Crece el apoyo para la mujer en la ciencia

Actualizado
  • 12/02/2024 00:00
Creado
  • 11/02/2024 14:41
La Senacyt implementó una política que busca impulsar la participación de la mujer en ciencia en Panamá

El Sistema Nacional de Investigación (SNI) de la Secretaría Nacional de Ciencia Tecnología e Innovación (Senacyt) consta de más de 220 miembros reconocidos de los cuales el 38.5% son mujeres. Es decir, el sistema tiene 85 miembros mujeres. Aún cuando el porcentaje de mujeres va en aumento, todavía falta una representatividad plena de las mujeres, no solo en el SNI, sino en todo el Sistema de Ciencia Tecnología e Innovación, detalló Omar López Alfano, secretario técnico del SNI de la Senacyt.

“Uno de los retos de la mujer en la ciencia son los roles que impone la sociedad que limita la participación de la mujer en distintos campos, principalmente en carreras STEM. Esto genera ambientes, carreras y dinámicas masculinizadas, lo que limita una igualdad de condiciones para una participación de la mujer en base a principios de equidad. Hace falta entonces la implementación de políticas que permitan dicha igualdad de condiciones y un cambio en los paradigmas sociales”, subrayó López a La Estrella de Panamá.

De acuerdo con datos de la Senacyt, actualmente, las mujeres constituyen la mitad de la población en Panamá y representan un 60% del total de graduados en Ciencia Tecnología e Innovación (CIT), pero solamente un 40% de ellas desempeñan ocupaciones en áreas de la CTI.

El ‘Diagnóstico de Género sobre la Participación de las Mujeres en la Ciencia en Panamá’ revela que en Panamá, pese a que la mayoría de las egresadas universitarias son mujeres, las áreas del conocimiento en las que se especializan no son representativas de los ámbitos del conocimiento que brindan mejores oportunidades en el desarrollo del país o, más bien, no cuentan todavía con el reconocimiento, fortalecimiento, hibridación y plena expresión de su potencial para lograr situarse en el eje de las transformaciones sociales y económicas que Panamá requiere.

Una de las políticas que implementó hace poco la Senacyt fue la Política Nacional de Igualdad de Género en Ciencia, Tecnología e Innovación de la República de Panamá al 2040 y su Plan de Acción 2023-2025.

Entre los objetivos de la política están el de mejorar la atracción, retención y progreso de las mujeres en las carreras profesionales científico-tecnológicas y superar la segregación vertical (más mujeres en puestos de decisión) y horizontal (mujeres en todas las disciplinas) en los entornos de CTI.

La política también busca incidir en los procesos de gestión del talento en las entidades privadas y públicas de CTI para hacerlos más inclusivos. Despertar el interés e integrar efectivamente a las niñas y jóvenes en una CTI basada en valores de igualdad. Extender aprendizajes en materia de competencias tecnológicas, digitales e impulsar una plena apropiación de sus herramientas por parte de las mujeres, entre otros objetivos.

Apostar por la educación superior

La Política Nacional de Igualdad de Género en Ciencia, Tecnología e Innovación “reconoce las debilidades del sistema educativo superior”, ya que la universidad juega el papel de mayor importancia en el sistema educativo. Las diferentes teorías del crecimiento, señala el documento, asignan un papel central tanto al capital físico como al humano en factores explicativos de una economía a largo plazo. “En la medida que las sociedades se modernizan y su economía empieza a ser conducida por la innovación, como es el caso de Panamá, estas requieren mejorar el perfil de su fuerza de trabajo, y expandir al máximo su capital humano avanzado. Por lo tanto, poseer un título universitario abre un abanico de oportunidades que permite a las personas tener una mejor calidad de vida”.

Los desafíos a los que se enfrentan los jóvenes para insertarse al mundo conllevan habilidades y conocimientos que no han sido atendidos y que es urgente considerar en los procesos educativos. La creatividad, innovación y pensamiento crítico, la solución de problemas, el razonamiento cuantitativo y el pensamiento lógico tiene su lugar natural en los buenos sistemas de formación desde las edades tempranas. Sin embargo, el sistema educativo nacional cuenta con series deficiencias que limitan la formación de recurso humano, en especial en áreas de la ciencia y la ingeniería, sostiene el documento de la Política Nacional de Igualdad de Género en Ciencia, Tecnología e Innovación.

Para apalancar el desarrollo de la ciencia, la tecnología y la innovación desde el sector educativo, y al mismo tiempo contribuir a la mejora del sistema de educación, se definieron cuatro objetivos estratégicos con sus respectivos subprogramas y líneas de acción, de acuerdo con el documento que detalla la Política Nacional de Igualdad de Género en Ciencia, Tecnología e Innovación.

Entre los objetivos que se han planteado está el de propiciar y apoyar la transformación de las instituciones de educación superior. Formar y potenciar el recurso humano capaz de contribuir a resolver los problemas de la sociedad local y global, utilizando la ciencia, la tecnología y la innovación.

Un día para fomentar aún más la ciencia

El 22 de diciembre de 2015, la Asamblea General decidió establecer un Día Internacional anual para reconocer el rol crítico que juegan las mujeres y las niñas en la ciencia y la tecnología. El Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, que se celebra el 11 de febrero, es implementado por la Unesco y ONU-Mujeres, para promover a las mujeres y las niñas en la ciencia. Este Día es una oportunidad para promover el acceso y la participación plenos y equitativos en la ciencia para mujeres y niñas, destaca el portal de la Unesco.

Por su parte, la Unesco indica que la igualdad de género ha sido siempre un tema central de las Naciones Unidas. La igualdad entre los géneros y el empoderamiento de las mujeres y las niñas contribuirán decisivamente no sólo al desarrollo económico del mundo, sino también al progreso respecto de todos los objetivos y metas de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Omar López Alfano
Secretario técnico del SNI de la Senacyt
Uno de los retos de la mujer en la ciencia son los roles que impone la sociedad que limita la participación de la mujer en distintos campos, principalmente en carreras STEM. Esto genera ambientes, carreras y dinámicas masculinizadas, lo que limita una igualdad de condiciones para una participación de la mujer en base a principios de equidad. Hace falta entonces la implementación de políticas que permitan dicha igualdad de condiciones y un cambio en los paradigmas sociales”
Lo Nuevo
comments powered by Disqus