Temas Especiales

27 de Nov de 2020

Política

Nunca es tarde para votar

Ejercer el voto es un deber cívico que hay que acatar a pesar de la edad, como queda plasmado en esta crónica que ‘La Estrella de Panamá' publica en vísperas de unas elecciones que podrían resultar históricas

Demetria Barría González, de 106 años, vivió los avatares de la política en tiempos de golpes militares contra Arnulfo Arias Madrid (tres veces presidente de Panamá). Y siempre mantuvo la moral alta, incluso cuando apresaban a su esposo Manuel Rodolfo Ávila para llevarlo a la infame Cárcel Modelo.

Cada vez que los policías apuntaban sus bayonetas contra ‘El Doctor', al primero que buscaban era a Manuel (murió a los 90 años). ‘Mi madre, una mujer enérgica y valiente, le llevaba comida a la prisión. Nunca claudicó', cuenta Xenia, una de sus hijas.

Entonces la familia vivía en el edificio Penonomé de El Chorrillo, a unos pasos de la mazmorra, de manera que los gendarmes cumplían con el encargo sin sudar la cotona verde.

Demetria y sus familiares eran apreciados en la vecindad, una colmena de gente laboriosa, honesta y respetuosa, incluyendo a muchos policías. Ella, una cocinera de antología, vendía ‘atolito' de maíz molido y hacía rifas para ayudar con el presupuesto familiar. Su consorte, arnulfista hasta el tuétano, era conductor de la ruta de buses Río Abajo-Balboa.

A sus 106 años, estará en primera fila el domingo 5 de mayo para emitir su voto. Pide a los jóvenes que vayan a las urnas, porque Panamá los necesita hoy más que nunca.

La centenaria matriarca muestra con orgullo su cédula nueva (2AV-123-378), entregada nada menos que por Gilberto Estrada, director nacional de Cedulación y magistrado suplente del Tribunal Electoral. Demetria Barría González nació en Pocrí de Aguadulce (Coclé) y actualmente reside en La Chorrera, Fuente del Chase, en Barrio Colón. Ella es la alegría e inspiración de sus 3 hijos, 10 nietos, 20 bisnietos y 5 tataranietos.

UN DEBER CÍVICO

El interés por votar toca las puertas de otras distinguidas damas. Allá lejos, en una hermosa y amplia residencia campestre en la comunidad de El Potrero, La Pintada, provincia de Coclé, Carmen Herrera González, de 106 años, rebusca en el ropero las galas que lucirá en su visita a las urnas.

Ella disfruta del ambiente fresco, rodeada de jardines, adornos artesanales, una batea de olorosos mangos sobre un piloncito estriado por el tiempo, y de la arboleda remecida por la brisa del prolongado verano. En el horizonte se encuadra el paisaje del verdor montañero de la tierra del ‘sombrero pintao'.

Carmen siempre luce una coronita plateada. Cuando la piropean por la diadema, se despoja de toda modestia y contesta: ‘¡Siempre he sido bella!'.

Se desplaza en una andadera, es dueña de una lucidez envidiable, lee sin anteojos, tiene buena audición, está libre de colesterol y no tiene cuentas pendientes con los triglicéridos. ‘Yo me alimento con productos del campo y como a las horas indicadas', señala la doña, quien se reserva el candidato de su preferencia; solo insiste en cumplir con el deber cívico del sufragio. El personal de la Dirección Regional del Tribunal Electoral de Coclé la llevará a su cita con las urnas.

Ella es el sol de una familia numerosa: 10 hijos (2 muertos) 34 nietos, 62 bisnietos y muchos… pero muchos tataranietos.

UN BUEN CONSEJO

Esta nota habla de mujeres que, a pesar de su edad, testifican que la democracia es el mejor sistema político, de ayer, hoy y siempre.

Por eso, María Herrera, de 101 años, no ha fallado a las elecciones en los últimos 80 años. Vaya que se entusiasma cuando se le toca el tema.

María, con cédula de identidad 3-817-698, vive en el hogar de ancianos ‘Los Años Dorados', en Pacora. No tuvo hijos, pero sí una vida de amor al prójimo. Se moviliza en una andadera, vive a plenitud, está clarita como el agua de la tinaja y no pierde ocasión para hacer lo que más le gusta: conversar.

Según ella, en las campañas políticas del pasado lejano las elecciones eran más emocionantes ‘y transparentes'; había más respeto y palabra cumplida. Para ella es muy importante la participación de los jóvenes en esta campaña y en las del futuro.

Cuestiona el irrespeto que hay entre algunos candidatos y sus seguidores, que se insultan mutuamente, sin tomar en cuenta el pésimo ejemplo que están dando a las nuevas generaciones.

El Tribunal Electoral no solo se esforzó en ubicar a electores longevos, sino también contactó a jóvenes de menor edad, que también han expresado la emoción de poder escoger a los mejores gobernantes de Panamá.

Los benjamines que cumplirán los 18 años en la víspera de los comicios son: Amílkar Serracín (Villa Rica, Panamá); Graciela García Arrocha (Juan Díaz, Panamá) y Legna Meza Santizo (Puerto Escondido, Colón).

PARTICIPACIÓN MASIVA

Veamos algunas estadísticas sobre la cantidad de electores habilitados para sufragar el próximo domingo:

El Padrón Electoral Final (PEF) registra 2,757,823 personas habilitadas para votar; de ellos 1,385,076 son mujeres (la mayoría) y 1,372,747 hombres.

La tabla de rango de edades dice: 18 a 25 años, 521,535 (18.9%); de 26 a 30 años, 394,607 (11%); 31 a 40 años, 551,450 (20%); 41 a 50 años, 489,555 (14.3%); 61 a 70 años, 260,048 (9.4%); 71 a 80 años, 154,203 (5.6%); 81 a 90 años, 66,683 (2.4%); 91 a 100 años, 15,082 (0.5%) y 101 o más, (0.0%).

En Panamá hay 1,424,515 afiliados a partidos políticos; de ellos, 723,832 son hombres y 700,683, mujeres. No afiliados a partidos políticos son 1,333,308, de los que 684,393 son mujeres (la mayoría) y 648,915, hombres.

Panamá cuenta con 39 circuitos electorales, 13 plurinominales y 26 uninominales. Hay 2,798 centros de votación en todo el país y 6,911 mesas. El centro de votación con más electores es Atlapa (24,717), en San Francisco.

Los cinco corregimientos con mayor número de electores son: Tocumen (51,431), 24 de Diciembre (48,526), Juan Díaz (46,954), Vista Alegre de Arraiján (42,939) y Bethania (41,464).

Los distritos con más población electoral: Panamá 662,357, San Miguelito (243,622) y Arraiján (171,969).

PLAGEL INFORMA

En la conferencia semanal del pasado martes 30 de abril, el magistrado Eduardo Valdés Escoffery, director del Plan General de Elecciones (Plagel), informó que en estos comicios habrá 212 observadores internacionales (OEA, UNIORE, Cuerpo Diplomático e invitados especiales) y 2,395 nacionales (Defensoría del Pueblo, Comisión de Justicia y Paz y Ángeles de la Paz).

Hay 82,855 representantes de partidos políticos y candidatos por libre postulación en las corporaciones electorales: 49,863 mujeres (60.2%) y 32,992 hombres (39.8%).

Valdés Escoffery destacó la participación de la mujer en las corporaciones electorales, un trabajo sacrificado. Hizo un llamado a la solidaridad y a la unión entre las propias mujeres para mejorar los índices de paridad en la participación política.

Después de la medianoche de ayer, jueves 2 de mayo de 2019, quedaron prohibidos todos los actos de campaña, propaganda electoral, manifestaciones públicas, mítines, caravanas, concentraciones y toda clase de propaganda por altavoces para hacer proselitismo con fines electorales.

Igual se prohíbe repartir propaganda y artículos promocionales. Los medios de comunicación social tampoco podrán difundir propaganda electoral a favor o en contra de ningún partido o candidato, sin perjuicio del derecho a informar, reportar y/o comunicar.

La llamada ‘ley seca' regirá desde el mediodía del sábado 4 de mayo hasta el mediodía del lunes 6 de mayo. Se prohíbe la venta, obsequio, traspaso y consumo de licor. Se exceptúan de la veda etílica los extranjeros en los hoteles en los que estén hospedados.

Las mesas de votación se instalan a las 6 de la mañana del domingo 5 de mayo de 2019. Las votaciones se inician a las 7 de la mañana y cierran a las 4 de la tarde. A las 2 de la tarde se instala la Junta Nacional de Escrutinio.

Dentro de unas horas, los panameños tendrán la oportunidad de oro de decidir, a conciencia, cuáles son los hombres y mujeres que merecen ser legitimados para tomar las riendas del futuro de Panamá en el próximo quinquenio.