Temas Especiales

26 de Nov de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Fútbol histórico

Hoy este deporte mueve multitudes en el mundo. La TV nos trae las emociones internacionales instantáneas, y la admiración de gritos y ap...

Hoy este deporte mueve multitudes en el mundo. La TV nos trae las emociones internacionales instantáneas, y la admiración de gritos y aplausos de megaestadios y millones de televidentes del planeta. Su organización y proyecciones económicas tienen dimensiones astronómicas.

La Marea Roja nos hace vibrar con un nacionalismo amplio y profundo, cada vez que compite nuestra Selección. Desde la proto historia existe el fútbol. Con los chinos y en el siglo III a.C. en Egipto ya se jugaba a la pelota. En 1863, en Inglaterra se crea la Football Association. Con las Reglas de Cambridge de 1848. Por 1870 ya existían ligas en Argentina. En 1904, en Paris se funda la FIFA. (Federación Internacional). En 1896, se efectúan los juegos Olímpicos de Fútbol. Los ingleses lo llevan por donde van. Muy probablemente, los franceses y otros inmigrantes y marinos, especialmente italianos y españoles, lo traen al Istmo en el siglo XIX con los trabajos del ferrocarril y el Canal. En 1929 se juega la primera Copa Mundial en Uruguay, donde el campeón fue Uruguay, venciendo a Argentina 4 a 2.

Aquí, en Panamá, nace la afición ya hace unos 90 años. En 1939 se jugaron los Juegos Olímpicos Centroamericanos en Panamá y ya habían equipos locales organizados. Recabar información nuestra, habría que buscarla consultando a exfutbolistas que fueron la semilla sembrada muy profundas en el tiempo y con recuerdos ya casi perdidos. En la cancha del Instituto Nacional y en el Oratorio Festivo de la avenida Ancón y calle 17 es donde tal vez nace nuestro fútbol. Al impulso de los padres salesianos y la devoción a Don Bosco se crean los clubs: Las Aguilitas, Victoria y muchos más guiados por voluntarios entrenadores como Manuel Hidalgo, Pipe Villanueva, Wellington Montaño. Y los reverendos padres como Turcio, Zepeda y muchos más. Héroes que guiaron a nuestros niños por el recto camino.

Inicialmente las canchas utilizadas fueron las de Santa Rita, Barraza y los sacrificados dirigentes de ese entonces fueron entre otros: Ditrani, ‘Fifoio’, Norberto Navarro, Guillermo Rolla Mallea, Familia Ospino, Iríam Oduber y muchos más. Aparecen los primeros clubes: Ancón, de la familia Ospino de la avenida Ancón; Los Tigres, El Napoli, con jugadores locales de ascendencia italiana; El Avión, de una cantina de calle K; el Pacífico (1935), fundado por el periodista Guillermo Rolla Mallea. Clubes deportivos que se automantenían con actividades sociales de bailes, rifas, cines y algunos mecenas.

Eran todos trabajadores que entrenaban en sus hora libres. Los uniformes y botines se compraban en Argentina y, naturalmente, todo era amateur y gratuito. Se jugaba por una copa, una medalla, por el triunfo, el prestigio, el honor, el orgullo, por la camiseta, por Panamá. Así como hoy tenemos a estrellas como los hermanos Dely Valdés, Blas Peréz, Matador Tejada y Penedo. Ayer también brillaron ‘Empanada’ Arosemena, que fue tal vez el primer jugador que tuvo contrato internacional en La Habana. ‘Pie Pa$< ’ Anderson, ‘Panga’ Figueroa, el Negro Martínez, Raúl Calvo; los guardametas Collman de origen Guna, Warren y ‘Tiricia’. Los goleros Carlos Rangel, Gilberto Chanis (Médico), Guillermo Rolla Mallea, autor de un gol olímpico, Lutrel, Sandiford, Cascarita Tapia, De Bello, Temi Molina, Gasto De Leon, Carlos Torres, Lic. ‘Toty’ Pérez, ‘PAYIYO’ Castro, ‘Bolo’ Royal, Mendieta.

En Colón, el Colón Football Club con ‘Pan Viejo’ Morales, Latiff, Carlos Quintero. En la época de la Segunda Guerra Mundial y el Tercer Juego de esclusas llegaron de Centro América; ‘Panyagua’ (radicado en La Chorrera) Chichilla, Bolaños.

Definitivamente fue toda una época y un mundo que se vivió sentando las bases de lo que hoy es nuestro flamante fútbol y nuestra querida Selección Nacional. Muchos héroes anónimos, atletas distinguidos, y colaboradores del deporte no aparecen en este breve resumen y recuerdo; pero ellos, estén donde estén, y también sus familiares, deben sentirse orgullosos de haber cumplido con su deber, por habernos dado la base de lo que somos hoy. Sería interesante que se publicara más información al respecto, con datos que aporten los que lo vivieron o saben de hechos relacionados.

El tiempo sigue su marcha. El profesionalismo y las grandes sumas que producen los aficionados y las grandes cadenas de publicidad a veces distorsionan el espíritu romántico y apasionado del deporte, pero también es cierto que los deportistas sí le ponen el entusiasmo y el corazón en sus competencias.

El deporte apasiona multitudes y es un camino que conduce al esfuerzo, la superación, la responsabilidad, el trabajo en equipo, a confiar en el compañero, no en drogas que crean dependencias y limitan la personalidad y la autoestima. Nuestros atletas luchan por superarse y darle glorias al deporte nacional y corresponde a las juventudes seguir entrenándose, a los dirigentes continuar los esfuerzos por elevar la calidad técnica de nuestros jugadores y al Estado el brindar las condiciones para que los jóvenes tomen los caminos de la salud, la disciplina y el esfuerzo para lograr ‘mentes sanas en cuerpos sanos’ para un Panamá Mejor.

MÉDICO Y EX MINISTRO DE ESTADO.

—POR LOS MENSAJES EDUCATIVOS EN LA PUBLICIDAD COMERCIAL.

—EN MEMORIA DE MARÍA DE LA LUZ MALLEAS.