Temas Especiales

04 de Dec de 2020

Polígrafo

'Estamos solicitando ayuda para los padres de familia, no para los colegios'

Katya Echeverría, representante de la Unión Nacional de Centros Educativos Particulares, explica que el 89% de las escuelas presenta mora en el cobro de colegiaturas y teme que no sobrevivirán

'Estamos solicitando ayuda para los padres de familia, no para los colegios'Fotografo | La Estrella de Panam'a

Más del 90% de los colegios particulares presentan mora en los pagos de las colegiaturas y un 89% del total se siente amenazado para sobrevivir por los efectos de la crisis económica causada por la covid-19. En este panorama Katya Echeverría, representante de la Unión Nacional de Centros Educativos Particulares, explica que para equilibrar la situación de los 712 planteles han solicitado al gobierno $76 millones mensuales, por seis meses, debido a la mora en los pagos de colegiatura de los padres de familia. La situación podría provocar una migración masiva de los estudiantes a escuelas oficiales, lo que provocaría una sobrecarga al sistema. Pero hay dos puntos importantes en esta petición, la primera es que no quieren que sea bajo la figura de subsidio, y la segunda es que no están interesados en revelar sus estados financieros de los años 2018 y 2019. Echeverría explica que la ayuda no es para las escuelas, sino para los padres de familia, suma que se reflejaría en los estados de cuenta de los alumnos, pero a través del colegio. El Ministerio de Educación (Meduca) contraofertó $2 millones como alivio económico, cifra que de inmediato rechazaron los directores de colegios por considerarla muy por debajo de sus necesidades. El diálogo entre ambas partes continúa, pero el panorama para los colegios particulares es incierto. Por otro lado, se escuchan quejas de los padres de familia que aún no han efectuado un arreglo de pago con la escuela, de que a sus hijos no les permiten tener acceso a sus calificaciones o presentar exámenes.

¿Qué solicitan exactamente al Meduca?

La situación que se está confrontando, debido a la pandemia, es que padres de familia han perdido su trabajo y otros están en jornadas reducidas, y se ven ahora en una situación de imposibilidad de cumplir con sus compromisos como solían hacerlo en años anteriores. Eso ha llevado a una morosidad importante en los centros educativos particulares, que dependemos de las mensualidades que los padres de familia aportan para poder mantener la operatividad y efectividad del servicio de enseñanza que brindamos. Ante esa situación, lo que se ha dado ahora mismo, a pesar de las medidas otorgadas dentro de las escuelas, desde alivios económicos con porcentajes de descuentos, cuotas diferidas o flexibilización de las medidas para que los padres sientan la solidaridad con su situación actual, no ha sido suficiente para paliar la dificultad económica en los hogares. Es por esa misma razón que acudimos a las autoridades para explicar con detalle la situación que confrontamos y el deseo de mantener nuestro servicio educativo, sin la necesidad de llegar a una crisis o bancarrota que lo que impedirá es que los estudiantes puedan seguir en el centro educativo.

¿De cuánto dinero estamos hablando exactamente? Se trata de 157,688 estudiantes...

La cifra iba proporcional a cinco rangos de colegiatura, desde las escuelas que están en menos de $100, otras de $101 a $150 y así hasta las que estaban en $300 o más. ¿Por qué partimos de que todas las escuelas requieren el apoyo?, porque los padres de familia en todas las escuelas, independientemente del costo de la misma, se han visto afectados por la situación de la pandemia e incluso padres de familia que anteriormente jamás hubieran imaginado estar en una situación como la que están ahora, y que tienen a sus hijos en un colegio de cierto nivel de costo, no están pudiendo pagar las colegiaturas.

¿Tiene un monto?

Era de $76 millones para que llegara de manera equitativa a todos los padres de familia. Algunos padres de familia se han visto obligados a acudir a familiares para poder pagar las cuotas; otros migraron al sistema oficial porque se vieron imposibilitados de cubrir la oferta educativa que habían escogido para sus hijos. Esa es una propuesta de una primera cifra, luego de las corridas presentamos una propuesta de forma interactiva en donde hubiera la posibilidad de recibir una contrapropuesta, pues somos conscientes de las finanzas del Estado, pero decíamos que había la posibilidad de que el Estado considerara esa ayuda. La tabla permitía ir viendo cuál era la posibilidad de ayuda que se podía tener del Estado.

Deberían presentar estados financieros auditados, pero ustedes no lo han hecho, ¿por qué?

Es una pregunta interesante, porque la propuesta nuestra lamentablemente se ha querido desvirtuar. Nosotros no estamos pidiendo dinero para los colegios, es donde está el detalle.

'Estamos solicitando ayuda para los padres de familia, no para los colegios'

Independientemente de eso, el colegio se va a beneficiar de esa ayuda, ¿cuál es el problema de entregar sus estados financieros al Meduca?

Los colegios particulares somos empresas privadas que damos un servicio educativo. Nosotros en este momento de pandemia, lo que estamos planteando en la propuesta no es que nos den el dinero a nosotros, y justo por eso rechazamos la propuesta del Meduca, porque no hemos pedido un subsidio. Un subsidio es una figura que existe desde siempre en la normativa educativa que permite a un colegio solicitar un apoyo para un proyecto educativo o para alguna situación como pago parcial de planillas y eso se justifica a través de una serie de requisitos que pide el Meduca. En este momento no estamos haciendo un proyecto educativo, no estamos solicitando que nos paguen la planilla de los profesores. Lo que estamos solicitando es la ayuda para el padre de familia que al deponer una escuela particular deja un espacio libre que tiene la posibilidad de solicitar en cualquier momento, porque el Estado es el garante. Precisamente por eso, estamos solicitando que la ayuda llegue de manera transparente al padre de familia para que a través de su estado de cuenta el padre vea que el Estado ha apoyado en esta circunstancia de pandemia. Solicitamos de julio a diciembre, estamos en octubre, pero la ayuda no ha llegado. El efecto cascada que tendría esto, es que la escuela logra recuperar para seguir cumpliendo con su responsabilidad; ahora mismo hay escuelas que no han podido pagar su planilla. Pensemos en escuelas de todo el país, no solo las grandes, sino que hay pequeñas.

“Algunos padres de familia se han visto obligados a acudir a familiares para poder pagar las cuotas, en cambio otros migraron al sistema oficial porque se vieron imposibilitados de cubrir la oferta educativa que habían escogido para sus hijos”.

En todo caso los padres podrían decidir en qué emplear el dinero...

El conducto sería el colegio.

Entonces llega a los colegios y no a los padres de familia...

El colegio tendría que hacer el registro de la cuenta del padre de familia.

¿Cómo piensan mediar la cifra tomando en cuenta que el Meduca ofreció $2 millones?

Ahí es donde está el tema. Al Meduca decir que es un subsidio, la figura no la podemos aceptar porque si la escuela decide a quién le da y a quién no, los padres protestarían porque a su hijo no le tocó, o porque a uno le tocó menos y a otro más. En ese caso, nosotros estamos pidiendo al Meduca que sean ellos quienes definan la forma en que se distribuiría el dinero a los padres de familia.

Eso es muy difícil tomando en cuenta la burocracia que existe en el gobierno...

Precisamente lo que nosotros queremos es dar todas las alternativas y que no nos den dinero por dar dinero. Nosotros nos reunimos con cerca de 276 presidentes de padres de familia de todo el país, y esos padres conocen la propuesta y están de acuerdo con lo que se ha presentado, saben que sería un alivio a la situación que están pasando.

¿En qué invierte la escuela el dinero que está recibiendo actualmente, tomando en cuenta que hay muchos gastos obviados por la pandemia?

En este momento no tenemos esos fondos porque los padres de familia no están pagando. Hay colegios que tienen mora hasta del 67%, otros del 90% porque los padres no están pagando. Entonces cuando uno ve eso sabe que el colegio no puede funcionar. Hay colegios que no le han podido pagar completamente a los profesores la planilla y eso se ha ido advirtiendo al Meduca. Si tuvieran ese apoyo, las escuelas pudieran tener ese respiro para cumplir con los profesores. Si bien es cierto no se está pagando la luz como antes, hay una cosa que se llama dominio que se debe pagar, aunque la escuela esté absolutamente cerrada. Además el internet, por ejemplo, y otros gastos operativos fijos existen. Además hay muchas escuelas que deben a los bancos, que aunque ahora hay moratoria, las deudas no han sido condonadas. Hay que pagar todo eso, lo que está pasando ahora mismo, es que no está entrando el dinero para poder cumplir con los compromisos mínimos de la escuela, teniendo en cuenta que la planilla ronda alrededor del 75% de un colegio.

¿Esos $76 millones son mensuales, por cuántos meses?

Es de julio a diciembre, lo que ha propuesto el Meduca a través de una figura que no estamos solicitando es de octubre a diciembre. Realmente lo que queremos es que no puede haber una visión miope, necesitamos estadistas que puedan visibilizar el papel de la educación particular en el país. La educación particular le ahorra al estado aproximadamente $400 millones anualmente al Meduca, cuando existen más de 157 mil estudiantes que no tiene que atender el Estado.

¿Cuántos alumnos no pueden afrontar los pagos y tendrán que migrar al sistema oficial?

El Meduca está calculando el 10%.

¿Cuántas escuelas tendrán que cerrar si no sobreviven a la pandemia, según sus cálculos?

Estamos hablando que el 89% de las 712 escuelas está atendiendo una población de aproximadamente $150 o menos, o sea que esas escuelas son las que están más afectadas en esta situación. Pero si hay 89% de las escuelas en problemas y el 10% de ellos migra, ¿cómo se entienden estas cifras? Es que los estudiantes no están migrando porque las escuelas están abiertas. Pero una vez que las escuelas tengan que cerrar, tendrían que migrar y el Meduca ya tiene información de sus representantes que calculan que al menos el 10% va a migrar.

“Es que es un servicio y debe pagarlo el padre de familia y establecer una forma de pago, entonces siempre podrá presentar sus ejercicios y todo, pero el padre tiene que responsabilizarse y acercarse y exponer su situación”.

¿Cuándo vamos a saber si un colegio puede sobrevivir a la pandemia o no?

Esa es una pregunta interesante. Ya seis escuelas cerraron, muchos preescolares están cerrando, así que hay que ver es cuánto aguante pueden tener las escuelas. Nosotros pudiéramos utilizar el parámetro es justo las escuelas que el Meduca está considerando y dentro de ese parámetro pudiéramos estar hablando de las siguientes cifras: de las 712 escuelas dar el apoyo a 147 centros educativos. Esos 147 están entre $50 a $100 la colegiatura. Otros 145 están entre $100 a $150 y once cuestan menos de $50. Para un total de 313 escuelas que se están considerando en este momento por el Meduca que ofrece a través de subsidio.

'Estamos solicitando ayuda para los padres de familia, no para los colegios'

Se escuchan muchas quejas de los padres de familia de que si no pagan, no les dejan hacer los exámenes a sus hijos o ver las notas, ¿no es esta una forma de cercenar la educación?

Es que yo creo que debe haber una visión de estadista. El padre tiene el derecho porque existe el derecho de la libertad de enseñanza. Si el padre pudiera ir a una institución pública que cuando no pueda pagar el Estado le ayude temporalmente, creo que sería mucho más equitativo para todos los panameños tener una oportunidad de aliviar la situación.

¿Qué tiene que ver eso con la pregunta?

Porque si la escuela les da a todos los padres una especificación de los compromisos que deben tener para recibir el servicio educativo, en un momento dado en cuanto al colegio no puede contar con una fórmula para responsabilizar al padre de familia, quizás en una última instancia pueden haber presiones de este tipo. Pero es interesante ver el comportamiento de las escuelas. Hay niños que están dando clase en la plataforma sin haber pagado desde marzo. Ha habido una solidaridad que hay que rescatar.

Por un lado piden dinero al gobierno para que les den a las familias, y por otro, a pesar de que están estudiando, ejercen este tipo de presiones, ¿cómo se entiende eso?

Es que es un servicio y debe pagarlo el padre de familia y establecer una forma de pago, entonces siempre podrá presentar sus ejercicios y todo, pero el padre tiene que responsabilizarse y acercarse y exponer su situación. Pero si no hay ese acercamiento, yo creo que también tiene que haber responsabilidad del padre de familia.

¿Qué les exige el Meduca para hacer los desembolsos?

Lo que ellos han planteado y nosotros no hemos aceptado, es una serie de documentos como paz y salvo y tiene todo un trámite para poder recibir el subsidio. Pero le tocaría a la escuela la discrecionalidad de saber a quién sí y a quién no, y eso es lo que queremos evitar porque al final quedaría muy débil la sustentación de un director para poder justificar a quién ayuda y por qué. Por eso queremos que sea a través de mecanismos más transparentes para evitar la suspicacia.

“Los colegios particulares somos empresas privadas que damos un servicio educativo. Nosotros en este momento de pandemia, lo que estamos planteando en la propuesta no es que nos den el dinero a nosotros, y justo por eso rechazamos la propuesta del Meduca porque no hemos pedido un subsidio”.

¿Si bajan el monto, no sería más fácil negociar?

Por supuesto, por eso comentamos que hicimos una presentación en una tabla dinámica para establecer un monto. Lo que nos han dicho hasta ahora es que el que tenía morosidad que sustente su situación.

¿Qué espera para el próximo año?

Considero que va haber una combinación. Viendo lo que ocurre en otros países, se inició con un sistema semipresencial, y con los rebrotes vuelve y se cierra el colegio. Así estaremos, virtual, semipresencial, y con alguna vacuna al final del año presencial. Yo creo que otro gran logro es que si un profesor se enferma, vamos a tener mecanismos preparados para que las clases no se interrumpan. No hay excusa ahora para interrumpirlas, ni siquiera las huelgas de los docentes.

¿Por qué las escuelas no contaban con las plataformas tecnológicas para ofrecer a los estudiantes?

Lo interesante de la pandemia fue que las escuelas que tenían visión de modernidad y estar acorde con la modernidad teníamos plataformas. Pero otras tenían mecanismo de trabajo con calidad y excelencia que hacen que los padres las prefieran, pero no necesariamente tenían una versión digitalizada. Entonces eso ha obligado a muchas escuelas a comprar plataformas para dar el servicio virtual que llegó para quedarse. No era requisito tener plataformas antes de la pandemia.

ESCUELAS PARTICULARES

En la peor crisis económica dialogan con el Meduca

Nombre completo: Katya Echeverría Veliz

Nacimiento: 2 de enero de 1967, Panamá

Ocupación: Docente, psicóloga, directora

Resumen de su carrera: Psicóloga, educadora y directora de un centro educativo particular. Vicepresidenta por dos períodos consecutivos de la Unión Nacional de Centros Educativos Particulares, Uncep.