Temas Especiales

21 de Apr de 2021

Política

La estocada a la oposición

PANAMÁ. Mañana, el Sindicato Único de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs) dará un paso decisivo hacia la conquista de...

PANAMÁ. Mañana, el Sindicato Único de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs) dará un paso decisivo hacia la conquista de la oposición política del país.

Y es que tres analistas coinciden en que Saúl Méndez al frente del Suntracs es una declaración de guerra al gobierno.

Pero ¿quiénes están detrás de esta jugada política? Para nadie es un secreto que los académicos William Hughes, Miguel Ángel Candanedo y Federico Britton, hermano del líder revolucionario desaparecido en la dictadura, Floyd Britton.

LA ESTRATEGIA

En política, dicen los entendidos, la polarización es fundamental para hacer camino. En ese sentido, la estrategia del Suntracs es polarizar con el gobierno de Ricardo Martinelli. En pocas palabras, la polarización con el gobierno significa poner al Suntracs (Frenadeso) como la verdadera oposición, desplazando a los tradicionales partidos PRD y Partido Popular.

Para el ex legislador José Domingo Torres, ‘la postulación de Méndez es una declaración de guerra’ y será un enfrentamiento que busca fortalecer políticamente las aspiraciones del Suntracs. ‘En este choque, ellos van a sacar mayor beneficio que el gobierno’, advierte.

Torres indica que el gobierno, por las acciones políticas que mantiene, trata de desaparecer al PRD y el Suntracs aprovechará este enfrentamiento. Van a entrar a la confrontación y luego —dice— harán las paces con la sociedad civil.

Con esto último se manifiesta partidario el analista político José Blandón padre, quien sostiene que ellos —Genaro López y Saúl Méndez— mantendrán el sindicato en las luchas partidarias y luego entran con Genaro estratégicamente más fresco para una propuesta política del movimiento obrero.

Con Blandón y Torres coincide el analista político Edwin Cabrera, quien afirma que el Suntracs aspira a desplazar a la oposición política como alternativa de poder. ‘Si logran ajustar el discurso político al oído receptivo del pueblo, se van a convertir en una fuerza política indiscutible’, afirma.

Cabrera describe la estrategia como un posicionamiento de la organización popular con miras a convertirse en un factor de poder en medio de un fuerte rechazo a la clase política tradicional.

De hecho, la última encuesta de Dichter & Neira preguntó a los mil 200 entrevistados si considera que los trabajadores se convertirán en una fuerza política en el año 2014. Los resultados revelaron que un 42.7% de los encuestados sí ven al gremio obrero como un movimiento electorero en las próximas elecciones, cifra superior al 39.9% que no ve a los trabajadores como una fuerza política para los próximos comicios electorales.

¿Sorpresa para quién? Para nadie. Quizás para el PRD y los demás partidos políticos que solo ven en el Suntracs un espejismo al que no hay que temer.