Temas Especiales

28 de Ene de 2023

Nacional

Colombia no militarizará la frontera con Panamá, ante crisis migratoria

Panamá, Colombia, Costa Rica y EE.UU. discutirán en las próximas semanas iniciativas conjuntas para controlar el tránsito irregular

Migrantes en Darién
Migrantes en DariénEFE

El Gobierno de Colombia, a través de su viceministra de Asuntos Multilaterales, Laura Gil, afirmó que su país ni cerrará ni militarizará la frontera (con Panamá), como medida para impedir el paso de los migrantes.

“No haremos nada que securitice [sic] la migración ni ataque al migrante, que es el eslabón más grande de la cadena. No vamos a militarizar las fronteras”, explicó la funcionaria al diario El País.

El pasado sábado, Gil estuvo en el puerto colombiano de Necoclí, donde se aglomeran los migrantes antes de tomar lanchas y entrar a la selva. Allí estuvo acompañada por el embajador encargado de Estados Unidos, Francisco Palmieri, que se reunió con autoridades locales y algunos migrantes.

Allí la representante del gobierno del presidente colombiano, Gustavo Petro, recalcó que “Colombia no construirá muros ni visibles ni invisibles” y añadió que junto con Migración abordará la situación con enfoque humanitario.

El anuncio de Colombia surge pocos días después de la implementación de la nueva política migratoria adoptada por Estados Unidos, que restringe el ingreso ilegal a ese país especialmente de ciudadanos venezolanos, y luego de que el defensor del Pueblo de Panamá, Eduardo Leblanc, planteara en su momento al gobierno del entonces presidente colombiano Iván Duque, la posibilidad de que Colombia potenciara el pie de fuerza en la frontera para combatir a los “vándalos que tanto daño le hacen hoy a los migrantes”.

“Estamos ante un desafío para las Américas y no solo para Colombia”, dijo Gil, quien anunció que próximamente se hará una reunión entre el Gobierno panameño y el colombiano para evaluar alternativas a la situación.

Panamá busca opciones para regular migración

En tanto, la canciller de Panamá, Janaina Tewaney Mencomo, ante el número histórico de migrantes irregulares que han ingresado por la provincia de Darién, consideró que es urgente que países de la región, principalmente los del sur, puedan entender que la responsabilidad de coordinar esta crisis humanitaria es de todos”.

Indicó que en estos momentos se está desarrollando una estrategia para plantear iniciativas en una reunión técnica que se llevará a cabo en las próximas dos semanas en Colombia, con la coordinación de Costa Rica y Estados Unidos, que permitan iniciativas conjuntas para controlar el tránsito irregular.

“El objetivo es encontrar la estrategia para que esta crisis no afecte directamente a nuestro país, situación que nos está obligando a invertir muchos recursos”, precisó.

Sostuvo que en estos momentos los migrantes en su mayoría son de nacionalidad venezolana y, por ende, la coordinación con Colombia, Ecuador y demás países del sur es importante.

En tanto, la directora del Servicio Nacional de Migración (SNM), Samira Gozaine, manifestó que muchos de los migrantes, al enterarse de la nueva política migratoria estadounidense, optaron por regresar pero, aún así, muchos siguen llegando a Darién.

“Es muy difícil para Panamá, porque aunque somos el único país que les da asistencia humanitaria, ya estamos casi quedándonos sin recursos”, señaló.

Advirtió que se trata de un área de urgencia. “Ahora mismo estamos activando todas las alarmas y todo el equipo interinstitucional que ha estado lidiando con este tema. Es una situación de alarma y es definitivamente una crisis humanitaria”, recalcó.

Incierto futuro de migrantes irregulares en suelo panameño

Frente a la decisión de Estados Unidos de restringir el ingreso de migrantes irregulares, Gozaine agregó que en una situación normal, solo el ,01 % de migrantes venezolanos pedía refugio en Panamá o pide algún tipo de protección, pero ahora, con estas restricciones, desconoce qué es lo que va a suceder.

Gozaine manifestó que aunque hay muchos que están consultando cómo hacer los retornos voluntarios, todo esto conlleva recursos que Panamá no tiene.

“Nosotros estamos clamando a la Embajada de Estados Unidos que nos asista, como asiste a otros países económicamente”, precisó Gozaine, quien detalló que solo en un día del fin de semana pasado llegaron a Darién 4.200 migrantes, y de ellos, un 80% era venezolano.

En tanto, Fabiola Zavarce, representante de la Asamblea Nacional de Venezuela en Panamá, dio a conocer que el SNM informó que todos los venezolanos que ingresaron por Darién, pueden salir de Panamá por el Aeropuerto Internacional de Tocumen con pasaje aéreo, y quienes tengan cédula de identidad laminada no requieren salvoconducto.

Presión migratoria requiere solidaridad

El secretario de Estado de Asuntos Exteriores y de Cooperación de Portugal, Francisco André, quien hizo una visita a la provincia de Darién junto con autoridades del Ministerio de Relaciones Exteriores de Panamá, manifestó que la situación por la que atraviesan los migrantes lo dejó muy impresionado.

“Se trata de una presión migratoria sobre Panamá que merece, primero, la solidaridad de todos los países y, después, que las respuestas a una presión migratoria como esta sean tratadas en conjunto, porque ningún país solo puede lograr una solución para este tema. Panamá necesita trabajar con sus vecinos, pero también tener el apoyo de sus vecinos”, destacó.

Agregó que Panamá está haciendo un gran esfuerzo para gestionar esta crisis migratoria, trabajando para ayudar a la gente. “He visto un gran esfuerzo de las autoridades de Panamá que debe tener también la solidaridad de los demás”, apuntó.

“De esta situación me impactó el desespero de la gente migrante. Me impresionó mucho la mirada de desespero de mucha gente por buscar sobrevivencia, no es buscar un futuro mejor, es sobrevivir; eso fue lo que más me impresionó porque la crisis empieza a ser más dura”, concluyó.