Temas Especiales

03 de Jun de 2020

Política

Cámara de Comercio, preocupada por la ‘polarización' del país

Durante la inauguración de las sesiones ordinarias de la CIDH, familiares de detenidos por casos de corrupción protestaron y reiteran que hay ‘persecución política'. ‘Deben rendir cuentas', alega el presidente Varela

La Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP) manifestó ayer su preocupación por lo que considera la polarización del país en el tema de justicia.

Su pronunciamiento se da en momentos en que Panamá funciona como sede de las sesiones ordinarias de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), inauguradas este martes, y que concluyen el próximo miércoles 7 de diciembre.

‘Hemos manifestado en reiteradas ocasiones la preocupación de esta Cámara (...) frente a la polarización del país y la situación de nuestra administración de justicia, la cual que crea ‘desasosiego' entre la ciudadanía, implica afectaciones a nuestra imagen y presenta un escenario inestable para las inversiones y el desarrollo del país', consideró el gremio empresarial en su comunicado semanal.

En el documento, también se hace referencia a los varios procesos penales iniciados hace dos años por el Órgano Judicial en los que están involucrados funcionarios del pasado gobierno.

‘En este periodo, ante las conjeturas, la sociedad ha demandado el deslinde de responsabilidades, a la vez que ha cuestionado el proceder de indagaciones que crean suspicacia, como el otorgamiento de medidas cautelares potencialmente desproporcionadas y otras actuaciones', añade la Cámara.

OPINIÓN PÚBLICA DIVIDIDA

Muchos juristas del país consideran que las detenciones preventivas contra los exfuncionarios son medidas ‘abusivas' y otro grupo, conformado por familiares de los detenidos y fundamentalmente del partido Cambio Democrático, sostiene que se trata de ‘persecución política'.

Este sector se presentó ante la reunión de la CIDH para denunciar la supuesta ‘persecución política'. Allí estuvieron la ex primera dama Marta Linares de Martinelli, cuyo esposo, el expresidente Ricardo Martinelli, tiene varios procesos en la Corte Suprema de Justicia, uno de ellos por escuchas telefónicas ilegales durante su mandato.

También estuvo José Raúl Molino, quien mantiene una medida cautelar de país por cárcel por una investigación por el supuesto delito contra la administración pública (peculado) por la compra de radares a la empresa Finmeccanica, cuando era ministro de Seguridad en el pasado quinquenio.

También se presentaron el exministro Frank De Lima y el empresario Porfirio ‘Bolita' Ellis.

De Lima mantiene una medida de país por cárcel en medio de una investigación por el posible delito contra la administración pública relacionado con unos contractos fraccionados para la compra de granos, a través del desaparecido Programa de Ayuda Nacional, mientras que Ellis enfrenta cargo por supuesto ‘lavado de dinero' relacionado con el proyecto de Riesgo de Tonosí.

Todos son miembros del partido Cambio Democrático; sin embargo, la lista de exfuncionarios y empresarios que realizaron negocios con el gobierno pasado que enfrentan procesos penales es extensa.

‘Apelamos a que las investigaciones se mantengan estrictamente dentro del marco legal, respetando en todo momento la presunción de inocencia, el derecho a la defensa y garantizado el debido proceso a los imputados', señala el gremio empresarial en su comunicado.

Los familiares y los procesados protestaron frente al hotel donde se reúne la CIDH, sin embargo, a diferencia de otras protestas, no portaban banderas del partido Cambio Democrático.

Linares de Martinelli insiste en que en el país se ‘violan los derechos humanos y la libertad de expresión'. Hizo referencia a la detención preventiva de Riccardo Francolini, presidente de NEXTV, cuyo accionista mayoritario es el expresidente Martinelli.

Un representante de la CIDH recibió a la ex primera dama, a Mulino, a De Lima y a familiares de detenidos.

Linares de Martinelli entregó una carta dirigida al presidente de la CIDH, James Cavallaro, en la que señala que en Panamá ‘se han ejecutado una serie de persecuciones y violaciones a los derechos inalienables al ser humano, como lo son: la salud física y mental, la libertad, el debido proceso y la presunción de inocencia'.

En la carta, Linares de Martinelli acusa al gobierno de utilizar la ‘justicia, como brazo ejecutor de intereses personales y económicos'.

El presidente de la República, Juan Carlos Varela, quien inauguró la reunión de la CIDH, dijo que los procesos judiciales que se le siguen a los exfuncionarios no tienen nada que ver con ‘derechos humanos'.

‘Se quieren usar temas de la justicia para fines políticos. La política se define en las urnas de las elecciones de 2019 y la justicia, defendiéndose en los tribunales', recalcó.

Varela dijo que lo que toca es rendir cuentas a la justicia, en clara alusión a los grupos que hablan de persecución. ‘Aquí agarraron a un exfuncionario que dirigía el PAN, que ganaba $5,000, con una cuenta bancaria de $30 millones, ¿qué tiene que ver el presidente con esto?', remarcó Varela.

Lo que se debe garantizar es el debido proceso y que todos los procesados tengan pleno derecho a su defensa, manifestó el mandatario.

ENCUENTROS DURANTE LA SESIÓN 159

Panameños tendrán reuniones informales con la CIDH
La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dará inicio a su sesión N°159 a partir de mañana, sin embargo, durante el día de hoy, miércoles, se estarán reuniendo de manera informal con representantes de organizaciones panameñas.

Los encuentros, que no forman parte de las audiencias oficiales de la CIDH, son para que los observadores se documenten en información sobre las situaciones del ámbito nacional.
Y es que la CIDH tiene como práctica no tratar temas del país sede.

Esta es una dinámica que, aunque no consta en los reglamentos internos del organismo interamericano, ‘siempre se ha realizado de esa forma', según representantes de la CIDH.
La CIDH realiza su periodo de sesiones 159° en territorio panameño entre el 29 de noviembre y el 7 de diciembre de 2016.

En las reuniones se discutirán 37 temas, de 13 países de la región, salvo los asuntos de Panamá.

Entre los temas que se expondrán en este periodo de sesiones, están los asuntos relacionados con el derecho a la libertad de expresión, derecho a la vivienda , derechos humanos y el acceso a la salud y a los medicamentos en América.