Temas Especiales

11 de Apr de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Leyes y Periodismo

Los medios de comunicación social son símbolos de la democracia panameña, por su postura activa en la cobertura informativa; sin embargo...

Los medios de comunicación social son símbolos de la democracia panameña, por su postura activa en la cobertura informativa; sin embargo, algunos han decaído en el lenguaje social, al estigmatizar las normas amarillistas de otros países. Cuando me inspiré para este mensaje lo hago con respeto hacia mis colegas; animado por el deseo de despertar la conciencia pública sobre normas periodísticas, las cuales se han perdido, debido a los abusos otorgados por Ley a ciertos funcionarios y al libertinaje informativo.

En Panamá ha existido siempre el derecho legal para las personas que se sientan calumniadas en su honor, mediante denuncia a los tribunales de justicia; pero las acciones jurídicas pasan a entidades públicas y tribunales de honor que no se ajustan a la realidad.

El Gobierno Nacional presentó hace unos años un anteproyecto de Ley que deroga varias disposiciones contenidas en las denominadas ‘leyes mordaza’ contra la libertad de expresión.

El documento presentado a la Asamblea Nacional prohíbe a todo servidor público con mando y jurisdicción imponer a periodistas sanciones pecuniarias o privativas de libertad a quienes consideren que se faltó el respeto en el ejercicio de sus funciones.

A mi entender el objetivo del proyecto es promover un proceso de autorregulación propio y ético en los medios de comunicación social, promoviendo el respeto a la libre de expresión.

Los principios periodísticos deben respetar las acciones e ideas de cada persona, sin llegar a usar los medios en forma negativa, a fin de solucionar problemas de tipo personal.

Sin embargo, con los últimos acontecimientos en materia de libertad de expresión pareciera más que nada una sed de venganza, tal vez no de las máximas autoridades del país, sino de un grupo colegiado que involucra ahora artimañas legales para sancionar a colegas.

Me parece que esta condena hacia trabajadores de la pluma busca dar un mensaje, no sabemos por parte de quién hacia los medios o corporaciones.

Pero en mi opinión, sin ajustarme a los términos jurídicos que pudieran determinar la sanción legal hacia los comunicadores o empresas, nuestra condición para defender la libertad de expresión deber ser única y solidaria.

Hoy, a pesar de que el Gobierno dice respetar la libertad de expresión, que en mi caso particular es cierto, no debemos desmayar en vigilar las acciones de los Órganos del Estado, porque si se está ejerciendo presión sobre poderosas empresas de comunicación hacia abajo, o sea, para nosotros los de a pie, la cosa podría ponerse peor.

*PERIODISTA.