La Estrella de Panamá
Panamá,25º

16 de Oct de 2019

Política

Enseñar a niños con necesidades especiales

Que cumplan con la responsabilidad y compromiso de educar y atender a conciencia a las personas con necesidades educativas especiales es una de nuestras mayores metas

Los planes de Dios, para los seres humanos, tienen una razón de ser en esta vida y es entender que todos hemos venido a este mundo a servir. A mí me tocó hacerlo con niños con necesidades educativas especiales.

Recuerdo como si fuese hoy mi primera experiencia como maestra en una escuelita particular, llamada Rayos de Luz, en mi amada provincia de Colón, donde asistían niños con algún tipo de discapacidad. En aquella oportunidad me asignaron un grupo de niños con retardo mental, ubicados en el nivel pre escolar y cuyas edades oscilaban entre 12 a 23 años, niños que podrían tener esas edades, pero que por su bajo nivel cognitivo actuaban y se comportaban mentalmente como niños de 5 años. Fue un verdadero reto, primero entender su condición, adaptarme a ella y responder a la misión de enseñar, y de enseñar con amor a quienes más necesitaban de mí en ese momento.

Fue como un llamado sentir que lo podía y debía hacer por quienes en esas condiciones necesitaban y necesitan de quienes nos especializamos en esta profesión para hacer de estos niños seres útiles a sí mismos y a la sociedad.

En ese transcurrir, logramos educar a muchos niños y niñas, y no descansamos hasta verlos alcanzar sus primeros conocimientos, desde reconocer su esquema corporal, desarrollar sus áreas sensorio motrices, trabajar en los procesos de la lectura escritura, los conceptos básicos, el desarrollo de su lenguaje, su inteligencia social y práctica, sus habilidades y destrezas; en fin, estimular al máximo su personalidad global e integral, porque en ellos lo primero que tenemos que observar es que son personas, como lo somos tú y yo, y no fijarnos únicamente en su condición especial, para etiquetarlos, porque estamos hablando de seres humanos que sienten, que pueden y que tienen todo el derecho a vivir plenamente en igualdad de oportunidades.

Hoy laboro orientando a nivel superior a quienes han de preparar a estos niños y niñas para la vida. En nuestra misión, nos hemos propuesto formar y sensibilizar a jóvenes estudiantes con vocación y mística de servicio para que aprecien al ser humano y valoren en ellos, sus niveles de funcionamiento y no los limiten por su condición especial.

Procuramos que tomen conciencia de lo que significa esta hermosa profesión, facilitándoles las herramientas técnicas y académicas, para la creación de climas sociales y emocionales, que estimulen el aprendizaje activo, la confianza en los otros, la iniciativa, la creatividad, la autonomía, empatía y auto-confianza, generando con ello oportunidades de elegir, pensar y resolver problemas por sí mismos. Esto garantiza el cambio de actitudes, su interés y dedicación, el desarrollo de habilidades, maduración, compromiso, deseos de superación, alcance de metas y una toma de conciencia en cuanto al rol que tendrán que desempeñar.

Que cumplan con la responsabilidad y compromiso de educar y atender a conciencia a las personas con necesidades educativas especiales es una de nuestras mayores metas. Para ello, deberán brindar el servicio con mucho amor y estar en permanente actualización y formación, lo que le llevará a desarrollar todas las destrezas y capacidades que se ameritan no solo para impartir clases, sino para crear, vencer retos, investigar, profundizar, alcanzar logros, mejorar e innovar en el campo educativo.

Nuestra visión del docente no es sólo la de un profesional facilitador de un proceso de aprendizaje. Su característica fundamental es ser un creador de conocimiento pedagógico, entendiendo este rol no sólo como atributo personal o profesional básico, sino como un reto cotidiano de formación profesional permanente.