20 de Oct de 2021

Nacional

ONU: 'La educación es uno de los elementos que requiere de la presencialidad'

Organismos internacionales destacan la importancia del retorno presencial a clases de niños y adolescentes. La encuesta destaca los desafíos del aprendizaje virtual en las comarcas

ONU: 'La educación es uno de los elementos que requiere de la presencialidad'
La ministra de Educación, Maruja Gorday, confirmó el 19 de agosto que al corte del 31 de julio alrededor de 1,200 escuelas están abiertas.Archivo | La Estrella de Panamá

Los organismos de Naciones Unidas (ONU) que van en defensa de los niños y adolescentes, y de la educación, reconocen y aplauden la decisión del Ministerio de Educación (Meduca) de acelerar el retorno gradual a clases presenciales en Panamá.

La información surgió durante la mesa redonda titulada “La brecha educativa en Panamá”, en el contexto de la Feria Internacional del Libro (FIL 2021), en la que participaron expertos que forman parte de organizaciones internacionales, fundaciones y Meduca.

Cristian Munduate, coordinadora residente de la ONU en Panamá, reconoce que “la educación es uno de los elementos que requiere de la presencialidad”, en alusión a la necesidad de los alumnos de retornar a las aulas de clases.

“Los niños realmente necesitan que no los dejemos atrás, que no les cortemos las alas”, destacó Munduate, al confirmar las falencias que representa la educación virtual o a distancia, para el sistema educativo, que se esta bleció en Panamá y el mundo tras la declaración de emergencia nacional provocada por la pandemia de la covid-19.

“Les está costando las oportunidades de desarrollo ahora o en el futuro y esto ha exacerbado más las brechas”, indicó la funcionaria del organismo internacional al tiempo que advirtió que de seguir retrasando el retorno a clases “tenemos que pensar en la gran cantidad de problemas que se nos vienen en el futuro”, agregó.

Describió las diferencias que han provocado las clases virtuales al destacar que hay familias en zonas urbanas, donde un estudiante tiene la facilidad de dar sus clases virtuales con internet y en computadora, mientras que hay familias en áreas apartadas donde tres estudiantes tienen que compartir un teléfono celular.

“Estos niños hay que localizarlos y darles esta oportunidad. Hoy más que nunca Panamá tiene que garantizar la educación y tiene que convertirla en un elemento central de la respuesta y la recuperación de la pandemia”, indicó.

Una encuesta de hogares del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) revela que la cantidad de estudiantes que se mantienen conectados en la educación a distancia durante este año lectivo 2021 es mayor que el año anterior, lo que representa un esfuerzo de las autoridades.

Francisco Trejos, de la Unicef, señaló que pese a los resultados alentadores de la reducción en la deserción escolar en tiempos de pandemia, todavía hay territorios –especialmente en la comarca– que en términos de conectividad “nos resulta muy preocupante”..

Destaca el funcionario de Unicef que cuando analizaron la situación, según el contexto socioeconómico, es cuando comenzaron a ver las brechas: “para los hogares con mayores recursos los estudiantes en un 87% tienen acceso a plataformas virtuales que permiten mayor interacción con sus docentes, pero en los hogares con menores ingresos lo hacen a través de Whatsaap y la mitad de ellos solo cuentan con un celular para toda la familia”, expuso.

La lectura que dan las cifras de las encuestas de hogares revelan que el problema de la educación a distancia se enfoca mayormente en las comarcas, donde las familias manifiestan que no tienen suficiente señal, porque presentan debilidades estructurales donde inclusive ni siquiera hay agua potable o luz eléctrica.

A juicio de Trejos, en esta región ha sido muy difícil estudiar, por lo costoso de obtener señal y adquirir equipos. Sin embargo, reconoce que a nivel nacional también es necesaria la educación presencial, porque “los estudiantes sienten que les ha tocado aprender solos. Los estudiantes extrañan las aulas, extrañan a los docentes”, agregó.

Trejos explica que la encuesta recoge las inquietudes de los estudiantes que señalan que no están aprendiendo lo suficiente desde las casas, porque van más lento, y aseguran que el proceso virtual es más difícil. “La virtualidad genera mucha fatiga, aburrimiento y sobrecarga”, destaca.

La encuesta también midió el número de horas que dedican a la educación. Un estudiante puede estar entre 6 y 8 horas en la escuela, pero lo que nos revela esta encuesta es que en las escuelas públicas un 48% de los estudiantes no puede lograr esta meta, mientras que en las escuelas privadas baja a un 13%. “Se están perdiendo horas de clases”, agregó el funcionario.

El Banco Mundial estima que en estos momentos podemos estar hablando de una pérdida de dos años de escolaridad.

Otro de los aspectos que fueron medidos en la encuesta es la calidad educativa, si los docentes realmente están resolviendo las dudas de los estudiantes.

“Vemos con preocupación que en solo el 43% de los hogares se manifiesta que se están resolviendo todas las dudas”, dijo Trejos.

Romina Kasman, especialista de educación de la Unesco, consideró que la pandemia ha provocado el quiebre de la experiencia colectiva del aprendizaje, esto quiere decir que en las escuelas nos encontramos todos en un mismo lugar, “donde todos éramos realmente iguales y teníamos las mismas oportunidades y los mismos espacios, y esa cultura de encuentro, de la convivencia, que además salía del aula y se presentaba a la comunidad, se ha perdido o se ha quebrado”, añadió.

Una de las voces de los organismos nacionales que abogan por un retorno a clases presenciales es la de Jorge Iglesias, presidente de la Fundación Educación en Progreso (Fedupro). Afirmó que en estos 18 meses, en los cuales la educación ha sido no presencial, se ha deteriorado no solamente el estado de los niños, sino también el aprendizaje.

“Hay un informe de los Estados iberoamericanos que menciona que tomará 11 años recuperar el aprendizaje de los niños en los dos años de cierre de las escuelas”, agregó el especialista, que las cifras son más preocupantes cuando presenta la data del Tribunal Electoral (TE) que destaca que “hay más 300 mil niños que no están en el sistema escolar”, lo que a su juicio es “una brecha importante que cerrar porque ni siquiera no tenemos futuro, no tenemos presente”.

Mientras estos funcionarios de organismos internacionales y nacionales exponían sobre las soluciones al sistema educativo panameños, mostrando cifras que describen las graves afectaciones provocadas por la pandemia, gremios docentes debatían con las autoridades del Meduca para definir los tiempos específicos del retorno a clases presenciales.

Ricardo Sánchez, viceministro de infraestructura del Meduca, indicó que la reunión del lunes concluyó sin acuerdos, pese a que según el funcionario existen las garantías para las clases presenciales. El funcionario dijo en entrevista a TVN Noticias, que el 90% está listo para atender a los estudiantes.

Sin embargo Humberto Montero, dirigente del gremio de educadores, asegura que comparte la preocupación de los organismos internacionales, por lo que afirma que no se opone al retorno a las escuelas, pero asegura que no es cierto que las escuelas estén listas para atender a los estudiantes.

Problemas de internet y falta de agua potable en los planteles educativos son algunas de las carencias que señala Montero, y estos son obstáculos que impiden la presencialidad de las clases.

Munduate hizo un llamado fuerte al cuerpo docente panameño para que se comprometa con los niños y adolescentes a que puedan volver a las aulas de clases. “Demos la oportunidad de vida que todo niño se merece en Panamá. Un año perdido en la vida de un niño no se recupera”.

Por tal motivo, la especialistas de la ONU advirtió que tiene que haber un compromiso del gobierno, de los educadores, de los padres de familia y de las comunidades con el retorno a clases

La especialista recordó que el 90% del cuerpo docente está vacunado, por lo que les hizo un llamado a los educadores a comprometerse para que los niños regresen a clases presenciales. Al mismo, motivó a los padres a llevar a vacunar a los niños y niñas mayores de 12 años considerando que es un elemento importante para volver a las aulas.

Sin embargo, para Munduate no todo está perdido en materia de educación frente a la pandemia, asegurando que esta crisis sanitaria ha provocado la búsqueda de las “modalidades más creativas para poder seguir estimulando la práctica del conocimiento, para poder continuar alimentando ese apetito por la educación”.

“A pesar de que la pandemia ha provocado una crisis sin precedentes en todos los ámbitos, seguimos aunando esfuerzos para salir de esto y el sector educativo no se ha quedado libre de los impactos de la covid-19”, destacó la especialista de la ONU.