Temas Especiales

29 de Ene de 2023

Política

Opositores cuestionan ‘bajo perfil’ del FAD y Frenadeso

PANAMÁ. Más allá de su inconveniencia o no, la reforma al Código Electoral ha desgranado un escenario político que para muchos ha result...

PANAMÁ. Más allá de su inconveniencia o no, la reforma al Código Electoral ha desgranado un escenario político que para muchos ha resultado inquietante: el rol que los grupos de la izquierda jugaron en la oposición a la propuesta del oficialismo en la Asamblea.

Integrantes del Frente por la Democracia reprocharon ayer que el Frente Amplio por la Democracia (FAD), el Frenadeso, el Suntracs y la Conusi —históricamente críticos de los gobiernos— hayan mostrado su rechazo a la norma tres días después de su sanción.

‘No han tenido esa beligerancia con el gobierno de Ricardo Martinelli como la tuvieron con el de Ernesto Pérez Balladares, Mireya Moscoso o Martín Torrijos’, advirtió el vicepresidente del Partido Popular, Aníbal Culiolis.

El jueves las agrupaciones sindicales convocaron a una marcha multitudinaria hasta la Plaza 5 de Mayo en la que acusaron al gobierno de Martinelli de corrupción y a la oposición de hacer una ‘falsa oposición’.

LA CONTROVERSIA POR ‘EL FRENTE GUACHO’

Y así como ahora lo hace el oficialismo, en su protesta la izquierda catalogó al Frente Amplio por la Democracia como un frente ‘guacho’.

Eso, aseguran los dirigentes de la agrupación opositora a Martinelli, es ‘sospechoso’. ‘Esto deja mucho que desear’, sostiene el coordinador y portavoz de la agrupación, Mariano Mena.

Fernando Cebamanos, presidente del FAD, explica que el gobierno usa la frase que es de autoría de la agrupación sindical. ‘Nosotros la creamos dos o tres días después de la conformación del frente, porque se pusieron un nombre similar al nuestro con la clara intención de dividir’.

Lejos de la hipótesis de Cebamanos, Culiolis no descarta que los grupos alrededor del FAD y el gobierno ‘coman del mismo plato’.

¿ALIANZA CON EL GOBIERNO?

Eso ha llevado a los opositores al gobierno de Martinelli concentrados en el Frente por la Democracia a concluir que habría algún tipo de acuerdo entre el oficialismo y los trabajadores.

‘No dedican sus fuerzas en cuestionar al gobierno sino al Frente’, asegura Mena.

Culiolis lo secunda: ‘en el gobierno de Martinelli se han mantenido casi inactivos, muy bajo perfil o con respuestas tardías, casi como en silencio cómplice’.

En el seno del FAD rechazan esos planteamientos. Insisten en que ellos son los que han ejercido una real detracción ‘al cambio’. Genaro López cita, por ejemplo, la lucha por que el gobierno reculara con la Sala Quinta y la venta de las acciones eléctricas del Estado.

‘Se trata de crear una imagen sobre el FAD, Frenadeso, Suntracs y Conusi que es totalmente falso. Nosotros somos opuestos al gobierno de Martinelli’, formula López.

—¿Y por qué no se unieron a las protestas contra la reforma electoral?

—Por que no le íbamos a seguir el juego a ellos, no íbamos a ser sus cómplices. Nosotros apoyamos el proyecto que salió de la Comisión Nacional de Reformas Electorales—, argumenta el dirigente de Conusi.

—¿Si en el Frente por la Democracia hay partidos que tienen casi 800 mil inscritos, para qué nos buscaban a nosotros?—, se inquiere, por su lado, Cebamanos.

AMBIENTE CRISPADO ENTRE GREMIOS

Pero las diferencias entre el Frente por la Democracia y los grupos alrededor del FAD no solo han sido en el plano político —en el que dicen los analistas, la técnica del gobierno será ‘divide y vencerás’—. Los disentimientos se habrían trasladado, incluso, a los movimientos gremiales.

Fuentes del Frente por la Democracia entrevieron que en el Conusi habrían abierto un proceso para expulsar al Sindicato de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Similares (Sitiespa), dirigido por Luciano de Gracia.

De Gracia, contrario a casi todos los demás dirigentes afiliados a Conusi, mostró su respaldo al Frente por la Democracia.

‘Esa fue una decisión personal suya, el Sitiespa sigue en Conusi’, explicó, por su parte, Genaro López, crítico de la alineación entre Mena y los partidos opositores.

‘Ahora ellos cuestionan a (el presidente Ricardo) Martinelli, pero hacían lo mismo en sus tiempos’, dice, sobre las críticas que lanzan recurrentemente los detractores del gobierno en turno.