Temas Especiales

27 de Jun de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

Campañas electorales conflictivas y ventajistas: 1952

L uego de la destitución de Arnulfo Arias por la Policía Nacional en 1951, hubo un periodo de preelectoral conflictivo y de mucho ventaj...

L uego de la destitución de Arnulfo Arias por la Policía Nacional en 1951, hubo un periodo de preelectoral conflictivo y de mucho ventajismo en Panamá. Alcibiades Arosemena (Don Alci), ocupó interinamente, la jefatura del estado hasta que se culminara el periodo constitucional y se realizaran las elecciones del 11 de mayo de 1952.

Una profunda crisis económica acosaba al país motivada por la cesación de la bonanza provocada por la Segunda Guerra Mundial. Había gran desempleo, declinaban de los negocios, se debilitaban los depósitos bancarios, el aumento de precios de los comestibles (el arroz aumentó en un 100% en 1952). Todo esto se complementaba con una rampante corrupción en las esferas del Estado.

El coronel Remón, comandante de la Policía Nacional, era cortejado por los sectores económicos poderosos para que se postulara a la Presidencia. Remón, en un principio, negó aspiraciones, pero finalmente, se postuló el 28 de octubre de 1951 en un acto celebrado en un Gimnasio de una Escuela Pública en Los Santos. Dos días después renunció a la Comandancia dejando a cargo a Bolívar Vallarino. Un grupo de partidos oligárquicos coaligados apoyan la candidatura del coronel.

Los bandos contendientes fueron identificados por la población y por lo medios de comunicación con los motes de militaristas (Renovador, PNR (partido de Remón), PRA, Liberal del Matadero) y civilistas (Liberal Nacional, PRI, Frente Patriótico y Socialista). La desigual campaña se caracterizó por el abierto apoyo del gobierno y de la Policía Nacional hacia el candidato oficial. La mayor parte de los ministros del Gabinete del presidente Arosemena declaran su apoyo a la candidatura de Remón. Los que no lo apoyan (Bermúdez, Navarro y Samudio), debieron renunciar.

La Junta Nacional de Escrutinio está formada por adeptos al gobierno. Un miembro prominente del Partido Renovador, de la alianza oficial fungía como su presidente. Se pone en práctica la frase del cura colombiano Camilo Torres quien decía: ‘quien escruta es quien elije’.

La esposa del Coronel Remón, Cecilia Pinel (identificada por los periódicos oficiales como la Dama de la Bondad) recorre el país regalando todo tipo de artículos (entregan a los votantes, víveres, utensilios de labranza, máquinas de coser, artefactos de cocina, entre ellos pailas con el rostro del candidato en el fondo), etc.

Con un séquito de aduladores, periodistas emplanillados y funcionarios públicos en horas laborables, la esposa del candidato realiza extensas y costosas giras asistenciales por los miserables y recónditos pueblos interioranos, constituyendo así el inicio masivo del clientelismo electoral en nuestro país. Los fondos estatales, a pesar de la crisis que vive la población, se utilizan disimulados y abiertamente a favor de la candidatura oficial. Los candidatos gubernamentales reciben un cuantioso y bochornoso apoyo oficial.

La prensa oficial, encabezada por el periódico La Nación (donde Remón es máximo accionista) publica detalles pormenorizados de la campaña. En el mes de marzo de 1952 publica este titular: ‘donde llega doña Cecilia, se acabó el dolor del pueblo’. Remón es promovido como el candidato de la salvación nacional. Es la época en que Fulgencio Batista ‘patea la mesa’ en Cuba y se toma el poder por la fuerza. Los Estados Unidos patrocinan gobiernos militares que salvaguarden sus intereses geopolíticos. Es la época gloriosa de los Trujillo y los Somoza. El mismo día de la elección, antes de empezar el escrutinio, los diarios oficiales publican que ‘El triunfo de Remón es cosa segura y definitiva. …esperamos los datos para informar… la magnitud de la derrota sufrida por el civilato’. De acuerdo con los resultados oficiales, la candidatura de Remón obtuvo el 55% de los votos.

El uso de la maquinaria gobiernista a favor de una tendencia electoral es indolente e ilegítimo. Por eso el resultado de la elección de 1952 deslegitimó, desde sus orígenes, el gobierno de Remón y pudo contribuir, en alguna medida, a su autodestrucción el 2 de enero de 1955.

DOCENTE UNIVERSITARIO