Temas Especiales

31 de Oct de 2020

Política

Troya-Gómez, la relación con Chávez

PANAMÁ. El nombramiento del comisionado Francisco Troya en la dirección de la Policía levantó toda una polvareda. Fue el comentario de...

PANAMÁ. El nombramiento del comisionado Francisco Troya en la dirección de la Policía levantó toda una polvareda. Fue el comentario de cada esquina, no solo porque ahora sí un militar había sido nombrado en propiedad como jefe policial —algo que había estado vedado por los últimos 18 años—, sino porque se reactivó la conexión de Hugo Chávez con el poder político en Panamá, específicamente con el Partido Revolucionario Democrático (PRD).

Y ¿cómo viene esa conexión? Es tan simple, como compleja. En lo simple, Troya es pupilo del comisionado retirado José Gómez, quien es amigo y ex compañero de Chávez.

Y como dos y dos son cuatro, Gómez es hombre de Chávez en Panamá, y Troya, la ficha de Gómez. Si se expurga en los antecedentes, en 1991 Troya se graduó de técnico superior en administración policial en el Instituto Universitario de la Policía Metropolitana en Caracas, Venezuela, y luego se enroló en las Fuerzas de Defensa de Panamá.

Con la caída de la dictadura en 1989, Troya volvió a Venezuela en 1991, donde obtuvo un diplomado avanzado en Tecnología del Instituto Universitario de Caracas, y volvió en el 2000, ya con Chávez de presidente de la República, donde obtuvo una licenciatura en Tecnología Policial en el Instituto Universitario de la Policía Metropolitana de Caracas.

Pero como estudiar en Venezuela no lo conecta al chavismo, su relación con Gómez sí. Cuentan sus ex compañeros de armas que cuando Troya volvió a Panamá, Gómez le dio “seguimiento”, es decir, lo adoptó como su pupilo y lo protegió en la institución. Gómez es un gran amigo de Chávez.

De hecho, son ex compañeros de promoción y hasta de salón cuando ambos estudiaron entre 1972 y 1974 en la Academia Militar de Venezuela. Cuando Chávez viene a Panamá hasta se hospeda en la casa de Gómez. Así es de estrecha la amistad.

En el gobierno de Martín Torrijos, Gómez se convirtió en el jefe de la guardia presidencial (el Servicio de Protección Institucional). Desde allí vigiló y vigila todos los pasos de Torrijos.

Sin embargo, Gómez no quiere responder cuando se le pregunta por Troya y el nuevo director de la Policía se desvincula de cualquier relación con el chavismo.