortizo, o simplemente ha puesto su cargo a disposición como tal. No puede ser que Ancón mande más que San Felipe. Yo eso no lo puedo tolerar”, reclamó el director de La Estrella de Panamá.

Berroa sostuvo en entrevistas previas que Miranda “incurrió en una insubordinación al violar una orden presidencial, de la autoridad civil”.

“Es una realidad que en Ancón no se manda más que en San Felipe, nuestro jefe es el presidente”, respondió el director de la Policía. Enseguida intentó justificar por qué el incidente se prolongó por más de cuatro horas: “cuando se estaban dando las circunstancias hubo diferentes puntos de acción probable, y todos se fueron valorando. Las personas que venían de Presidencia tenían un criterio en cuanto al manejo, al final del camino seguimos el criterio que señalaban los asesores legales de la institución porque ellos son los que resguardan a la institución, y la institución resguarda el Estado, al país y al presidente”.

A continuación, Miranda admitió que se podía haber llegado a una conciliación entre ambas posiciones, sin embargo, el interés de la Policía se centró en cumplir con un procedimiento y contar con la documentación necesaria en caso de que cualquier otra instancia que posteriormente solicite un reporte de lo ocurrido tuviera los elementos concretos.

Juan Cajar acudió a la Casa de Paz acompañado de Orestes Arenas, abogado de la Universidad de Panamá.A. Saltiel | La Estrella de Panamá

Cajar se concentró en un reclamo a pesar de que se sentía lleno de inquietudes. Cuestionó a Miranda la razón por la que la institución emitió un comunicado oficial en el que se plasmaba que carecía del carné que lo identificaba como periodista de La Estrella de Panamá cuando no fue así, y las escenas captadas en video lo dejan muy claro.

“Ni siquiera un supuesto, era falso lo que presentaron, y nos preguntamos, se plantea como si fuera un error humano, pero no es así. Hay un problema estructural de docencia y trabajo en derechos humanos en la Policía”, sostuvo Cajar.

El periodista, quien portaba el carné de prensa del diario durante la manifestación, fue sometido a la fuerza por tres agentes policiales, conducido a una subestación policial, luego al hospital Santo Tomás para una revisión médica y posteriormente a la Casa de Paz de Calidonia donde se entrevistó con un juez de paz quien trasladó el caso, por asuntos administrativos, a la Casa de Paz de Bella Vista por supuestamente violar el orden público.

Este viernes a primera hora, Cajar, quien también es profesor de la Universidad de Panamá, se presentó en la Casa de Paz mencionada, acompañado de un abogado proporcionado por la casa universitaria. También compareció la contraparte legal de la Policía Nacional, pero la audiencia no se realizó porque la juez Nelva Castrellón se encontraba en una cita médica y la pospuso para este lunes 2 de noviembre a las 9:00 de la mañana.

Eso fue lo que alteró los ánimos en la reunión entre los directivos del diario y el director de la Policía Nacional. La intención de continuar con la audiencia mientras Miranda aseguraba a los presentes que no presentaría cargos contra el periodista, luego de solidarizarse con la profesión, la libertad de prensa e información.

“El lunes le comunicaremos a la autoridad que llegamos a una conciliación y no debe pasar más nada”, aseveró Miranda. Lo que generó un cruce de palabras con los directivos y el periodista, quienes alegaban que no había razón para realizar dicha audiencia cuando no existían cargos contra el comunicador.

No obstante, Miranda insistió en que debe completar el proceso ya que los agentes, al haber ejercido la fuerza en su contra, se requiere de un protocolo a seguir como parte de las acciones para proteger a la institución en caso de futuros posibles procesos en perjuicio de la entidad. Reiteró: “No hay cargos. En este momento hay dos posiciones, la de los informes policiales y la que dio Cajar el jueves en la noche ante un juez de paz que trasladó el caso ante otro juez de paz”.

Miranda se comprometió a que el equipo legal de la institución se presentará a primera hora del lunes para notificar al juez que no hay nada en contra de Cajar, y no se celebre la audiencia”.

El defensor del Pueblo sugirió que el lunes se presente un desistimiento por parte de la Policía sobre cualquier cargo que se le haya endilgado al periodista. “Reconocemos que no es la mayoría de los agentes policiales quienes cometen errores. En este caso es importante reconocer el error, pero también que a primera hora sus abogados acudan para que el periodista (Cajar) no tenga que ir al juez de paz, y después este decidirá si toma nuevas medidas”, recomendó Leblanc.

El Consejo Nacional de Periodistas, el Fórum de Periodistas y la Asociación Panameña de Radiodifusión emitieron un comunicado conjunto reprochando la contraorden del director ante la petición del Ejecutivo sobre liberar al editor del diario y pidieron que la actuación de Miranda “no pase desapercibida”.

De igual forma, organizaciones en defensa de los derechos humanos y la libertad de expresión internacionales se solidarizaron a favor de la libertad de expresión y el ejercicio de la profesión en Panamá. José Miguel Vivanco, de Human Rights Watch, repudió la actuación policial. “Lamentablemente la reacción inicial de la Policía Nacional y el Ministerio de Seguridad, en vez de investigar los abusos contra Juan Cajar, intentaron encubrirlos diciendo que los policías no sabían que era periodista, cuando hay una multitud de videos y fotos donde Cajar se identifica y muestra su carné de prensa. Reconocemos el paso dado por la Policía al pedir disculpas públicas por la detención arbitraria de Cajar. Pero pedir disculpas no es suficiente. El Minseg debe garantizar que los responsables de estos abusos sean adecuadamente sancionados, y suspender inmediatamente el proceso judicial contra Cajar”, apunta la organización.