Temas Especiales

06 de Jun de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

De elecciones y escenarios

Para los que les gusta predecir los resultados electorales, permítanme en esta ocasión, a nueve meses de las elecciones de mayo próximo,...

Para los que les gusta predecir los resultados electorales, permítanme en esta ocasión, a nueve meses de las elecciones de mayo próximo, comentarle diversos escenarios posibles que cambiarían cualquier intento de predicción, hablando de dos elecciones, presidente y alcalde del distrito capital. De esta forma los ayudo a tratar de entender lo que pueda pasar en mayo del 14.

Primera situación, repetir lo ocurrido en 1994 cuando llegaron al final seis candidatos y Pérez Balladares pudo ser presidente con 34% de los votantes, o 22% de la población electoral total. En esta ocasión, con siete candidatos (PRD, Panameñista, CD, tres independientes y el FAD) el escenario favorece al PRD que nuevamente con poco menos del 34% podría ganar nuevamente, en segundo lugar el CD/Molirena se quedaría corto para el triunfo.

Otro escenario es repetir el 2009, cuando polarizada la intención de voto entre PRD y CD/Molirena, el Panameñista con pocos recursos por ir distante, opte por aliarse con uno de los dos. Lo más probable, por las circunstancias, que aunque oficialmente se vayan con o bien el PRD o CD/Molirena, no se irán todos, sino que se fraccionará el partido y ambas campañas se beneficien, habría que ver quién más que el otro. Si se mantiene el resentimiento al CD, saldría mejor parado el PRD, pero si se van por adversarios tradicionales e históricos, se beneficia el CD.

Hay un escenario, aunque remoto, de que el Molirena rompa su alianza con el CD, al no darles ni la Vicepresidencia ni la Alcaldía de Panamá. Esto igualmente deriva en dos escenarios diferentes, en uno vuelven a su alianza histórica con el panameñismo, en otro, prefieren al favorito de triunfar, al PRD. Adicional a estas posibilidades, está el hecho de que el Molirena al romper la alianza se fraccione, con un grupo que siga con CD, Molirena Vive con el PRD y el resto con los panameñistas.

Otro escenario presidencial sería el retiro del apoyo de Ricardo Martinelli a su candidato actual, José Domingo Arias, a su vez con varios escenarios posibles. Uno usar de comodín al Molirena y que este postule a una figura previamente acordada con Martinelli y cediendo luego la cabeza de la alianza al Molirena. Se menciona a Alberto Vallarino, ejemplo, como pudiera surgir otra figura. Veremos más adelante cómo esta misma figura de uso del Molirena puede pasar en la Alcaldía de Panamá, donde circulan rumores del deseo de que sea Muñóz y no Roxana el alcalde en el 14.

Luego está la posibilidad de que usando una consulta a la Corte Suprema de Justicia, se habilite al propio Martinelli y sea el candidato de la alianza oficialista. Hay una realidad, las obras de un gobernante no las puede capitalizar ni su partido ni su sucesor. Ejemplos, Chávez, Ortega, Evo Morales y Correa pudieron todos capitalizar su populismo y ejecución en reelegirse ellos, la Bachelet con obras y populismo, no pudo reelegir a su partido, aunque ahora ella capitalizará su gestión anterior y es favorita para volver a la Presidencia de Chile. Es decir, Mimito Arias puede jurar y rejurar que seguirá los pasos de Martinelli, pero para el electorado es un desconocido, las obras las hizo Martinelli.

El resto de los escenarios ni los contemplo, para mí los independientes están luchando para ver si al menos uno de ellos logra el 3% de los votos, mientras el FAD buscará sobrevivir, pero no con los votos presidenciales, sino con votos a diputados, alcaldes y representantes. Estos escenarios que contemplo arriba son para mí todos posibles e impredecibles, lo que hace que pensar que ya esto está concluido es no saber política. Toca a cada estrategia de los tres candidatos principales buscar su mejor escenario; ejemplo, al PRD que siga el status quo hasta el final o bien que los panameñistas se alíen con ellos, al CD ir robando militantes al panameñismo y al PRD, de forma que si se mantiene el status quo pueden ganar. Para los panameñistas solo un milagro les produce un cambio dramático en sus posibilidades, como si le aparece un fantasma del pasado al candidato PRD que lo derribe de su liderazgo actual. Algo, dicho sea de paso, casi imposible de pasar.

Luego está la Alcaldía de Panamá. Históricamente los partidos buscando alianzas la sacrifican, lo que pone como primer escenario que si CD/Molirena quieren tentar al panameñismo, le darían la Alcaldía como parte del acuerdo, de igual forma el PRD podría cederla si logra un aliado, ejemplo Molirena o panameñismo. Eso, visto históricamente. Hoy, los partidos prefieren ceder diputaciones y otras alcaldías, pero creo que no están dispuestos a ceder la Alcaldía del distrito capital.

Luego está el tema de la Asamblea Nacional de Diputados. Una realidad es que CD ha logrado que las bancadas PRD y Panameñista actuales se hayan acercado y si fuera por los diputados habría alianza entre los dos partidos. CD tiene que tratar de mantener la mayoría del próximo pleno, junto a su aliado Molirena. En esta nueva Asamblea, parece ser que al menos de cuatro a seis independientes lleguen, lo que dejaría de 65 a 67 curules en juego a los partidos. Si asumimos que los nuevos independientes no se afiliarán a partido alguno durante el periodo, el partido que desee asegurarse necesita sacar 36 de 65 o 67, nada fácil. En fin, predecir hoy es difícil, hay que seguir viendo cómo se dan las cosas y finalmente tendremos un panorama claro, para predecir, entonces, el 31 de enero del 2014.

INGENIERO INDUSTRIAL Y ANALISTA POLÍTICO.