Temas Especiales

20 de Ene de 2022

Nacional

Cifra de migración del sector particular al público es de 17 mil

Hoy, hay 3 mil estudiantes más que el año pasado, cuando eran 14 mil migrantes. La ministra de Educación, Maruja Gorday de Villalobos, explicó que la migración más significativa ha sido en el sector de primaria

Cifra de migración del sector particular al público es de 17 mil
La ministra Maruja Gorday de Villalobos durante el encuentro “Juntos en familia, regresamos a clases”, que se celebró en la escuela Ernesto T. Lefevre.La Estrella de Panamá | Roberto Barrios

Al mes de octubre de 2021, 17 mil estudiantes han migrado del sistema particular al oficial, como consecuencia de los estragos económicos provocados por la pandemia de la covid-19, explicó la ministra de Educación, Maruja Gorday de Villalobos, en el programa Infoanálisis de Omega Stereo.

De acuerdo con las estadísticas que maneja el Ministerio de Educación (Meduca), la migración significativa de estudiantes se produjo en el sector primario, en las regiones de Panamá centro, San Miguelito, Panamá norte y Panamá Oeste.

Gremios docentes han advertido que la migración del sistema particular al oficial ha incrementado la matrícula y obliga a la construcción de nuevas estructuras y a la contratación de más docentes para iniciar el próximo año escolar.

Entre 2020 y 2021, la matrícula ha experimentado un aumento de 65,136. Hoy, hay más de 200 grupos virtuales. Y no existiera la capacidad de atender a la población estudiantil si las escuelas estuvieran abiertas. Sin embargo, la rectora de la educación pública del país aseguró que se están preparando, en algunas regiones muy puntuales, para solucionar el tema.

“Nuestro mayor reto es Panamá Oeste porque existen muchas escuelas en litigio, por temas de capacidad de espacio y por la migración que no solo ha sido del sector particular...”, agregó Gorday de Villalobos.

Aunque en un panorama general, el 60% de las escuelas tiene menos de cien estudiantes y otras 800 menos de 25, Gorday de Villalobos reconoce que habrá centros educativos con matrículas muy altas, pero no será más del 10%.

Por otra parte, afirmó que durante su administración se ha hecho la mayor cantidad de nombramientos de los últimos 15 años: 3,107, al considerar la cantidad de docentes requerida para atender el aumento de la población de estudiantes del sector público.

El 100% de los estudiantes inscritos en los centros escolares retornarán a clases presenciales el 7 de marzo de 2022, siempre y cuando las condiciones de la pandemia permitan el proceso.

“Todos debemos estar como estamos hoy, en un retorno presencial, disfrutando con panameños, como país, como equipo Panamá ese retorno de la alegría que es volver a tener a los estudiantes corriendo, jugando, empujándose, aprendiendo en las escuelas”, dijo la ministra de Educación durante la Expo Meduca, un encuentro que se realizó en la escuela Ernesto T. Lefevre, para comunicar la hoja de ruta para el regreso a clases presenciales.

El 80% de las escuelas estará en condiciones para la reapertura de las aulas. Y para aquellos estudiantes cuyos centros educativos no estén preparados para el inicio del nuevo periodo escolar, se abrirán espacios alternos y en centros comerciales para la atención presencial, como en los casos de construcciones con procesos legales que tienen que resolverse mediante la ley de contrataciones públicas.

La ministra explicó que hay 1,700 escuelas preparadas con lo “básico” para el retorno a clases presenciales. Aunque, en total, son 3,102. “Hay que entender que hay temas que no dependen directamente de una intervención del Ministerio de Educación (Meduca)”, agregó Gorday de Villalobos.

El Meduca está haciendo una inversión de 2.2 millones para 625 escuelas que atenderán a 160 mil estudiantes para tener ese 80% de escuelas listas.

En su criterio, el tema del distanciamiento físico, de 1 metro, por la covid-19 no debe preocupar, no debe ser una excusa para no ir a clases. “Los niños también juegan, en el metro, van a la playa... La única manera de comenzar un verdadero proceso de recuperación debe ser con todos los estudiantes en las escuelas”, expuso la ministra.

En las escuelas habrá sistemas de alertas, por ejemplo, los comités covid-19 que determinarán si las mismas se ajustan al retorno presencial y a un aforo del 100%. “Habrá medidas que tendrán que tomarse en puntos muy focalizados, pero no en la mayoría de las escuelas. Es importante no alarmarnos, generar confianza con los padres y la comunidad educativa. Hay que apegarnos a lo estipulado en cada comité covid-19; si se diera alguna situación se sabe cómo se tiene que intervenir”, añadió la ministra.

El cierre de las aulas de clases durante dos años por la pandemia de la covid-19 ha dejado sin oxígeno y con muy delicados signos vitales a la educación panameña, ha planteado la Cámara de Comercio Industrias y Agricultura de Panamá.

El recién presentado informe Panamá, ¡cuéntame!, observatorio que da seguimiento a la calidad de vida del panameño, reflejó que 34% de los estudiantes de cuatro a cinco años no recibe educación preescolar. A esto se suma el hecho de que en el país la educación media no es obligatoria en toda la extensión del nivel, por lo que aún no se alcanzan niveles de cobertura adecuados.

En resumen, un porcentaje importante ni recibe las bases de estimulación que los prepara para vida escolar ni culmina la secundaria que, como indica la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), “es crucial para adquirir las competencias básicas para insertarse en un mundo globalizado y acceder a niveles mínimos de bienestar que le permitan romper los mecanismos de reproducción de la desigualdad”.

Los recién publicados resultados del Estudio Regional Comparativo y Explicativo (Erce) del año 2019; así como los de las pruebas PISA en 2018 reflejan la precaria situación de los alumnos en materias tan importantes como español - lectura, matemáticas y ciencias naturales. En todos, los alumnos panameños quedaron por debajo de la media regional y en las últimas posiciones.

José Ramón Icaza Clément, presidente del gremio, dijo que “esta radiografía denota, tal y como dice la Unesco, una generación condenada: al no contar los jóvenes con la educación y las competencias que necesitan para realizar su potencial, lo más probable es que se incrementen el desempleo, la pobreza y los problemas sociales”.