Panamá se mira en las elecciones ticas

Actualizado
  • 24/04/2014 02:00
Creado
  • 24/04/2014 02:00
La incertidumbre sobre los resultados de la consulta popular del 4 de mayo en Panamá ha generado interés por procesos electorales cercanos.

El 2 de febrero, durante la primera vuelta electoral en Costa Rica, el oficialista y exalcalde capitalino Johnny Araya, del durante ocho años gobernante Partido de Liberación Nacional (PLN), cantaba victoria frente a un Luis Guillermo Solís ‘arrinconado’ por las encuestas. Antes de que Araya alzase su brazo para celebrar su triunfo, llegó la sorpresa. Solís, del progresista Partido Acción Ciudadana, se impuso con un 30.6% de los votos frente a Araya, que obtuvo el 28%.

En ese momento, Solís no fue declarado presidente electo porque para ganar en su país es necesario obtener un 40% de los votos, lo que obligó a una segunda vuelta.

A mitad de camino, Araya anunció que se retiraba porque no tenía el favor de las encuestas y desistió de hacer más campaña, dejando la vía libre de obstáculos al historiador y político de 55 años.

El nombre de Araya figuró, sin embargo, en las papeletas porque, según la Constitución costarricense, un candidato no puede renunciar en la segunda vuelta.

En esa segunda cita, el pasado 6 de abril, Solís arrasó con un 77.8% de los votos, en una de las votaciones más altas de la historia del país. Según datos del Tribunal Supremo Electoral, Solís obtuvo un millón de votos de los casi 3.1 millones de votantes que conforman el censo electoral.

PANAMÁ ES DIFERENTE

El consultor y analista político Orlando Goncalves descartó sorpresas al estilo tico en las próximas elecciones. En Panamá no va a ocurrir nada parecido, ya que el sistema nacional todavía no ve síntomas de agotamiento tan graves como los de Costa Rica, con una sociedad cansada de la corrupción y un bipartidismo histórico.

Añadió Goncalves que en Costa Rica, el presidente electo nunca fue un improvisado. ‘Solís viene del mismo partido de Araya. Se cansó de la corrupción y de la descomposición que había dentro del partido, y decidió salirse para formar su propio movimiento’, explicó.

El analista señaló que Solís mantuvo un discurso de cambio como argumento durante toda su campaña, que fue relativamente austera, pero muy de contacto directo con la población, que lo veía de tú a tú y no ‘como el típico candidato que se pasea arriba de una camioneta como reina de carnaval’.

‘La campaña de José Domingo Arias ha sido razonablemente buena, al contrario que la de sus adversarios. Comenzando por un error de meses atrás y que aún siguen sin corregir: el candidato del gobierno se llama José Domingo Arias y no Ricardo Martinelli. La oposición ha dejado a ‘Mimito’ correr solo y ha mordido el anzuelo de golpear a Martinelli, que se maneja en dos vías. Por un lado, recibe los golpes de la oposición y por otro, sigue inaugurando obras’, señaló.

Arias, aseguró, ganará las elecciones sin grandes dificultades. ‘Varela, a mi manera de ver, era el que más posibilidades tenía de crecer, pero no hizo lo que debía y su estrategia y mensaje han sido errados. Navarro, evidentemente, tuvo un cambio en su campaña que le oxigenó. Le dio vida, pero los problemas internos (del partido) son de tal magnitud que lo han ocupado demasiado y en el último minuto está comenzando a cambiar de mensaje, para bien, pero tarde’, comentó.

Además, Goncalves destacó un desbalance en la inversión publicitaria con una gran ventaja del gobierno. El analista calculó en 3 a 1 a favor de Mimito. ‘Por cada tres cuñas de Arias, hay una de Juan Carlos Navarro y la mitad de una de Varela. Esta desproporción en algún momento cobrará beneficios’, aclaró.

VISIÓN DE LA PRENSA

Para Alejandro Varela, delegado de la Agencia EFE en Centroamérica, que siguió las últimas elecciones costarricenses, también Arias es el favorito.

El candidato de Cambio Democrático ganará las elecciones con un margen muy amplio de diferencia, pronosticó. Arias representa la continuidad de una administración que en cinco años ‘ha lavado la cara al país, especialmente la ciudad de Panamá, y ha hecho obras de un gran impacto social, que se capitalizarán en votos a favor del sucesor de Martinelli, al margen de otro tipo de consideraciones políticas a las que el electorado es bastante ajeno’, dijo el periodista.

Según Varela, hay un voto oculto que no se manifiesta en las encuestas y que tradicionalmente favorece al candidato del gobierno.

Edwin Cabrera, director de Radio Panamá, difiere, por su parte, y cree que, con una mínima diferencia entre los tres, puede que quien vaya primero en las encuestas, como en Costa Rica, no termine siendo el ganador.

A pesar de la proximidad geográfica entre los dos países, Costa Rica puede no ser un espejo político para Panamá. La última y definitiva encuesta estará en las urnas.

Lo Nuevo
comments powered by Disqus