17 de Ago de 2022

Nacional

Arturo Rebollón: 'Este es un virus que se transmite principalmente por contacto de heridas'

El epidemiólogo e investigador en salud pública conversa sobre la viruela del mono, la situación de la covid-19 y el fin de las mascarillas en el país

Arturo Rebollón: 'Este es un virus que se transmite principalmente por contacto de vida'
Arturo Rebollón, investigador con experiencia en epidemiología de la covid-19.Archivo | La Estrella

El primer caso de la viruela del mono fue reportado el 5 de julio de 2022. Arturo Rebollón, un epidemiólogo e investigador en salud pública que ha publicado múltiples artículos científicos, conversó con los lectores de “Jueves de Entrevista” de La Estrella de Panamá sobre esta rara infección viral que es endémica de países del continente africano. Peor, que ha registrado un brote en otros países.

¿Cómo se transmite el virus de la viruela del mono?

Este virus no es nuevo. Lo conocemos desde hace 50 años. Ya tenemos pruebas diagnósticas y vacunas similares que nos protegen contra esta enfermedad. Incluso tenemos algunos tratamientos y entendemos bien la clínica de la enfermedad. La situación nos coloca con una ventaja, que es algo totalmente diferente a lo que ocurrió en su momento con el desconocido SARS-CoV-2.

Este es un virus que se transmite principalmente por contacto de heridas, que puede ser muy parecido al de la varicela. La diferencia es que no es tan infeccioso. Puede venir con otros síntomas que son muy similares a cualquier otra infección, que son fiebre, malestar general, erupciones en la piel. Y también puede presentar inflamación en los ganglios. Si alguna persona tiene estos síntomas, lo ideal es que vaya a una institución de salud para que le hagan la prueba.

¿Esos son todos los síntomas?

Pueden ser de distintos niveles, que van desde lo más obvio: malestar general, fiebre, cansancio y dolor de cabeza. Pero hay unos que son muy característicos, como las lesiones tipo vesículas, ampollas, que son parecidas a unas quemaduras que se van regando por el cuerpo.

¿Qué nos indican los ganglios?

Los ganglios te indican que hay una infección. La clave de todo es no tener contacto con las lesiones. Si ves a alguien que tiene algo similar a una varicela, entre comillas, trata de no acercarte a esa persona y no tocarla. Es importante el lavado de manos y uso de guantes. Además, quienes presenten esos síntomas deben acudir a una institución de salud para que les hagan las pruebas y descartar que sea la viruela.

¿Quiénes son las personas más vulnerables a la enfermedad?

Son todas aquellas que no tienen ninguna defensa específica. Aquí hay algo curioso. Los adultos mayores de más de 55 y 60 años tienen la vacuna de la viruela porque se la colocaron en la época en la que había. Pero los más jóvenes no tienen esa vacuna, que son los que están en riesgo. También es importante destacar que se ha visto que hay algunos grupos que pueden tener mayor riesgo, porque como el virus se transmite por contacto, y hay ocupaciones en las que se requiere ese contacto, por ejemplo, los trabajadores de la salud, etc. El contacto sexual también es un factor de riesgo.

¿Por qué no hay vacunas?

“El virus desapareció del mundo. La vacuna fue tan buena que desapareció el virus. Entonces, al no tener el virus circulante no se vacuna a la población desde hace más de 30 o 40 años”

El virus desapareció del mundo. La vacuna fue tan buena, que desapareció el virus. Entonces, al no tener el virus circulante, no se vacuna a la población desde hace más de 30 o 40 años. Lo que hay son algunos viales que se usan para investigación. Esas muestras del virus son las que usan para fabricar las vacunas. Se comparte ese material genético para producción masiva.

En estos casos, ya hay vacunas específicas para la viruela símica que se están produciendo y enviando a los países que han presentado los primeros y la mayor cantidad de casos. Panamá solo tiene un caso. Así que todavía no hay necesidad de hacer una vacunación masiva. En algunos sitios en Estados Unidos, como Nueva York, empezaron la vacunación específica en las poblaciones de riesgo.

Hablemos del comportamiento del virus. Me dice que hace 30 años la vacuna extinguió el virus. Y, ¿cómo regresó ahora?

En este momento es otro virus, el virus de la viruela. Lo que nosotros estamos viendo es que el virus de la viruela puede manifestarse en otros animales, incluyendo los simios, que ese fue el que se detectó. El actual es un caso de viruela que se encontró primero en simios y se transmitió a los seres humanos.

Puede ocurrir transmisión de un virus específico de un animal a los seres humanos que lo conocemos como zoonosis. Eso no es raro. Es más, todos los últimos virus que hemos tenido, que han sido explosivos en la población, han sido por salto de especies. Han pasado de aves a seres humanos. Aunque también de cerdos y murciélagos a humanos.

¿La erupción de la viruela tiene algún comportamiento característico?

Usualmente vemos que aparece en áreas que están cubiertas por la ropa. Allí se puede demorar un tiempo y, posteriormente, se va corriendo por el resto del cuerpo. Las primeras lesiones las podemos ver, por ejemplo, en la espalda, en sitios que no se ven normalmente, donde no duelen, no pican. Así que si no estás pendiente, no te das cuenta; la gente no se percata, pero ya tiene la infección. Después de un par de días se va corriendo a otros sitios, como las manos y los pies.

Entremos en otro tema de salud pública. ¿Es bueno poner fin al uso de las mascarillas?

Las mascarillas son una herramienta que puedes ir manejando de acuerdo con las olas de la enfermedad. Vamos a poner un ejemplo realista. No vemos campañas de cáncer todo el tiempo porque esa enfermedad se detecta usualmente en un momento del año por las campañas. Pero si nos referimos a infecciones, como la del dengue, sabemos que aparece de mayo en adelante porque son los meses lluviosos y es cuando empiezan las campañas de limpieza de criaderos.

Asimismo tenemos que manejar las mascarillas, que son estrategia para protegerse contra una serie de virus específicos. Nosotros sabemos el patrón del virus, a quiénes afecta más y quiénes son los que están en mayor riesgo. Al tener estas herramientas, podemos decir que podemos retirarla porque estamos en un momento de caída de casos. Pero si sube, podemos implementarla nuevamente.

Aunque lo ideal sería que se hiciera este movimiento de entrada y salida de la mascarilla con una campaña educativa bien completa donde la gente aprende cuándo y dónde utilizarla. Y es que no es para usarla todo el tiempo. Principalmente la usas en los sitios de mayor riesgo.

Con el retiro del uso de la mascarilla, ¿cuál debe ser la responsabilidad de toda persona?

Entendemos que usar la mascarilla tomó tiempo. En Panamá tomó de 4 a 6 meses que la sociedad la aceptara. Quitar la mascarilla puede tomar ese mismo tiempo. Fíjate que a pesar de que levantaron el uso de mascarilla en exteriores, uno sale y la gente la está usando afuera. Es una decisión personal si la quieren usar o no. Asimismo tiene que ser en esto. Y por qué digo personal, porque hay personas que están en mayor riesgo, entre ellas, los pacientes trasplantados, con enfermedades de inmunodeficiencia (cáncer, enfermedades renales y diálisis). Ellos tienen que usar su mascarilla en todo momento, sin embargo, algunos que no tienen tanto riesgo podrían optar por quitársela y no pasaría nada. Sabemos que puede subir y bajar el virus, pero no debe ser una decisión mandatoria. Esa palabra solo debe usarse en crisis exclusiva de colapso.

La situación de la covid-19

Tenemos cuatro semanas de estabilidad de los casos en donde han ido en un rango de entre 1.700 y 1.400 diarios. Sin embargo, esto conectado con una positividad de cerca del 17% nos indica que podemos tener una cantidad de casos más grandes afuera. Pero al tener una mayor cantidad de casos afuera, que no estamos captando, deberíamos tener más hospitalizados. Eso no está pasando. Ya tenemos tres semanas con caída de casos y estamos muy cerca de los 200 hospitalizados y el número de muertes, que es un indicador, se mantiene en el rango de 3 a 4 por día.

¿Qué nos indica esto?

Estamos en un momento de caída lenta. Ya se están vaciando los hospitales. Los pacientes graves son la minoría y podemos seguir adelante. Es momento de realizar acciones dirigidas a impulsar la economía, mantener y promover la educación y las actividades de relajación que tanto necesita la sociedad después de dos años de encierro.