Temas Especiales

23 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Auditorías al subsidio electoral

El Subsidio Electoral se creó constitucionalmente para democratizar las decisiones en los partidos políticos tachados de oligárquicos, p...

El Subsidio Electoral se creó constitucionalmente para democratizar las decisiones en los partidos políticos tachados de oligárquicos, porque solo llegaban a los puestos claves y eran candidatizados quienes tenían cómo financiar sus propias campañas. La Ley 22 de 1997 lo reglamentó asignando el 1% de los ingresos corrientes de cada año anterior al Presupuesto Nacional y ha permitido nuevas figuras en la esfera política. Así es como la gran mayoría de la dirigencia de los partidos está constituida por profesionales que se han atrevido a emitir opinión y a cambiar la forma de gobernar. Se acabaron los partidos autocráticos y ha contribuido a la mayor participación popular; pero su manejo irregular en algunos partidos ha alarmado a la ciudadanía y puesto en dudas su eficacia, por lo que incluso se ha pedido su eliminación.

El Subsidio Electoral se divide en dos componentes: el subsidio preelectoral y el subsidio postelectoral. En este período electoral 2009, el Tribunal Electoral (TE) reportó, el 26 de enero de 2009, la entrega a los ocho partidos vigentes de B/12,800,000, a razón de 1,685,000 por partido, que han debido ser usados: 1,200,000 en actividades propagandísticas y 465,000 para postulaciones. Pero nos preguntamos, ¿los dirigentes hicieron buen uso de esos fondos? ¿Se gastaron los dineros en los destinos señalados? Solo la auditoría a tiempo puede responder.

Como formo parte de la dirigencia del Molirena, inicié un análisis de los resultados electorales y para ello consulté los boletines electorales, órgano de divulgación oficial del TE, y entre otras cosas encontré solo tres boletines donde el Molirena cedía parte de esos fondos (B/342,100.82) a tres empresas privadas que le “habían confeccionado propaganda” , pero mi sorpresa fue que las resoluciones de las Salas de Acuerdo del TE que aprobaban las cesiones de esos dineros señalaban: “Original del Acta de la Junta Directiva del Partido que autoriza el contrato, debidamente notariado” , ver el 2781.

¿Por qué mi sorpresa? Porque soy primer subsecretario Nacional de Asuntos Jurídicos del Molirena y de acuerdo con los estatutos partidarios la Junta Directiva la constituimos 43 miembros, pero no fuimos citados a reunión, por lo que esa acta es falsa y se abusa de nuestra confianza. Hemos pedido el respeto de los estamentos directivos partidarios que tienen las jerarquías para tomar decisiones y nuestra solicitud ha caído en los oído sordo del presidente del partido y del TE.

Con base en lo dispuesto por el numeral 14 del artículo 98 del Código Electoral, estamos solicitamos áuditos del subsidio postelectoral y a las partidas entregadas del subsidio preelectoral el 26 de enero y todavía nada. Como veíamos demoras en atender nuestra solicitud por parte de las autoridades electorales, reiteramos las solicitudes adjuntando copias a la Contraloría, Defensoría del Pueblo, Procuraduría General de la Nación, Zar Anticorrupción. Resultado: silencio y apatía total.

¿Consecuencias? Que la ciudadanía dude del Subsidio Electoral y clame su eliminación sin medir las consecuencias antidemocráticas, solo por el mal uso por parte de muy pocos. Esperemos que los áuditos y auditores no lleguen cuando ya no haya nada que hacer. Ya el Molirena ha tenido esas malas experiencias.

*Miembro del Molirena.lisimacolopezylopez@hotmail.com