Temas Especiales

07 de Aug de 2020

Ciencia

Primera vela solar de China verifica tecnologías claves en el espacio

Se trata de una nave espacial propulsada por la presión de la luz solar que se refleja sobre una membrana.

espacio
espacioArchivo/La Estrella de Panamá

La vela solar "SIASAIL-I", desarrollada por el Instituto de Automatización de Shenyang (SIA, por sus siglas en inglés) de la Academia de Ciencias de China, verificó con éxito varias tecnologías claves en la órbita espacial. Se trata de una nave espacial propulsada por la presión de la luz solar que se refleja sobre una membrana.

No consume combustible químico extra o medios de trabajo durante la navegación. Entre las características que posee destacan su pequeña masa, excelente ratio entre recolección y expansión, bajo costo, escaso consumo de energía y largo alcance. Se considera como muy probable que la vela solar vaya más allá del sistema solar y se utilice en muchos terrenos, incluida la detección de asteroides, el monitoreo de tormentas geomagnéticas, la exploración de los polos solares y la eliminación de desechos espaciales.

Tras la entrada en órbita de la plataforma satelital, la vela lleva a cabo una verificación técnica en dos fases. En la primera, se adoptan el mecanismo de corte térmico y de liberación pasiva, lo que empuja el cuerpo de la vela solar fuera de la plataforma satelital haciéndolo girar más de 90 grados, explicó Liu Jinguo, subdirector de la Oficina de Investigación sobre Tecnología de Automatización Espacial del SIA.

La segunda fase consiste en poner derechos los mástiles y desplegar gradualmente la vela, que tiene aproximadamente 0,6 metros cuadrados, añadió Liu. Según datos e imágenes enviados por el satélite, la prueba de tecnologías claves de la vela solar "SIASAIL-I" se desarrolló sin contratiempos, resultando en un éxito para la misión de verificación del artefacto.

De igual manera, los científicos investigarán la vida del mecanismo, las características de los materiales y la altura orbital con el fin de verificar su capacidad de salir de órbita y explorar la posible aplicación de la vela en la mitigación de desechos espaciales.