La Estrella de Panamá
Panamá,25º

16 de Oct de 2019

El Papa en Panamá

El Papa advierte que internet se está convirtiendo en un escaparate del narcisismo

El Pontífice realiza esta aseveración en su Mensaje con motivo de la 53 Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, que se celebrará el domingo 2 de junio, difundido este jueves 24 de enero

El papa Francisco saludando a los feligreses

El Papa Francisco advierte que internet, y las redes sociales, en vez de convertirse en “una ventana abierta al mundo” se está convirtiendo “en un escaparate en el que exhibir el propio narcisismo”.

En contraposición a ese narcisismo, Francisco destacó que la Iglesia “es una red tejida por la comunión eucarística, en la que la unión no se funda sobre los ‘like’ sino sobre la verdad, sobre el ‘amén’ con el que cada uno se adhiere al Cuerpo de Cristo acogiendo a los demás”.

El Pontífice realiza esta aseveración en su Mensaje con motivo de la 53 Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, que se celebrará el domingo 2 de junio, difundido este jueves 24 de enero.

En el Mensaje, que lleva por título “‘Somos miembros unos de otros’. De las comunidades en las redes sociales a la comunidad humana”, el Santo Padre explica que “Internet representa una posibilidad extraordinaria de acceso al saber; pero también es cierto que se ha manifestado como uno de los lugares más expuestos a la desinformación y a la distorsión consciente y planificada de los hechos y de las relaciones interpersonales, que a menudo asumen la forma del descrédito”.

“Hay que reconocer que, por un lado, las redes sociales sirven para que estemos más en contacto, nos encontremos y ayudemos los unos a los otros; pero por otro, se prestan también a un uso manipulador de los datos personales con la finalidad de obtener ventajas políticas y económicas, sin el respeto debido a la persona y a sus derechos”, señala.

En este sentido, lamenta que “entre los más jóvenes, las estadísticas revelan que uno de cada cuatro chicos se ha visto envuelto en episodios de acoso cibernético”.

Así, “ante la complejidad de este escenario, puede ser útil volver a reflexionar sobre la metáfora de la red”.

“La metáfora de la red –subraya–, trasladada a la dimensión antropológica, nos recuerda otra figura llena de significados: la comunidad. Cuanto más cohesionada y solidaria es una comunidad, cuanto más está animada por sentimientos de confianza y persigue objetivos compartidos, mayor es su fuerza. La comunidad como red solidaria precisa de la escucha recíproca y del diálogo basado en el uso responsable del lenguaje”.

Advierte que “la identidad en las redes sociales se basa demasiadas veces en la contraposición frente al otro, frente al que no pertenece al grupo: este se define a partir de lo que divide en lugar de lo que une, dejando espacio a la sospecha y a la explosión de todo tipo de prejuicios (étnicos, sexuales, religiosos y otros)”.

“Esta tendencia alimenta grupos que excluyen la heterogeneidad, que favorecen, también en el ambiente digital, un individualismo desenfrenado, terminando a veces por fomentar espirales de odio”.

De esta manera, “la red constituye una ocasión para favorecer el encuentro con los demás, pero puede también potenciar nuestro autoaislamiento, como una telaraña que atrapa”.

Precisamente son los jóvenes “los más expuestos a la ilusión de pensar que las redes sociales satisfacen completamente en el plano relacional; se llega así al peligroso fenómeno de los jóvenes que se convierten en “ermitaños sociales”, con el consiguiente riesgo de apartarse completamente de la sociedad”.

Frente a esos peligros, el Papa Francisco finaliza su Mensaje explicando que “si se usa la red como prolongación o como espera de ese encuentro, entonces no se traiciona a sí misma y sigue siendo un recurso para la comunión”.

“Si una familia usa la red para estar más conectada y luego se encuentra en la mesa y se mira a los ojos, entonces es un recurso. Si una comunidad eclesial coordina sus actividades a través de la red, para luego celebrar la Eucaristía juntos, entonces es un recurso. Si la red me proporciona la ocasión para acercarme a historias y experiencias de belleza o de sufrimiento físicamente lejanas de mí, para rezar juntos y buscar juntos el bien en el redescubrimiento de lo que nos une, entonces es un recurso”, concluye.