Temas Especiales

01 de Jun de 2020

Política

CD intenta resquebrajar la estructura panameñista

PANAMÁ. ¿De qué hablarán los comensales? es la primera interrogante que los medios de comunicación le han hecho al presidente de la Repú...

PANAMÁ. ¿De qué hablarán los comensales? es la primera interrogante que los medios de comunicación le han hecho al presidente de la República, Ricardo Martinelli, al llegar a los distintos restaurantes en los que se ha reunido con miembros del partido Panameñista.

Una y otra vez la respuesta del dirigente político ha sido la misma: ‘es para analizar temas de interés nacional’.

Pero desde otra perspectiva va quedando claro que los encuentros pretenden resquebrajar la estructura panameñista, confundir a los seguidores de este partido y atraerlos a la alianza oficialista. Es decir, conquistar a las bases, si no se puede con la dirigencia.

No había acabado de bajarse del avión presidencial a su regreso de Europa cuando el mandatario trató de sorprender ayer con una de estas reuniones que ya empiezan a hacerse cotidianas. Como la mayoría de las veces, la encabezó el propio Martinelli, líder de Cambio Democrático (CD).

En esta ocasión el encuentro sería con una figura de muy alto nivel. Un exmiembro de su gabinete, una persona que incluso se barajó como el candidato presidencial del oficialismo: Alberto Vallarino, actual vicepresi dente del Partido Panameñista, quien al salir del encuentro aseguró que apoya a su partido.

PRESIONES MEDIÁTICAS

Martinelli sabe bien que los medios de comunicación influyen y manejan la opinión pública. Como líder de CD sabe que si miembros importantes del panameñismo están figurando en los medios de comunicación con dirigentes oficialistas, esto puede llevar a que los seguidores del panameñismo duden del liderazgo de su candidato.

Es más, al parecer los panameñistas ya empezaron a notar la estrategia que estaría utilizando el colectivo de gobierno y a manera de contraataque, el jueves cuando José Domingo Arias se reunió con Arnulfo Arias Olivares y Manuel Lobo, hicieron lo posible por aplicar una dosis de la propia medicina y se reunieron en el mismo lugar y a la misma hora. Es como si intentaran matar un show mediático con otro.

En medio de las estrategias de uno y otro lado, esta semana surgió un elemento que podría generar más roces a lo interno del panameñismo. Se trata de la decisión de Alberto Vallarino, quien anteriormente fue nombrado por el presidente Martinelli como miembro de la junta directiva del Fondo de Ahorro de Panamá (FAP).

Vallarino cuestionó que dirigentes de la oposición pongan en duda la credibilidad de la actual directiva del FAP, al decir que se quieren vender las acciones del Estado en las empresas mixtas para usar el dinero en política.

Esa opinión de Vallarino iría en contra de lo que la bancada panameñista expresó sobre el tema y que incluso según algunos panameñista es lo que Vallarino les dice en privado: que se mantiene el riesgo de la venta de las acciones de las empresas mixtas. Ellos se han opuesto a la venta.

VARELA RESPONDE

El candidato presidencial panameñista, Juan Carlos Varela, le resta importancia a la estrategia de Martinelli. Se muestra seguro de su liderazgo, dice que no le preocupa con quién almuerza el presidente ni ‘su candidato títere’.

Señala que ganó la nominación presidencial con 99.8% y el respaldo fuera del partido es grande, ‘ganaremos con la bandera del partido, pero gobernaré arropado con la bandera de Panamá con igualdad y equidad’, esboza.

Asegura que hay un solo partido y ‘ese es el que triunfará en el 2014’.

‘VIENEN MÁS’

Los encuentros de Martinelli con importantes figuras del panameñismo se están convirtiendo en el pan de cada día.

Ya en varias ocasiones se ha reunido con la expresidenta Mireya Moscoso, luego con Arnulfo Arias Olivares y ahora fue el turno de Vallarino.

El presidente del Molirena, Sergio González Ruiz, asegura que la reunión de ayer no será la última, ‘vienen más’, y como si tuviera en sus manos una bola de cristal que pueda adivinar el futuro, agrega: ‘vendrán sorpresas’.